¿Qué mortadela pueden comer las embarazadas?

Embarazo de embutidos NHS

Ah, la ironía del embarazo: Estás constantemente hambrienta (si no tienes náuseas), pero no puedes comer lo que quieres. Como si la indignidad del estreñimiento, la acidez y las estrías no fueran suficientes. ¿Café? Cuestionable. ¿Carnes fríos? Sospechoso. ¿Sushi? Hasta la vista, viejo amigo.

Parte de esta restricción se debe simplemente a la abundancia de precaución, dice Deb Gowen, una enfermera partera certificada que ha trabajado en los hospitales de Boston durante tres décadas. Como muchos de estos alimentos y bebidas no han sido estudiados en profundidad, es más seguro aconsejar a las mujeres embarazadas que los eviten.

Pero, aunque un pícaro sorbo de alcohol en una boda o un café matutino probablemente no vaya a hacer descarrilar del todo tu embarazo, sí que puede dejar algunas preocupaciones en el fondo de tu cabeza. «Conoce tu tolerancia al riesgo», dice Gowen. «Examina quién eres. Si crees que vas a mirar atrás y preguntarte si [algo que comiste] le hizo daño a tu bebé, no lo hagas».

Así, viví como una monja durante mi primer embarazo. Esta vez (sí, tengo otro bollo en el horno), estoy tratando mis estrías llenas de ronchas con Tylenol o Benadryl de vez en cuando (felicidad). Me tomo un sorbo de vino en una cena. Incluso he disfrutado de un bocadillo italiano en una charcutería de renombre.

¿Se puede comer mozzarella durante el embarazo?

Las probabilidades de sufrir una intoxicación alimentaria por comer embutidos como el salami o el chorizo son muy escasas. Por eso, el Servicio Nacional de Salud afirma que es seguro comer embutidos durante el embarazo, siempre que el envase indique que están listos para comer.

Sin embargo, tal vez prefieras pecar de precavida y no consumir embutidos durante el embarazo a menos que los hayas cocinado tú misma. O puedes congelarlos durante cuatro días en casa antes de descongelarlos y comerlos. Esto matará cualquier parásito.

También es posible contraer toxoplasmosis o una intoxicación alimentaria por salmonela por comer embutidos fríos. Es poco probable que la intoxicación por salmonela dañe al feto, pero puede ser muy desagradable para ti. Alimentos que debes evitar en el embarazo Descubre qué otros alimentos o bebidas debes evitar durante el embarazoMás vídeos sobre el embarazo La listeriosis y la toxoplasmosis provocan síntomas similares a los de la gripe unas semanas después de haber sido infectada, por lo que es difícil determinar la causa. La intoxicación alimentaria por salmonela suele presentar síntomas más evidentes, como diarrea y vómitos, justo después de haber ingerido los alimentos contaminados.

¿Se puede comer salami durante el embarazo?

Debemos evitar consumir como se venden productos que no han sido secados, como la mortadela, las salchichas (hot dog), el roast beef y la pechuga de pavo en rodajas. Sin embargo, pueden ser seguros de consumir si se calientan lo suficiente, es decir, si alcanzan los 74⁰C (165⁰F), una temperatura que destruye cualquier microorganismo presente.

Los embutidos son carnes procesadas crudas y fermentadas o cocidas. Pueden ser salados, ahumados o secos. Originalmente, los embutidos se desarrollaron para conservar la carne sin refrigeración. Suelen contener agentes aglutinantes como el almidón o el huevo y muchos conservantes como la sal y el nitrito, este último cancerígeno. Es importante recordar que siempre es mejor elegir carnes no procesadas en lugar de embutidos. En este artículo, consideramos todos los tipos de carnes y embutidos, como la carne asada y la pechuga de pavo, que se consumen con frecuencia.

Algunas carnes son más propensas a ser perjudiciales debido a su método de fabricación y almacenamiento. Hay que prestar especial atención a la Listeria monocytogenes (Listeria), un microorganismo causante de intoxicaciones alimentarias, que sigue creciendo a bajas temperaturas. Y lo que es más importante, puede atravesar la placenta y causar infecciones en el útero que podrían provocar abortos o meningitis en el feto. Es una bacteria peligrosa que no produce ningún cambio detectable en los alimentos, por lo que hay que tener mucha precaución.

La mortadela está cocida

Sabemos lo importante que es, especialmente durante el embarazo, mantener un estilo de vida saludable y una dieta adecuada y equilibrada. Esto es crucial para el bienestar de la madre y para la salud y el desarrollo del niño a largo plazo.

Ya hemos superado el viejo credo de que «cuando estás embarazada, comes por dos»; hoy es más importante prestar atención al contenido de la dieta y a la calidad de los nutrientes. Por ejemplo, las grasas deben ser insaturadas y los hidratos de carbono deben ser complejos, procedentes de cereales integrales.

Según las directrices del LARN (nivel de energía y nutrición italiano) establecidas por la Sociedad Italiana de Nutrición Humana (SINU), las necesidades medias diarias de proteínas aumentan durante cada uno de los tres trimestres del embarazo. Estos aumentos son del 1%, 15% y 48% respectivamente para cada trimestre (para mujeres de peso normal).

Como en cualquier otra fase de la vida, se recomienda que la ingesta de proteínas durante el embarazo provenga de productos de origen animal (carne, pescado, huevos, leche y sus derivados) y de productos de origen vegetal (principalmente legumbres y cereales), prestando atención al equilibrio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad