¿Qué tipo de queso combina con el jamón serrano?

Maridaje del jamón ibérico

Por su intenso sabor, combina fácilmente con cualquier otro producto o con una amplia gama de toques personales según los gustos de cada comensal. Puede consumirse en tapas, añadirse a platos sencillos o más elaborados, ya sea para cocina tradicional o creativa.

Cuando se compran centros o lonchas, deben sacarse del congelador al menos 10-15 minutos antes de consumirlas para que tengan un sabor adecuado. De esta forma, el jamón serrano Consorcio irá alcanzando la temperatura ambiente y podremos apreciar realmente su sabor en su máxima expresión.

¿Qué queso va bien con el jamón serrano?

El queso de oveja o de cabra, el queso feta blando y los quesos blandos con albahaca fresca van bien con el jamón serrano. El queso manchego y los quesos de pasta azul, como el Gorgonzola, el Stilton o el Roquefort, se sirven a menudo con el jamón serrano, ya que varían de suaves y cremosos a salados y desmenuzables y complementan el sabor del jamón.

¿Qué queso va bien con el jamón español?

El jamón serrano, un jamón salado español, es el maridaje tradicional del queso manchego.

¿Con qué se come el jamón serrano?

Preparación. El jamón serrano se disfruta mejor simplemente cortado en lonchas como tapa con un poco de pan y quizás un chorrito de aceite de oliva español. Los trozos de jamón se pueden utilizar para dar sabor a los guisos o para adornar sopas frías como el gazpacho o el salmorejo.

Con qué acompañar el jamón ibérico

El jamón ibérico es un producto gourmet, por lo que tiene sentido disfrutarlo con alimentos y bebidas que complementen su sabor. Muchos expertos recomiendan maridar determinados tipos de alimentos o bebidas con el jamón ibérico para conseguir el mejor maridaje.

Muchos expertos prefieren ahora el término «armonía», aunque el «maridaje» tiene tradición. En el caso del jamón ibérico de bellota, una tradición vinícola arraigada en la cultura española se convierte en el acompañamiento ideal del plato estrella de España, por lo que en los restaurantes es importante prestar atención al sumiller, que estará encantado de recomendar los mejores vinos para acompañar cada plato.

El sumiller pertenece a una profesión que requiere dominar un poco de arte y un poco de ciencia para elaborar un oficio, lo que le permite encontrar las mejores combinaciones para cada plato. Su consejo tendrá en cuenta las propiedades organolépticas de los alimentos, como el sabor, el aroma y la textura, además de sus propiedades al mezclarlos con diferentes bebidas.

El especialista sabe cuáles son estas propiedades y selecciona la mejor opción para una experiencia gastronómica perfecta, aportando al comensal una combinación de sabores lo más intensa e innovadora posible. El jamón ibérico, con su alto valor gastronómico, no es una excepción. He aquí algunas reglas generales a seguir para encontrar el maridaje perfecto:

¿Cómo se sirve el jamón serrano?

Lo mejor es comer el jamón serrano Consorcio solo, aunque se suele acompañar de pan, queso, fruta, pescado, verduras, etc. Por su intenso sabor, combina fácilmente con cualquier otro producto o con una amplia gama de toques personales según los gustos de cada comensal.

¿Es bueno el queso manchego para una tabla de embutidos?

El manchego se funde perfectamente y como el sabor no es tan potente como el de algunos quesos añejos franceses, crea un sabor suave. Cuando se hace una salsa de queso no se quiere que el sabor sea demasiado intenso. Esto abrumará su paladar.

¿Qué es lo que

El manchego es un maridaje muy versátil y puede combinarse con frutas, frutos secos como almendras, avellanas y nueces, galletas, pan crujiente, tomates secos, aceitunas, higos para untar o ligeramente rociados con

Cómo comer jamón serrano

El jamón básico funciona bien, pero también puedes probar el jamón glaseado con miel, el jamón ahumado, el jamón con especias como la pimienta o el ajo. También puedes optar por algo un poco diferente, como el jamón italiano o el jamón serrano español, aunque yo no utilizaría queso cheddar con estos tipos de jamón.

En mi opinión, los quesos suaves van bien con el jamón. Puede que el queso cheddar sea el estándar para los sándwiches de queso a la plancha, e incluso con sándwiches de jamón y queso, pero no es mi favorito. De hecho, prefiero algo como el queso gouda o la mozzarella para acompañar un sándwich de jamón y queso a la plancha.

Pero, de nuevo, se puede experimentar aquí. El queso suizo podría estar bien con ciertos tipos de jamón. Si usas jamón serrano o prosciutto, quizás quieras probar con queso italiano o español para acompañar al jamón. No te preocupes, ¡también tenemos recetas para esos tipos de sándwiches de queso a la plancha!

Mientras esperas, monta tu sándwich. Coloca dos lonchas finas de jamón (o una loncha si es un corte más grueso) entre dos lonchas de queso en el pan que elijas. Yo uso pan blanco de molde sin gluten y Andy suele hacer el suyo con pan blanco normal, pero el de trigo integral o el de masa madre también funcionan bien.

El manchego es un maridaje muy versátil y puede combinarse con frutas, frutos secos como almendras, avellanas y nueces, galletas, pan crujiente, tomates secos, aceitunas, higos para untar o ligeramente rociado con

Tinto Rioja/Tempranillo

Especialmente bueno con quesos de oveja como el Manchego, este queso dulce y clásico pide el vino español por excelencia: Rioja.

¿Por qué es ilegal el jamón serrano?

La prohibición a largo plazo de la importación de productos porcinos españoles se debe a la incidencia en España de la peste porcina africana, que podría infectar a los cerdos domésticos.

¿Se puede comer jamón serrano crudo?

El jamón se sirve mejor en lonchas muy finas. En ocasiones festivas, se corta directamente de la pata entera curada y se expone en un estante o en una bandeja, y los observadores hambrientos se apoderan inmediatamente de las lonchas. Como está curado, esta grandeza salada puede comerse cruda, pero por supuesto muchas recetas piden este jamón especial.

Maridaje con queso ibérico

El jamón serrano es uno de los alimentos españoles más característicos y también uno de los más consumidos. Es frecuente encontrarlo en las tablas de quesos y embutidos, pero también es habitual utilizarlo en preparaciones más complejas. Su tradicional método de elaboración le confiere un sabor muy especial que puede potenciarse si se acompaña con el vino adecuado.

«El maridaje del jamón serrano, como el de otros tipos de embutidos, no es sencillo», dice Massimo Leonori, sumiller de Concha y Toro en Pirque. «Tiene una alta concentración de sal, que se potenciaría con vinos muy ácidos. Además, la grasa del jamón requiere un vino con taninos firmes, pero también con estructura suave y fruta intensa, porque sigue siendo un plato de sabor delicado.»

Por estas razones, nuestro sumiller recomienda excluir los vinos blancos ácidos y vibrantes de la zona costera y elegir un tinto suave y afrutado o un rosado. «Sugiero Marques de Casa Concha Pinot Noir y País Cinsault. También, Casillero del Diablo Carmenere o Rosé».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad