¿Qué es más sano aceite de coco o de girasol?

El aceite más saludable

Los aceites utilizados para cocinar suelen recibir su nombre del fruto seco, las semillas, las frutas, las plantas o los cereales de los que se extraen, ya sea por métodos de trituración, prensado o procesamiento. Se caracterizan por su alto contenido en grasas, tanto saturadas como monoinsaturadas y poliinsaturadas. En los últimos años, el aceite de coco, con un 90% de grasa saturada, se ha convertido en el último «superalimento» de moda. Se le ha calificado de superalimento (entre otras cosas, porque es menos probable que se almacene en el cuerpo como grasa y más probable que se gaste como energía), pero un epidemiólogo de la Universidad de Harvard lo califica de «puro veneno».

Consumir demasiadas grasas saturadas -más de 20 g para las mujeres y 30 g para los hombres al día, según las directrices del Reino Unido- hace que el cuerpo produzca colesterol en nuestro organismo, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas.

Todas las moléculas de grasa están formadas por cadenas de ácidos grasos, que se mantienen unidos con enlaces simples (saturados) o dobles (insaturados). Hay tres tipos de ácidos grasos: de cadena corta, media y larga. Los ácidos grasos de cadena corta y media se absorben directamente en el torrente sanguíneo y se utilizan para obtener energía, pero los de cadena larga se transportan al hígado, lo que eleva los niveles de colesterol en sangre.

¿Es el aceite de coco el más saludable?

El aceite de coco es mucho más rico en grasas saturadas: una cucharada tiene unos 13 gramos de grasas saturadas, frente a 1 gramo de aceite de oliva. La grasa saturada no está relacionada con los beneficios para la salud del corazón. De hecho, los estudios demuestran que puede contribuir a aumentar el colesterol LD, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

¿Es el aceite de girasol el más saludable?

Es más frecuente que se venda un aceite de girasol alto en oleico, ya que es más estable para cocinar. Las grasas monoinsaturadas, como las del aceite de girasol alto oleico, son buenas para la salud del corazón. En un estudio, los MUFAs aumentaron el HDL, el colesterol «bueno». Los sujetos del estudio también tenían niveles más bajos de inflamación.

¿Cuál es el aceite más saludable para freír?

El aceite de oliva y el aceite de aguacate son buenas opciones para freír. Los aceites de cacahuete y de palma son menos adecuados, ya sea por motivos de salud o medioambientales.

Aceite de girasol frente a aceite de coco para la piel

Los cocineros caseros tienen muchas opciones a la hora de elegir el tipo de aceite con el que saltear, hornear y rociar. Algunos, como el aceite de oliva, son muy conocidos, y otros, como el de aguacate o el de coco, son menos familiares. ¿Qué aceite le conviene? Depende en gran medida del tipo de cocina que vayas a realizar. El punto de humo de un aceite, que es el punto en el que el aceite empieza a arder y a humear, es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. Si se calienta el aceite más allá de su punto de humo, no sólo se perjudica el sabor, sino que muchos de los nutrientes del aceite se degradan y el aceite liberará compuestos nocivos llamados radicales libres.

Dependiendo de a quién preguntes, el aceite de coco debe evitarse o aceptarse con moderación. El principal punto de conflicto es su alto contenido en grasas saturadas; a diferencia de otros aceites vegetales, el aceite de coco es principalmente una grasa saturada. No todo el mundo está de acuerdo en que una fuente tan concentrada de grasas saturadas no sea beneficiosa para la salud, pero algunos expertos, como la Asociación Americana del Corazón, sostienen que sustituir los alimentos ricos en grasas saturadas por opciones más saludables puede reducir los niveles de colesterol en sangre y mejorar los perfiles lipídicos. Sin embargo, la ciencia empieza a sugerir que no todas las grasas saturadas son malas para la salud.

¿Es el aceite de coco una grasa saludable?

El aceite de coco tiene un 92% de grasa saturada y, por tanto, eleva los niveles de colesterol de forma similar a las grasas animales (mantequilla, manteca de cerdo). Sin embargo, contiene un tipo único de grasa saturada de cadena media llamada ácido láurico que, según las investigaciones, eleva los niveles de colesterol HDL o «bueno», lo que puede reducir el riesgo general de enfermedades cardíacas.

¿Cuáles son los aspectos negativos del aceite de coco?

Aumento del riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares

Como ya se ha dicho, el aceite de coco contiene más de eso (14 gramos) en una porción, lo que significa que es fácil excederse con las grasas saturadas en la dieta cuando se consume aceite de coco. Un exceso de grasas saturadas puede provocar un nivel elevado de colesterol, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

¿Es el aceite de girasol poco saludable?

Se cree que el aceite de girasol alto oleico aporta algunos beneficios para la salud del corazón. Sin embargo, se ha demostrado que el aceite de girasol libera compuestos tóxicos cuando se calienta a temperaturas más altas con el tiempo. Algunas variedades también tienen un alto contenido en omega-6 y pueden contribuir a la inflamación del organismo cuando se consumen en exceso.

Aceite vegetal

Las grasas suelen tener mala fama. Pero, a pesar de lo que pueda haber oído, las grasas, y especialmente los aceites, son una parte esencial de una dieta completa. Salteados, horneados, rociados o chispeados, los aceites son el punto de partida de cualquier comida exitosa, además de que nos ayudan a absorber nutrientes importantes. Según James Roche, MS, dietista nutricionista registrado de SCL Health, «la grasa es un nutriente muy poco apreciado que es esencial para una salud óptima. La grasa está relacionada con muchas funciones y beneficios esenciales para la salud. No necesitamos comer una tonelada de grasa, pero debemos hacer que la grasa que comemos cuente».

Entonces, ¿qué aceites deberían ser los principales en sus comidas? Bueno, eso depende del tipo de cocina que hagas. Lo más importante a la hora de elegir un aceite es su punto de humo, es decir, la temperatura a la que el aceite empieza a arder. Cuando se calienta un aceite más allá de su punto de humo, puede perder sabor, nutrientes e incluso liberar moléculas dañinas llamadas radicales libres. Otra buena regla es investigar exactamente qué tipo de grasas contiene el aceite. Los expertos recomiendan alejarse de los que tienen un alto contenido en grasas saturadas y optar por los que contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Dicho esto, las grasas saturadas no siempre son malas, pero ya hablaremos de ello. Supongo que lo que intentamos decir es que la nutrición es un complejo acto de equilibrio, y estamos aquí para hacerlo un poco más fácil. Aquí hay 5 aceites llenos de nutrientes que merecen un lugar en su despensa.

¿Se puede sustituir el aceite de girasol por aceite de coco?

El aceite de coco es un buen sustituto del aceite de girasol, sobre todo para la repostería. Adopta una forma sólida a temperatura ambiente, por lo que hay que derretirlo si se necesita una grasa líquida para la receta. También puede tener un sabor fuerte. Contiene ácido láurico, una buena grasa.

¿Es bueno el aceite de coco para cocinar?

El aceite de coco, al ser principalmente una grasa saturada, es capaz de soportar temperaturas más altas que otros aceites, lo que lo convierte en uno de los mejores aceites para cocinar. Además, da un sabor delicioso y una textura magnífica a los alimentos. Utilice aceite de coco virgen extra ecológico para obtener la mejor calidad.

¿Es bueno el aceite de coco para el colesterol?

Mito: El aceite de coco es una alternativa culinaria saludable para el corazón.

La realidad: Se ha demostrado que el aceite de coco eleva los niveles de colesterol -el bueno y el malo- más que otros aceites vegetales como el de oliva o el de canola. Y la verdad es que los triglicéridos de cadena media constituyen sólo una pequeña parte de los ácidos grasos del aceite de coco.

Aceites malos

Conclusión. El aceite de coco, a pesar de ser rico en ácidos grasos saturados en comparación con el aceite de girasol, cuando se utilizó como aceite de cocina durante un período de 2 años, no modificó los factores de riesgo cardiovascular relacionados con los lípidos ni los eventos en las personas que recibieron atención médica estándar.

Aceites esenciales: Los 5 aceites de cocina más saludables Aceite de oliva. El aceite de oliva es popular por una razón. Aceite de aguacate. El aceite de aguacate presenta muchos de los mismos beneficios que el aceite de oliva virgen extra, pero con un punto de humeo más alto, lo que lo hace ideal para saltear o freír. Aceite de coco. Aceite de girasol. Mantequilla.

Los aceites de girasol que no son de alto contenido oleico contienen más omega-6, lo que puede perjudicar su salud. Las investigaciones también sugieren que el aceite de girasol emite altos niveles de humos de aldehídos tóxicos cuando se expone a altas temperaturas durante períodos prolongados, en comparación con otros aceites.

El aceite de coco es mucho más rico en grasas saturadas: una cucharada tiene unos 13 gramos de grasas saturadas, frente a 1 gramo de aceite de oliva. La grasa saturada no está relacionada con los beneficios para la salud del corazón. De hecho, los estudios demuestran que puede contribuir a aumentar el colesterol LD, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad