¿Cuántas Macrogranjas de cerdos hay en España?

Mariposa en cámara lenta épica | Slo Mo #22 | Earth Unplugged

Los ejemplos y la perspectiva de este artículo pueden no representar una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Diciembre de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La ganadería intensiva o producción ganadera industrial, también conocida por sus detractores como ganadería industrial[1] y macrogranjas,[2] es un tipo de agricultura intensiva, concretamente un enfoque de la ganadería diseñado para maximizar la producción, minimizando los costes. [Para conseguirlo, las empresas agropecuarias crían ganado como el vacuno, las aves de corral y los peces con altas densidades de población, a gran escala, y utilizando maquinaria moderna, biotecnología y comercio global[4][5][6][7][8] Los principales productos de esta industria son la carne, la leche y los huevos para el consumo humano[9] Se plantea la cuestión de si la ganadería intensiva es sostenible[10] o ética[11].

Existe un debate continuo sobre los beneficios, los riesgos y la ética de la ganadería intensiva. Las cuestiones incluyen la eficiencia de la producción de alimentos, el bienestar de los animales, los riesgos para la salud y el impacto medioambiental (por ejemplo, la contaminación agrícola y el cambio climático)[12][13][14].

JUDAS Y EL MESÍAS NEGRO – Tráiler oficial

Nieuwsbericht | 04-08-2020 | 12:00El pasado mes de febrero el Gobierno aprobó, a propuesta del Ministerio de Agricultura, las nuevas normas que ponen al día la producción porcina nacional. Su objetivo es adaptar el sector a los nuevos retos en materia de sanidad, medio ambiente y bienestar animal.

Finalmente, la evolución de la sociedad española ha configurado diversos retos a los que un sector, que es líder mundial, no sólo no puede dar la espalda, sino que debe afrontar desde una perspectiva proactiva e integradora.

Para el ministerio, era necesario no sólo actualizar la normativa debido a la situación cambiante, sino también revisar en profundidad los pilares del real decreto de 2000: (1) la sanidad animal y (2) la gestión medioambiental de las explotaciones.

En cuanto a la sanidad animal, la dependencia del sector español de las exportaciones implica riesgos evidentes, que hacen cada vez más necesario asegurar el estado sanitario de toda la cabaña porcina. El sector debe considerar la bioseguridad como una verdadera red de protección. Además, la lucha contra la resistencia a los antibióticos es una prioridad de la UE.

El viejo MacDonald tenía una granja | MyVoxSongs

El sector de la ganadería industrial en España lleva años creando polémica por su feroz impacto medioambiental, y las gigantescas granjas de cerdos vuelven a estar en el punto de mira tras las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, de que España exporta carne de «mala calidad» que proviene de animales «maltratados».  Con denuncias generalizadas de maltrato animal, contaminación de las aguas subterráneas y generación excesiva de CO2, muchos expertos señalan que esta ganadería intensiva es todo lo contrario a lo que representa la ganadería tradicional, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Las explotaciones porcinas con más de 2.000 cabezas o más de 750 cerdas reproductoras con lechones tienen que estar catalogadas en el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (RETC). Actualmente hay unas 3.000 instalaciones de este tipo en España y las llamadas macrogranjas emitieron 96.158 toneladas de metano solo en 2019, lo que supone el 45% de las emisiones totales de toda la ganadería porcina del país.

Estas instalaciones están diseñadas para engordar a los animales hasta que alcancen el peso adecuado para ser enviados al matadero, pero dejan una ola de destrucción a su paso, entre la que destaca el trato a menudo cruel y las malas condiciones de vida de los animales.

Sistema totalmente automatizado y escalable con tiempo de inactividad cero (Viktor

Nieuwsbericht | 25-01-2022 | 12:00Después de un 2021 difícil por el aumento de los costes de producción, la inestabilidad de los precios en granja, la falta de agua, las negociaciones de la nueva PAC, entre otros escollos, ahora se añade una mayor preocupación por las consecuencias de las declaraciones del Ministerio de Consumo a un periódico británico.

El sector ganadero español se ha convertido en el centro de un debate político en las últimas semanas a raíz de una entrevista concedida por Alberto Garzón, ministro de Consumo, a The Guardian (Spanish should eat less meat to limit climate crisis, says minister | Spain | The Guardian). El ministro defendió el modelo «sostenible» de producción ganadera extensiva frente a las llamadas megagranjas. Según él, esos sistemas de ganadería intensiva «contaminan el suelo, contaminan el agua» y luego exportan carne de «mala calidad» procedente de «esos animales maltratados». El ministro Garzón no se refirió al sector ganadero en su conjunto, sólo señaló a la producción intensiva bovina, pero sí enfadó a las asociaciones de ganaderos, a los partidos de la oposición y a bastantes políticos socialistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad