¿Por qué por gracia sois salvos por medio de la fe?

Para que ningún hombre pueda presumir

Siento que muchos cristianos están en contra de cosas como la manifestación, la meditación y las afirmaciones positivas. Creo que Jesús murió por mis pecados y que él es el camino al cielo. Pero la mayor parte de mi día se centra en estas prácticas de la Nueva Era porque me ayudan a despejar la duda y el miedo en mi vida y me llevan a un mejor estado mental y en definitiva a mucha más felicidad. ¿Hay algo malo en esto y debería sentirme culpable por ello? ¿Se habla de esto en alguno de sus libros? Me encantaría escuchar más sobre lo que tiene que decir. Le agradezco su respuesta, me ha quitado un peso de encima.

Permítame darle un principio que utilizo en mi vida y que me ayuda a menudo a tomar decisiones difíciles sobre la moralidad. Hay dos maneras de enfocar la vida con respecto a la moral bíblica. Son las siguientes: Primero, algunos piensan que sólo debemos hacer lo que la Biblia manda. Segundo, algunos piensan que podemos hacer cualquier cosa que la Biblia no prohíba.

El primer grupo piensa que sólo debemos hacer lo que la Biblia nos dice que podemos hacer. Todo lo demás es potencialmente pecaminoso. Esta es la razón por la que algunos grupos extremos, como los Amish, no tienen electricidad y no conducen coches o tienen teléfonos. Eso es súper simplista, y hay otras razones también, pero una de las razones de este enfoque de la vida es que la Biblia no menciona esas cosas, y por lo tanto debemos evitarlas.

¿Cuál es la relación entre la gracia y la fe?

Somos salvados por la gracia de Dios (la gracia es el fundamento y la agencia de nuestra salvación) a través de la fe, que es el medio por el que recibimos el don de la salvación. La fe es vista como la forma en que se recibe el don de la gracia de Dios de la salvación – a través de nuestra fe – la forma en que el agua fluye a través de una tubería.

¿Qué es lo que te ha salvado la gracia?

«Porque por gracia habéis sido salvados mediante la fe, y esto no de vosotros mismos; es un don de Dios, no de las obras, para que nadie se gloríe». Efesios 2:8-9.

¿Cuál es el mensaje de la gracia?

La gracia es importante tanto al principio como al final. La gracia es el don de Dios que produce, aumenta y desarrolla la salvación. La gracia de Dios tiene el potencial de cambiar la vida de una persona de manera poderosa. La conocida canción dice que es «Amazing Grace».

Salvado por la gracia a través de la fe

¿Qué es la «gracia»? Alguien ha dicho que se trata de «misericordia, no de mérito». Esto es cierto, pero la gracia es más que la misericordia. Porque la misericordia sólo retiene el castigo. Pero la gracia perdona y adopta. La gracia no sólo retiene lo que merecemos, sino que nos da lo que no merecemos. Porque la gracia cambia nuestra condición de rebeldes a justos, de criminales contra Dios, a hijos de Dios. La gracia es la base de nuestra salvación («por gracia habéis sido salvados»).

¿Qué es la «fe»? Es confiar en la gracia de Dios. La fe es la mano que se aferra al don de Dios, que es Cristo Jesús, que murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día. Sin embargo, incluso esta «mano» es un don, pues ¿no nos dio también el Dios de la gracia la «mano» de la fe? Por lo tanto, no hagas demasiado alarde de tu fe. No es nada para «presumir». Hasta un niño tiene fe para abrir un regalo. Por lo tanto, si te jactas, hazlo en la gracia de Dios, que es Cristo Jesús, nuestro Señor.

¿Qué significa la gracia de Dios?

Ves que la gracia de Dios es más que la salvación, sino también todo lo que necesitamos para la vida y la piedad. La definición de la gracia podría ser «la vida, el poder y la justicia de Dios que se nos da por un favor inmerecido». Es a través de la gracia que Dios obra un cambio efectivo en nuestros corazones y vidas.

¿Cuál es la importancia de la gracia?

La gracia, al unirnos a Cristo en el amor activo, asegura la calidad sobrenatural de nuestros actos y, en consecuencia, su mérito ante Dios y ante los hombres.

¿Qué es la gracia en una persona?

gracia Añadir a la lista Compartir. La gracia se refiere comúnmente a una forma suave y agradable de moverse, o a una forma educada y considerada de comportarse.

La salvación por la fe

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no es obra vuestra, sino que es un don de Dios, no el resultado de las obras, para que nadie se gloríe. Porque somos lo que él ha hecho, creados en Cristo Jesús para las buenas obras, que Dios preparó de antemano para que fueran nuestra forma de vida.

La gracia nos salva por medio de la fe para que Dios pueda recrearnos y renovarnos e infundir su gracia cada vez más en nosotros, para que podamos vestir al desnudo, alimentar al hambriento, dar de beber al sediento. No lo hacemos para ganarnos el amor de Dios, sino que lo hacemos por su amor y por su amor.

Este fin de semana, el cuarto de la Cuaresma, leemos dos de los pasajes más famosos del Nuevo Testamento: Efesios 2:8-9 y Juan 3:16. Generaciones de personas los han memorizado y han predicado sermones basados en ellos, subrayando cómo forman el corazón del Evangelio. Por gracia habéis sido salvados mediante la fe, dice Efesios 2:8-9; creed en Jesús para no perecer y tener vida eterna, nos dice Juan 3:16.

Pero en cada caso, esos versículos no son toda la historia. Después de Efesios 2:8-9, está Efesios 2:10. Después de Juan 3:16, está Juan 3:17. (Por cierto, conviene recordar que las divisiones de capítulos y versículos no son originales del texto bíblico; las divisiones de capítulos datan de los años 1200 y las divisiones de versículos dentro de los capítulos de los años 1500. Pero son fundamentales para que muchos de nosotros entendamos la Biblia hoy en día). Mañana hablaremos de Juan 3:16-17. Hoy quiero pensar en Efesios 2:8-10.

¿Qué significa darse la gracia?

Darse la gracia es el permiso para perdonar los errores, los fallos de juicio y el comportamiento hiriente, porque nadie es perfecto. El dicho tiene profundas raíces en las comunidades de yoga y de fe, y con frecuencia aparece en Internet como un hashtag o una cita inspiradora.

¿Cuáles son los beneficios de la gracia de Dios?

La gracia del Señor es suficiente para sacarte de la muerte y del pecado y dotarte de vida eterna. Es suficiente para cambiarte, transformarte y perfeccionarte. Es suficiente para permitirte realizar plenamente tu potencial divino como hijo o hija de Dios.

¿Cuáles son los ejemplos de la gracia de Dios?

Dios nos muestra su gracia cuando responde a nuestras oraciones y actúa en nuestras vidas. Sólo por la gracia podemos ser salvados, por el favor de Dios. Cuando somos salvados tenemos la victoria sobre el pecado y la muerte, pero seguimos luchando para resistir el pecado y caminar de una manera que honre a Dios.

Efesios 2:8-9

La salvación por la gracia a través de la fe es el corazón de la religión cristiana. «Porque por gracia habéis sido salvados mediante la fe -y esto no procede de vosotros, sino que es un don de Dios-, no por obras, para que nadie pueda gloriarse» (Efesios 2:8-9). La afirmación tiene tres partes -salvación, gracia y fe- y son igualmente importantes. Las tres juntas constituyen un principio básico del cristianismo.

La palabra salvación se define como «el acto de ser liberado, redimido o rescatado». La Biblia nos dice que, desde la caída de Adán y Eva en el Jardín del Edén, cada persona nace en el pecado heredado de Adán: «El pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron» (Romanos 5:12). El pecado es la causa de que todos muramos. El pecado nos separa de Dios, y el pecado destina a cada persona a la separación eterna de Él en el infierno. Lo que cada uno de nosotros necesita es ser liberado de ese destino. En otras palabras, necesitamos la salvación del pecado y su castigo.

¿Cómo nos salvamos del pecado? La mayoría de las religiones a lo largo de la historia han enseñado que la salvación se consigue con buenas obras. Otras enseñan que los actos de contrición (decir que estamos arrepentidos) junto con una vida moral es la manera de expiar nuestro pecado. El dolor por el pecado es ciertamente valioso y necesario, pero eso solo no nos salvará del pecado. Podemos arrepentirnos de nuestros pecados, también valioso y necesario, y determinar no volver a pecar, pero la salvación no es el resultado de las buenas intenciones. El camino al infierno, como dice el refrán, está empedrado de buenas intenciones. Podemos llenar nuestra vida de buenas obras, pero incluso un solo pecado nos convierte en pecadores en la práctica, y ya somos pecadores por naturaleza. No importa lo bien intencionados o «buenos» que seamos, el hecho es que simplemente no tenemos el poder o la bondad para superar la naturaleza pecaminosa que hemos heredado de Adán. Necesitamos algo más poderoso, y aquí es donde entra la gracia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad