¿Cómo se llama el fruto del árbol de nogal?

Árboles de hoja caduca

Las nueces se cultivan desde hace tantos siglos que no se sabe con certeza de dónde proceden. Los árboles se encuentran en toda la zona templada de Asia, y es probable que su hogar original estuviera en algún lugar de ese continente. No son nativos de Europa occidental, sino que fueron introducidos en los primeros tiempos de la historia. Es posible que los romanos las llevaran a Gran Bretaña.

Cuando se manipulan las nueces frescas y maduras, dejan una mancha oscura en los dedos. Esto se debe a que la capa de pulpa que las rodea contiene tanino, y éste se vuelve casi negro cuando se expone al aire.

El nogal puede alcanzar una altura de entre 30 y 45 metros, pero la mayoría de las nueces de jardín son mucho más pequeñas. El árbol tiene una corteza gris pálida, que es lisa cuando el árbol es joven; con la edad la corteza se vuelve fisurada (agrietada). El árbol no sólo es apreciado por su fruto y por su madera, sino también por su belleza.

El nogal requiere un clima templado; crece a una altura de entre 1.000 y 2.000 metros en Europa, y en el sur de China hasta 2.000 metros. Se desarrolla mejor en suelos bien drenados con un sustrato de tiza o arena.

Faro de nogal

Aunque culinariamente se considera una nuez y se utiliza como tal, no es un verdadero fruto seco botánico. Después de su completa maduración, se desecha la cáscara y se utiliza como guarnición o tentempié. Las nueces del nogal negro oriental (Juglans nigra) y de la nuez de mantequilla (Juglans cinerea) se consumen con menos frecuencia.

Las nueces son frutos de hueso del nogal, redondeados y de una sola semilla, que se utilizan comúnmente para la carne después de su completa maduración, entre septiembre y noviembre, en la que la eliminación de la cáscara en esta etapa revela una cáscara de nuez arrugada que se está dorando,[1] que suele encontrarse comercialmente en dos segmentos (también pueden formarse cáscaras de tres o cuatro segmentos). Durante el proceso de maduración, la cáscara se vuelve quebradiza y la cáscara dura. La cáscara encierra la almendra o carne, que suele estar formada por dos mitades separadas por un tabique dentro de una vaina fibrosa que se rompe al madurar[1] Los granos -comúnmente disponibles como nueces sin cáscara- están encerrados en una capa de semillas marrón que contiene antioxidantes. Los antioxidantes protegen la semilla rica en aceite del oxígeno atmosférico, evitando así su enranciamiento[2].

El cultivo de la nuez

El fruto, las hojas y las raíces del nogal negro contienen una sustancia química, la juglona, que puede tener un impacto devastador en las raíces de otras plantas. (Foto de William M. Ciesla, Forest Health Management International, Bugwood.org)

El fruto, las hojas y las raíces del nogal negro contienen una sustancia química, la juglona, que puede tener un impacto devastador en las raíces de otras plantas. En los seres humanos, la ingestión de incluso una pequeña cantidad de juglona pura puede causar un grave efecto de envenenamiento.

En el interior del árbol, la juglona es un líquido claro – llamado prejuglona – que no es tóxico. Si las células del árbol que contienen esta prejuglona se dañan, cortan o lesionan, se oxida inmediatamente en su forma tóxica de juglona.

Esto se puede observar cortando la cáscara de una nuez pequeña. La zona cortada cambia rápidamente de verde a marrón oscuro al quedar expuesta al aire, y la prejuglona clara se oxida rápidamente a juglona oscura, de color marrón rojizo.

Los insectos, las enfermedades y las lesiones mecánicas pueden hacer que la prejuglona se oxide hasta alcanzar su forma tóxica. Con el tiempo, la juglona se filtra de forma natural desde las raíces, las hojas y los brotes del nogal hacia el suelo, actuando como producto químico protector y herbicida para el nogal.

Fruta de hueso

El fruto, las hojas y las raíces del nogal negro contienen una sustancia química, la juglona, que puede tener un impacto devastador en las raíces de otras plantas. (Foto de William M. Ciesla, Forest Health Management International, Bugwood.org)

El fruto, las hojas y las raíces del nogal negro contienen una sustancia química, la juglona, que puede tener un impacto devastador en las raíces de otras plantas. En los seres humanos, la ingestión de incluso una pequeña cantidad de juglona pura puede causar un grave efecto de envenenamiento.

En el interior del árbol, la juglona es un líquido claro – llamado prejuglona – que no es tóxico. Si las células del árbol que contienen esta prejuglona se dañan, cortan o lesionan, se oxida inmediatamente en su forma tóxica de juglona.

Esto se puede observar cortando la cáscara de una nuez pequeña. La zona cortada cambia rápidamente de verde a marrón oscuro al quedar expuesta al aire, y la prejuglona clara se oxida rápidamente a juglona oscura, de color marrón rojizo.

Los insectos, las enfermedades y las lesiones mecánicas pueden hacer que la prejuglona se oxide hasta alcanzar su forma tóxica. Con el tiempo, la juglona se filtra de forma natural desde las raíces, las hojas y los brotes del nogal hacia el suelo, actuando como producto químico protector y herbicida para el nogal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad