¿Qué hace un buen pastor por sus ovejas?

Qué hace un pastor en el salmo 23

Dios es un buen pastor, y Jesús reclamó este título para sí mismo en Juan 10:11 cuando dijo: «Yo soy el buen pastor». Esto nos lleva a preguntarnos: ¿En qué consiste un buen pastor? ¿Reconoceríamos a un buen pastor si viéramos uno hoy en día?

El pastor rescataría a las ovejas de cualquier depredador o peligro de cualquier tipo. Iba a buscar a las ovejas que se habían extraviado, salvándolas de un lío o de cualquier trampa en la que se hubieran metido.

El pastor amaba a sus rebaños de todas las maneras posibles. Ayudaba a dar a luz a los corderos y a vendar sus heridas. Guiaba con delicadeza a las madres y a sus crías. La parte más valiosa del versículo anterior es que incluso recogía a sus ovejas y las llevaba cerca de su corazón.El pastor proveía, protegía y cuidaba a las ovejas más de lo que hoy en día le damos crédito. Dado que las ovejas se criaban por su lana, y no principalmente por su carne, el pastor solía tener también una relación de por vida con las ovejas.

Hermano o hermana en Cristo, ¿crees que Jesús es tu buen pastor? ¿Has visto que Él provee para cada una de tus necesidades? (Fíjate que no he dicho cada «necesidad», sino cada «carencia») ¿Has experimentado cómo te rescata una y otra vez de todos los peligros?

¿Cómo guía un pastor a sus ovejas?

En la Biblia, los pastores se utilizan para representar a los líderes del pueblo de Dios (véase Isaías 63:11; Jeremías 23:2). Los pastores vigilan a los enemigos que puedan atacar a las ovejas y las defienden cuando es necesario. Atienden a las ovejas enfermas o heridas y buscan y rescatan a las perdidas o atrapadas. En las enseñanzas de Cristo, los pastores aman a sus ovejas y tratan de ganarse su confianza. Las ovejas conocen, aman y confían en el pastor por encima de todos los demás. Un buen pastor morirá incluso por sus ovejas. Cristo contrasta al pastor con el asalariado, que abandona a las ovejas en momentos de peligro porque no las ama (ver Juan 10:11-13; La vida y las enseñanzas de Jesús y sus apóstoles [Religión 211 y 212 manual del estudiante, 1979], pp. 108-9).

Jesucristo es el Buen Pastor. En Juan 10:14-15, Jesús explica que Él y sus ovejas se conocen, al igual que Él y su Padre se conocen. Este tipo de relación se desarrolla con el tiempo y requiere una experiencia personal. (Para otras referencias a Cristo como pastor, véase Génesis 49:24; Salmo 23; 80:1; Juan 10:1-30; Hebreos 13:20; 1 Pedro 2:25; 5:4; Alma 5:37-38, 58-60; Helamán 7:18; 15:13; Mormón 5:17; D. y C. 50:44).

El buen pastor conoce a sus ovejas

El Buen Pastor (griego: ποιμὴν ὁ καλός, poimḗn ho kalós) es una imagen utilizada en la perícopa de Juan 10:1-21, en la que se representa a Jesucristo como el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas. Una imagen similar se utiliza en el Salmo 23 y en Ezequiel 34:11-16. También se habla del Buen Pastor en los otros evangelios, la Epístola a los Hebreos, la Primera Epístola de Pedro y el Apocalipsis.

También se compara a Jesucristo con un pastor en Mateo 2:6, Mateo 9:36, Mateo 25:32, Mateo 26:31, Marcos 6:34, Marcos 14:27, Juan 10:2, Hebreos 13:20, 1 Pedro 2:25, 1 Pedro 5:4 y Apocalipsis 7:17.

Varios autores como Tinto, Barbara Reid, Arland Hultgren o Donald Griggs comentan que «las parábolas están notablemente ausentes en el Evangelio de Juan»[2][3][4] Según el artículo de la Enciclopedia Católica sobre las Parábolas:[5] «No hay parábolas en San Juan» y según el artículo de la Encyclopædia Britannica sobre el Evangelio de San Juan:[6] «Aquí la enseñanza de Jesús no contiene parábolas y sí tres alegorías, los sinópticos la presentan como parabólica de cabo a rabo».

Quién es un buen pastor

David, el hombre según el corazón del Señor, aprendió de la naturaleza pastora de Dios a través de las cumbres y valles de su vida. En algún momento, se sentó y escribió, bajo la inspiración del Espíritu, el Salmo del Pastor, uno de los cantos más famosos que ha producido la historia de la humanidad. Judíos y gentiles, hebreos y cristianos, han celebrado la calidez y la ternura de las palabras de David. Sabemos, instintivamente, que estamos en tierra sagrada al leer este canto.

La letra nos ofrece dos personajes principales. El primero es el Señor Pastor, el Dios de David, el que cuidaba de su alma. David se había dado cuenta del tierno cuidado de Dios hacia él, comparándolo con el modo en que un pastor cuida de sus ovejas. Después de todo, David había cuidado de las ovejas de su padre cuando era joven. Las había alimentado cuando tenían hambre, las había defendido de los depredadores y las había llevado a verdes pastos. Cuando el león y el oso atacaron, David se levantó y, con la ayuda del Espíritu, los abatió. Había dado su vida por las ovejas de su padre, se habían convertido en sus propias ovejas, y ahora David se daba cuenta de que Dios había hecho lo mismo por él.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad