¿Qué aporta la barrica de roble al vino?

El vino en barrica

Hay mucha información disponible sobre el roble, las barricas y el envejecimiento en Internet, pero dado que somos Spanish Wine Experience, y dado que a España le encanta meter el vino en barricas de roble, pensamos que es correcto y oportuno aportar nuestro granito de arena.

Cuando observamos a los antiguos griegos y romanos, nos damos cuenta de que las famosas barricas de roble no estaban presentes. En su lugar tenemos ánforas de arcilla. Este era el recipiente elegido para los vinos y aceites del Imperio. Afortunadamente, tenemos el feliz accidente de que los romanos decidieran extender su alcance al norte de Europa.

Al llegar a Francia se encontraron con los galos, bebedores de cerveza hasta la médula. Y la cerveza, ese hermoso licor dorado del norte, se guarda y se transporta… en barriles, a menudo de roble. Al principio, los romanos quedaron cautivados por su resistencia en comparación con las ánforas de arcilla, más frágiles, y por el hecho de que el grano apretado era muy impermeable. Además, se podía enrollar, lo que facilitaba su transporte. También estaba el hecho geográfico de que los bosques de la Europa continental estaban repletos de robles.

¿Qué produce la fermentación en barrica en los vinos?

Al igual que el envejecimiento en barrica, la fermentación en barrica crea un sabor y una textura más redondos y cremosos en un vino. Esto se debe a varios factores, uno de los cuales es el propio roble. Las barricas de roble aportan a vinos como el Chardonnay una textura mantecosa y sabores avainillados, y también pueden suavizar el ácido del vino para darle una sensación más suave en la boca.

¿Qué aporta el roble húngaro al vino?

Debido a su grano más ancho, permite una oxidación más pronunciada. Este tipo de roble se suele utilizar para envejecer vinos con muchos taninos porque el roble no aportará más taninos al vino y la mayor cantidad de contacto con el oxígeno lo suavizará.

¿Por qué se almacena el vino en roble?

Los bodegueros empezaron a notar que las barricas de roble tenían un impacto placentero en el vino. El envejecimiento en roble permite una integración extremadamente lenta del oxígeno, que suaviza gradualmente el vino. Este proceso mejora el sabor de muchos vinos y también aporta grandes cualidades estructurales, como los taninos aportados por la madera.

Roble de Eslavonia

Ya no es un secreto que Hungría es un gran país productor de vino. Pero no es tan conocido que Hungría es también un gran productor de barricas de roble de alta calidad. El roble húngaro se utiliza desde hace siglos para fabricar barricas de vino, pero las bodegas sólo lo han destacado como una característica importante de sus vinos en los últimos años. Dicen que las barricas de roble húngaro dan un perfil de sabor diferente al de las americanas o francesas, y el roble húngaro se utiliza en California, Sudáfrica, Italia e incluso Francia.

Las primeras barricas de las que tenemos constancia eran de madera de palma en Mesopotamia. En el pasado, los barriles se fabricaban sobre todo para el transporte y el almacenamiento. No se podía comprar simplemente una botella de vino; había que comprarlo por barriles. Las barricas se siguen fabricando con muchas otras maderas, pero las características del roble lo convierten en el compañero ideal para la elaboración del vino. He aquí algunas razones:

Un roble puede necesitar hasta 120 años para crecer antes de ser utilizado para la fabricación de barriles. Se dice que de un roble un tonelero puede hacer una, o como máximo dos, barricas. Un artículo de lujo, ¿verdad? Hay más de 600 especies de roble en el mundo, y tres de ellas se utilizan habitualmente para la fabricación de barricas: dos especies europeas (a veces llamadas «roble francés») y una especie americana.

¿Por qué es importante la fermentación en la elaboración del vino?

Durante la fermentación, las levaduras -nuestras amigas microbiológicas- convierten los azúcares de la uva en alcohol. Pero hay mucho más que la producción de alcohol. La fermentación provoca complejas reacciones químicas que afectan al sabor, al aroma e incluso al color del vino final.

¿Qué forma el ácido tartárico en los vinos?

Los tartratos -o, más cariñosamente, los «diamantes del vino»- se forman a partir del ácido tartárico, presente de forma natural en todos los vinos y que aporta estructura, equilibrio y sabor. El ácido tartárico es uno de los tres principales ácidos que se encuentran en las uvas de vino, junto a los ácidos málico y cítrico.

¿Cómo se puede saber si el vino es de barrica?

Entonces, ¿cómo se puede reconocer cuando un vino ha sido envejecido? Cuando un vino envejece en roble, el roble le imparte lentamente sus sabores y colores. Si se trata de un vino blanco, cuanto más tiempo permanezca en roble, más oscuro será su color, casi imitando el tono de la paja.

Vino envejecido en barrica

El roble se utiliza en la vinificación para variar el color, el sabor, el perfil tánico y la textura del vino. Puede introducirse en forma de barrica durante los periodos de fermentación o envejecimiento, o como virutas o duelas que flotan libremente añadidas al vino fermentado en un recipiente como el acero inoxidable. Las barricas de roble pueden conferir otras cualidades al vino a través de la evaporación y la exposición a bajos niveles de oxígeno[1].

En los primeros tiempos de la historia del vino, el ánfora era el recipiente preferido para su almacenamiento y transporte. Debido a la naturaleza perecedera del material de madera, es difícil rastrear el uso de barriles en la historia. El historiador griego Heródoto señaló que los antiguos mesopotámicos utilizaban barriles de madera de palma para transportar el vino a lo largo del Éufrates. Sin embargo, la palma es un material difícil de doblar y convertir en barriles, por lo que los comerciantes de vino de diferentes regiones experimentaron con diferentes tipos de madera para encontrar una fuente de madera mejor[2] El uso del roble ha sido frecuente en la elaboración del vino durante al menos dos milenios, y se empezó a utilizar de forma generalizada durante la época del Imperio Romano. Con el tiempo, los vinicultores descubrieron que, más allá de la comodidad de almacenamiento, el vino conservado en barricas de roble adquiría propiedades que lo mejoraban haciéndolo más suave y, en algunos casos, con mejor sabor[3].

¿Qué es la barrica de roble francés?

La primera diferencia es bastante obvia: las barricas francesas se fabrican con robles cultivados en Francia y las barricas americanas con robles cultivados en Estados Unidos.

¿Por qué se utilizan barricas de roble para el envejecimiento?

Al continuar la práctica de utilizar barriles de roble para el transporte, los comerciantes, los productores de vino y los ejércitos descubrieron que cuanto más tiempo permaneciera el vino dentro de los barriles, más cualidades del roble se impartirían al vino, y así comenzó la práctica de envejecer el vino en roble.

¿Quién inventó los barriles de vino?

Aunque Heródoto menciona los barriles de madera de palma que se utilizaban para enviar el vino armenio a Babilonia, en Mesopotamia, lo más probable es que el barril, tal y como lo conocemos hoy, fuera desarrollado por los celtas. Alrededor del año 350 a.C. ya utilizaban recipientes de madera herméticos con forma de barril que soportaban la tensión y podían ser enrollados y apilados.

Barril de madera

Los enólogos valoran especialmente la elección del modelo de barrica adecuado a las propiedades de cada uva y a los matices que se quieren dar al vino de crianza. La barrica bordelesa de 225 litros es uno de los recipientes más tradicionales, pero lo cierto es que existen otros recipientes y barricas de roble que pueden convertirse en el almacenamiento perfecto para cada variedad.

Aunque se puede encontrar un contenedor alternativo, las barricas de roble son las más utilizadas para envejecer los vinos.  Además de favorecer el proceso de microoxigenación del vino, una de sus virtudes más destacadas es que pueden aportar matices al vino que contienen, respetando en todo momento los de cada variedad de uva.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que existen barricas de roble de diferentes orígenes y con características particulares. El enólogo es el profesional capacitado para su elección, siempre teniendo en cuenta el tipo de vino que quiere elaborar.

Asimismo, además de la madera, es necesario valorar otros elementos de cada barrica para hacer una elección adecuada.  El tamaño (una barrica, un tonel y un barril tienen capacidades muy diferentes) y, sobre todo, el tostado de la duela influyen en el vino que albergan, tanto o más que el terruño y la variedad de uva predominante.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad