¿Qué hace el vino blanco en la comida?

A qué sabe el vino de cocina

La mayoría de las recetas requieren mucho menos que una botella (normalmente alrededor de una taza), lo que le deja suficiente para un par de copas con su comida. Si tiene curiosidad por saber más sobre cómo cocinar con vino, consulte este artículo sobre los seis tipos principales de vino para cocinar.

Por regla general, los vinos blancos secos (vinos que no contienen dulzor) son los preferidos para cocinar platos más ligeros como el pollo, el cerdo, la ternera, la sopa, el marisco y las verduras. A continuación se muestran ejemplos de estos platos maridados con estilos de vino ampliamente disponibles.

Hay muchos vinos blancos que son ricos y cremosos, pero el Chardonnay es probablemente el más disponible. Cocinar con vino en una salsa de crema o una salsa requiere un poco más de experiencia, ya que es más difícil equilibrar la acidez o controlar la cantidad de vino que se ha reducido. Lo más inteligente es reducir el vino antes de mezclarlo con la nata. Compre el libro y obtenga el curso. Obtenga el curso Wine 101 (valorado en 50 dólares) GRATIS con la compra de Wine Folly: Magnum Edition. Más información

Cocinar la carne con vino tinto

En la mayoría de las salsas, lo más importante es tener en cuenta el dulzor y la acidez. A medida que se cocina el alcohol y se reduce el vino, ambos se vuelven más pronunciados, por lo que es mejor optar por blancos secos, con una cantidad razonable de acidez».

Beckett escribió: «Los vinos con un marcado carácter aromático, como el Riesling o el Gewürztraminer, son menos flexibles, pero pueden resultar deliciosos con, por ejemplo, una salsa cremosa. No dude en experimentar».

Existe la idea errónea de que todo se cuece, pero a menos que se cocine el plato durante tres horas o más, quedará un residuo, dependiendo de la cantidad de vino que se haya utilizado», dice Beckett.

Qué hace el vinagre de vino blanco en la cocina

Estás preparando un clásico pollo a la marbellí, y la receta de Ina Garten que sigues pide «vino blanco seco». No puedes llamar por teléfono a la mismísima Condesa, pero vamos, Ina: ¿Qué diablos significa eso? El pinot grigio es seco… pero también lo es el sauvignon blanc. ¿Qué pasa?

Cocinar con vino puede ser totalmente confuso. Aunque te sientas tentado a coger cualquier cosa que esté en el fondo de tu nevera, en realidad sí importa la botella que elijas, hasta cierto punto. Hemos preguntado a tres profesionales de la alimentación (un maestro sumiller, un chef y un director de nutrición) para saber de una vez por todas cómo elegir el mejor vino blanco para cocinar.

Celine Beitchman, directora de nutrición del Instituto de Educación Culinaria, sugiere un blanco de cuerpo ligero a medio para cocinar. «A no ser que vayas a preparar un plato dulce, elige un vino de baja graduación con cierta acidez que sea fresco y con un poco de fruta en la nariz». ¿Sus dos elecciones? El Pinot grigio de Italia o el sauvignon blanc de casi cualquier lugar, con la excepción de Australia o Nueva Zelanda, donde los sabores frutales se inclinan hacia lo tropical. (El pollo tropical de Marbella no es realmente lo que busca, ¿verdad?) Algo con notas cítricas y mucha acidez brillante animará su plato.

Cuándo añadir vino a la sopa

Aunque nadie espera que compre una botella de Chateau Lafite Rothschild, no es ideal optar por la botella más barata de la estantería a la hora de elegir un vino para cocinar. A menudo carecen de sabor, pueden ser demasiado ácidos y no aportan la riqueza o la complejidad que el vino debería aportar cuando es un ingrediente (es mejor no utilizarlo). Aprovecha las ofertas de las tiendas, pero no utilices para cocinar un vino que no te gustaría beber. Haz una reducciónSi una receta te pide que reduzcas el vino, no te saltes este paso. Al burbujear el vino, se intensifican los deliciosos sabores y se elimina ese duro toque alcohólico «crudo» que puede aportar a la comida si no se cocina adecuadamente. Hay que tener en cuenta que la reducción no elimina por completo el contenido de alcohol, así que no dé por sentado que los platos cocinados con vino añadido pueden servirse a los niños o a las personas que evitan el alcohol.Tiempo correcto El vino debe utilizarse en las primeras fases de la cocción para que tenga tiempo de evaporarse. No cometa el error de añadirlo demasiado tarde en la receta, ya que puede tener un sabor desagradable. Si se olvida de ponerlo, lo mejor es reducirlo en una sartén aparte y luego añadir la reducción al plato. De este modo, no se acabará cocinando en exceso lo que se está haciendo, ni se arruinará el equilibrio de sabores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad