¿Cómo se hace la tripa para embutidos?

Tripa de salchicha de pollo

La salchicha es conocida como la forma más antigua y duradera de carne procesada. En algunos aspectos, incluso puede considerarse el primer «alimento preparado» del mundo. Nadie sabe con exactitud cuándo se elaboró y consumió la salchicha por primera vez, pero podemos afirmar que desde el principio de la fabricación de salchichas, probablemente hace unos 6.000 años, sólo se utilizaban tripas naturales.

Muchos de los embutidos que se fabrican hoy en día aparecieron por primera vez en la Edad Media y llevan los nombres de las ciudades donde fueron concebidos: Bolonia, Frankfurt, Génova, por citar algunas. No había alternativa a las tripas naturales porque no se necesitaba ninguna. La tecnología no estaba lo suficientemente avanzada como para inventar o fabricar una.

Sin embargo, sólo en los últimos mil años la fabricación de salchichas se ha convertido en un oficio venerable y muy desarrollado. Los practicantes de este oficio han fomentado una rica tradición. En muchos casos, las familias han transmitido su particular arte de elaboración de salchichas a lo largo de varias generaciones y a través de decenas de naciones, aportando cada una de ellas su propio gusto y herencia personal al arte.

Significado de la tripa de salchicha

Las tripas para salchichas son una parte esencial de la elaboración de salchichas en casa. Su función es envolver la carne de la salchicha para que ésta mantenga su forma. A veces también añaden sabor a la salchicha, como las tripas ahumadas para los perritos calientes.

Cuando se empieza a hacer salchichas puede ser un poco desalentador. Hay tantas opciones. Ya sea el estilo de cocción, los ingredientes o esas tripas que parecen estar disponibles en 100 variedades. No tema, tenemos toda la información que necesita para empezar sin los errores que cometimos la primera vez.

Las salchichas hechas en casa suelen estar embutidas en submucosa, es decir, los intestinos extraídos de la vaca, la oveja o el cerdo. No suena muy atractivo, lo sé. Pero hay que tener en cuenta que se trata de un método muy natural de embutir que se ha utilizado durante siglos.

Las tripas naturales tienen una forma esporádica porque los intestinos están raspados por dentro y por fuera. Suelen ser porosas y frágiles cuando están húmedas. Cuando se secan se vuelven mucho más resistentes. Esta es la razón por la que las tripas suelen secarse cuando se almacenan y se venden en la tienda.

Alternativas a la tripa para embutidos

Existen dos grandes categorías de tripa para salchichas: natural y artificial. La tripa natural para salchichas se fabrica a partir de los intestinos o estómagos de diversos animales y es permeable al aire y a los aromas externos, además de ser muy resistente y comestible. La tripa artificial puede estar hecha de colágeno, celulosa, algodón o plástico y, por lo general, no es comestible ni tan flexible como la tripa natural, pero es mucho más rentable y consistente en tamaño y calidad. El tipo de tripa para salchichas que se utiliza suele estar determinado por el tipo de salchicha que se elabora, siendo las tripas artificiales las que se utilizan para las salchichas más grandes o producidas en masa, y las tripas naturales son una opción más popular para la elaboración de salchichas caseras y para los eslabones que se procesan con humo.

En realidad, hay varias variedades de tripa natural para embutidos, según el tipo de animal del que se haga. Las tripas de cerdo, hechas con los intestinos de los cerdos, proporcionan un sabor muy carnoso a las salchichas y se utilizan a menudo para hacer eslabones de desayuno. Las tripas de oveja suelen ser más pequeñas que los otros tipos de tripas naturales y se utilizan para embutidos pequeños o finos.

¿De qué está hecha la tripa de las salchichas de verano?

Cuando recibe su tripa natural, ésta se conserva en sal en una bolsa de plástico. Ya sea para hacer morcilla, salchichas o salchichones, tendrá que preparar la tripa. Abra la bolsa. La tripa está envasada en la sal. Es rígida y no puede utilizarse inmediatamente. Deberá enjuagarla. Ponga la tripa bajo el grifo para eliminar la mayor parte de la sal y llene una palangana con agua caliente para remojarla. La sal ha deshidratado la tripa, por lo que necesitará algún tiempo para volver a ser flexible y elástica. Frote la tripa entre los dedos para limpiar el exterior. Cuando llegues al final dale la vuelta y deja el extremo colgando sobre el borde de la cubeta. Cuando termines el exterior, pasa al interior. Abre el extremo con delicadeza, mantenlo abierto y mételo en la palangana para que entre el agua. Empuja el agua hacia el otro extremo para enjuagarlo bien. Ahora tu funda está lista. Puedes refrescar el agua en la palangana, pero deja la tripa en remojo en agua caliente hasta el momento en que vayas a ensartarla en el embudo. Consejo Deja siempre el extremo en el borde de la cubeta. Así evitarás tener que recorrerlo todo para encontrar el final. Más información: Si no vas a utilizar toda la tripa, déjala en la bolsa. Se conservará en el fondo del frigorífico durante varios meses.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad