¿Qué vino combina con el queso brie?

Cómo maridar vino y queso en The Cheese Store of Beverly

El maridaje del vino con el queso es una práctica milenaria con infinitas posibilidades. Antes de empezar, tenga en cuenta algunas cosas para conseguir la combinación adecuada: los taninos, la grasa, la acidez y la textura influyen en la combinación del queso con su vino favorito.

PRIMERO CONOZCA SU QUESOEntérate un poco más sobre el queso. Si ya conoce bien su vino, aprender más sobre el queso le ayudará a realizar un buen maridaje. En general, se pueden clasificar los quesos en cuatro grupos:Quesos de pasta blanda – Tienen una corteza blanda y son cremosos, como el brie, el robiola y el taleggio. Queso azul – Salado y picante, como el cambozola, el azul, el stilton y el gorgonzola. Queso duro – Afilado y salado (y a veces curado), como el gouda, el parmesano, el gruyere y el fontina. Queso fresco – Los quesos de cabra, feta, burrata, mozzarella y ricotta son quesos blandos y untables que no suelen estar curados.

CÓMO MARIDAR EL QUESO CON EL VINOPor lo general, es seguro maridar vinos y quesos de las mismas regiones. Los mejores maridajes son los que dibujan un contraste entre los sabores. Por ejemplo, el brie es un queso suave y cremoso, lo que significa que irá bien con un vino exuberante y ácido como el Chardonnay. Los quesos más duros van mejor con los vinos más tánicos y los quesos salados van bien con el vino dulce. Pero recuerde que cada paladar es diferente: puede que prefiera ciertos maridajes en lugar de otros.Para ayudarle a encontrar la combinación adecuada, pruebe estos pasos:

Vino para la tabla de quesos

Por supuesto, esto no significa que cualquier vino sea perfecto con cualquier queso. ¿Por dónde empezar? En este artículo, exploraremos 12 maridajes de vino y queso que representan lo delicioso y complementario que puede ser este dúo.

Por qué funciona: Los frutos rojos de un Pinot Noir son el complemento perfecto para los sabores a nuez de un queso de pasta media como el Gruyere. Ambos tienen la cantidad justa de aroma y complejidad, sin correr el riesgo de que uno se sobreponga al otro.

Por qué funciona: El oporto es conocido por su cuerpo, su dulzura y su carácter audaz. Y cuando se trata de todo eso, se necesita un queso a la altura: algo apestoso. El carácter complejo de un Blue Stilton picante y salado combina a la perfección con un Oporto más viejo y dulce. Recuerde: cuanto más dulce sea el vino, más apestoso será el queso.

Por qué funciona: La textura más suave de los quesos de triple crema, como el Brie, exige algo afilado y ácido para cortar la grasa. El alto grado de acidez y las burbujas agradablemente picantes del champán se combinan con la espesa cremosidad del Brie en un contraste que resulta muy satisfactorio. Además, el sabor a brioche que se obtiene en los espumosos de método tradicional añade un sabroso toque de tostado.

Maridaje de vinos y quesos | One on Wine

El vino blanco es casi el maridaje perfecto para el queso, y generalmente mucho mejor que el vino tinto. La frescura del vino blanco, las notas perfumadas y la combinación de dulzor y acidez se adaptan a muchos quesos. Sin embargo, es importante maridar el vino correcto con el queso adecuado.

Es posible que lo haya oído antes: debería beber vino blanco con su queso en lugar de tinto. Y es cierto. No se trata de una idea descabellada desarrollada por los esnobs del vino y el queso. El vino blanco es, sencillamente, mucho más adecuado para acompañar al queso que el tinto. El bouquet más suave, la acidez y el eventual dulzor de los vinos blancos complementan mejor el queso que la robustez, los taninos y el sabor ligeramente metálico de los vinos tintos.

Sin embargo, los vinos blancos -al igual que los quesos- se presentan en innumerables variedades y no todos los tipos son adecuados para todos los quesos. Los vinos pueden ser ligeros, pesados, jóvenes, viejos, frescos, dulces y mucho más. Y cada vino se adapta mejor a un tipo específico de queso. El truco está en experimentar y anotar lo que se cree que funciona mejor.

Maridaje: Queso

El vino y el queso son una combinación gloriosa que, en nuestra opinión, debería celebrarse siempre. Pero con tantas variedades de queso y vino, puede ser difícil saber por dónde empezar. Para simplificar las cosas, hemos agrupado los quesos favoritos de todo el mundo en categorías clave y hemos elaborado unos cuantos maridajes clásicos que hay que probar, junto con algunos consejos prácticos sobre por qué estos maridajes funcionan.

Piensa en el sur de Francia, una baguette crujiente y un queso para untar a juego: de eso hablamos cuando nos referimos a los quesos blandos. El brie, el ricotta y el camembert son ejemplos clásicos (¡e incluso se podría incluir el Boursin y el Philadelphia en la mezcla!)

La rica textura, los sabores afrutados y a frutos secos y la alta acidez del Chardonnay hacen que combine perfectamente con diferentes quesos, desde los suaves cheddars hasta los ácidos quesos de cabra. Sin embargo, el Chardonnay alcanza su máximo esplendor cuando se disfruta con un cremoso camembert, ya que el equilibrio de la acidez del vino con el queso mantecoso es el adecuado.

Al ser un tinto más ligero, el Pinot Noir tiene el equilibrio adecuado de sabores para complementar el delicado sabor del brie y no sobrecargarlo. Además, tiene un toque de frutos rojos que funciona muy bien. Este vino también es ideal para combinar con quesos semiblandos y semiduros con sabores sutiles, como el gruyere y el taleggio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad