¿Cómo se llama la morcilla en España?

Cómo cocinar la morcilla española

La morcilla, un tipo de morcilla, es un manjar muy popular en España. Suele elaborarse con sangre y grasa de cerdo y se aromatiza con diversas especias. En España, la morcilla suele servirse como tapa o aperitivo. También puede añadirse a platos como la paella o la tortilla. Incluso hay quien come morcilla en el desayuno. Si visita España, no deje de probar este plato único. No se arrepentirá.

España es un país con una rica cultura e historia. Desde sus vibrantes ciudades hasta sus impresionantes pueblos costeros, hay mucho que ver y hacer en España. La gente de España también es conocida por ser cálida y acogedora. Estarán encantados de ayudarle a explorar su hermoso país. Así que si está buscando unas vacaciones europeas increíbles, asegúrese de añadir España a su lista.

En primer lugar, es un plato muy sabroso. Las especias utilizadas en la morcilla le dan un sabor único que mucha gente disfruta. En segundo lugar, la morcilla llena mucho. Es un plato abundante que puede saciar el hambre. Y por último, la morcilla es asequible y fácil de encontrar en España. Podrá encontrar este plato en la mayoría de los restaurantes y bares de tapas del país.

Morcilla contra morcilla

La morcilla es una morcilla española muy popular en todo el país, tanto como tapa como ingrediente de otros platos. Aunque la idea de consumir sangre de cerdo puede no ser inmediatamente atractiva para todo el mundo, la morcilla tiene un sabor único, rico y satisfactorio, que puede convencer incluso a los detractores más acérrimos. Así que por qué no aprender más sobre la morcilla, ver cómo se utiliza, y quizás también probarla en casa o en un restaurante español. Puede que le guste, incluso que se convierta en embajador de la morcilla y la pruebe con sus amigos.

La morcilla es un embutido que, como el chorizo, está muy presente en el ritual de la «matanza» en España. La familia extensa, los amigos y los vecinos se reúnen en pequeños pueblos de todo el país para sacrificar sus cerdos cebados para hacer chorizo, morcilla y jamón. Como la mayoría de las sociedades agrarias, los españoles aprovechan casi todas las partes del cerdo, desde las pezuñas hasta las orejas, y casi todo lo demás. Y la sangre tampoco se desperdicia. Se escurre rápidamente en una gran cacerola y se lleva inmediatamente a la cocina donde se prepara la morcilla.

Receta de morcilla

A lo largo de la historia, los consumidores han redefinido constantemente las nociones de comestibilidad. Lo que un día se considera alimento, al día siguiente se considera tabú. Ingredientes que se han consumido durante siglos han desaparecido con la llegada de modas y tendencias dietéticas. Los callos desaparecieron y las grasas saturadas se consideraron malignas, mientras que los productos orgánicos volvieron a aparecer después de la Revolución Verde impulsada por la química que siguió a la Segunda Guerra Mundial.

En todo el mundo, la sangre sigue siendo un ingrediente culinario valioso y, a veces, vital. Es la esencia de la vida que corre por nuestras venas y lleva consigo un aire de misterio oscuro y folclórico. También se consume habitualmente en muchas culturas gastronómicas, donde se utiliza para espesar los guisos y realzar los platos salados. Su llamativo color complementa los postres más dulces. Sin duda, el aspecto culinario más común de la sangre es la morcilla.  En Inglaterra se le llama morcilla, en Francia boudin noir y en España morcilla. Aunque oscura y picante, la morcilla es quizás la más tentadora de todas las morcillas, única en sabor y cargada de significado.

Morcilla

La última vez que hice morcilla, me quedé solo en mi cocina con una mano echando una mezcla cremosa de sangre en tripas apoyada en la otra mano, pensando, ¿por qué estoy cargando sangre en los intestinos a las dos de la mañana? La morcilla -con su textura de pudín de sangre y grasa, cremosa en el centro y crujiente cuando se dora en grasa- merece la pena si se puede conseguir sangre fresca.

Si no tiene ganas de ir a la caza de sangre, puede encontrar morcilla en cualquier carnicería y proveedor de productos cárnicos. Como cualquier tipo de embutido, hay variantes de morcilla en muchas culturas y cocinas. La mayoría se elaboran con sangre de cerdo o de vacuno, otras contienen un relleno amiláceo como el arroz o los fideos, y otras utilizan verduras como manzanas y cebollas para dar cuerpo al embutido.

La versión francesa, el boudin noir, es una mezcla de sangre, huevos y nata y tiene un sabor especialmente parecido al del pudin. Es más rico que la versión coreana soon dae, que utiliza fideos de boniato y arroz glutinoso dulce como ingredientes del relleno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad