¿Cómo se llama el árbol que produce las bellotas?

Uso del roble

Todos los robles producen bellotas. Las bellotas de los árboles del grupo del roble rojo tardan dos temporadas en madurar; las del grupo del roble blanco maduran en una temporada. Los robles tienen flores femeninas verdosas y poco visibles y son polinizados por el viento.

Invierno 2021: El almanaque dice que nos espera uno de los inviernos más fríos de los últimos años. ¿Hay que fiarse? Un invierno suave suele significar más bellotas, ya que los robles blancos y rojos son capaces de producir más cuando empiezan a crear semillas en primavera.

Puede que note que este año hay muchas más bellotas cayendo de los robles de lo que solemos encontrar. Esto se debe a que el 2021 es un «año de montanera», en el que los árboles han tenido una cosecha abundante de nueces. Todo empezó el pasado invierno con un clima suave antes de que los robles florecieran en primavera.

Los robles son polinizados por el viento. Las bellotas se producen generalmente cuando los árboles tienen entre 50 y 100 años. Los árboles abiertos pueden producir bellotas a partir de los 20 años. Las buenas cosechas de bellotas son irregulares y sólo se producen cada 4-10 años.

Las bellotas de roble blanco son la fuente de alimento preferida de muchos mamíferos y aves de gran tamaño. El árbol proporciona una buena cobertura para las aves y los mamíferos. Las hojas persisten más tiempo que las de muchos árboles de hoja caduca, proporcionando cobertura. Las ramitas son utilizadas como material de anidación por aves y mamíferos.

Tuerca de bellota

Un roble es un árbol o arbusto del género Quercus (/ˈkwɜːrkəs/;[1] en latín «roble») de la familia de las Fagáceas. Existen aproximadamente 500 especies de robles[2]. El nombre común «roble» también aparece en los nombres de especies de géneros relacionados, especialmente Lithocarpus (robles de piedra), así como en los de especies no relacionadas como Grevillea robusta (robles sedosos) y las Casuarinaceae (robles). El género Quercus es nativo del hemisferio norte, e incluye especies caducifolias y perennes que se extienden desde las latitudes templadas frías hasta las tropicales en América, Asia, Europa y el norte de África. América del Norte cuenta con el mayor número de especies de roble, con aproximadamente 160 especies en México, de las cuales 109 son endémicas, y unas 90 en Estados Unidos. La segunda zona con mayor diversidad de robles es China, con aproximadamente 100 especies[3].

Los robles tienen hojas dispuestas en espiral, con márgenes lobulados en muchas especies; algunas tienen hojas dentadas u hojas enteras con márgenes lisos. Muchas especies caducifolias son marcescentes y no dejan caer las hojas muertas hasta la primavera. En primavera, un mismo roble produce tanto flores masculinas (en forma de amentos) como pequeñas flores femeninas,[4] lo que significa que los árboles son monoicos. El fruto es una nuez llamada bellota o nuez de roble que nace en una estructura en forma de copa conocida como cúpula; cada bellota contiene una semilla (raramente dos o tres) y tarda entre 6 y 18 meses en madurar, dependiendo de su especie. Las bellotas y las hojas contienen ácido tánico,[5] que ayuda a protegerse de los hongos y los insectos.[6] Los robles vivos se distinguen por ser de hoja perenne, pero en realidad no son un grupo distinto y en cambio están dispersos por todo el género.

¿De qué árbol vienen las bellotas?

Las bellotas proceden de los robles, y su producción varía de un año a otro y según el lugar. Los robles de una zona y un clima pueden considerarse una cosecha abundante, lo que significa que producen una cantidad especialmente grande de bellotas. Mientras tanto, en otro lugar, los robles pueden no producir apenas bellotas.

Los robles y la producción de bellotas se ven afectados por el clima, según Kim Coder, profesor de biología y salud de los árboles en la Escuela Warnell de Silvicultura y Recursos Naturales de la Universidad de Georgia. Los principales factores meteorológicos que influyen en la producción de frutos secos son las heladas de primavera, las sequías de verano y las lluvias de otoño.

Los árboles tienen lo que Coder denomina «temporizadores internos» que les indican que deben hacer cosas diferentes en distintos momentos, como cuándo florecer y cuándo dar frutos. Los cambios de temperatura y la duración del día influyen en el número de bellotas que produce cada árbol, al igual que otras variables. Coder señala que algunos robles siempre tendrán una cosecha importante de bellotas si el tiempo coopera.

Los temporizadores internos indican a los árboles que abran sus yemas en primavera, una vez que ha pasado el peligro de las heladas. Una vez que los brotes florecen, las flores están abiertas sólo una semana, durante la cual son polinizadas por el viento. Sin embargo, una helada tardía detendrá el proceso de floración. Si esto ocurre, los resultados aparecen en otoño con una producción de frutos secos muy limitada, independientemente de lo que ocurra con el clima en verano y otoño.

Roble

Bellotas de pequeñas a grandes del roble sauce, Quercus phellos (muy pequeño, en el centro); el roble rojo del sur, Quercus falcata; el roble blanco, Quercus alba; el roble escarlata, Quercus rosalia; del sur del condado de Greenville, SC, EE.UU. La barra de escala en la parte superior derecha es de 1 cm.

Diagrama de la anatomía de una bellota: A.) Cápsula B.) Pericarpio (pared del fruto) C.) Capa de la semilla (testa) D.) Cotiledones (2) E.) Plúmula F.) Radícula G.) Restos de estilo. El conjunto de D., E. y F. constituye el embrión.

Dos semillas), encerradas en una cáscara dura y coriácea, y que nacen en una cúpula en forma de copa. Las bellotas miden entre 1 y 6 cm de largo y entre 0,8 y 4 cm de lado gordo. Las bellotas tardan entre 6 y 24 meses (según la especie) en madurar; véase la lista de especies de Quercus para conocer los detalles de la clasificación de los robles, en la que la morfología y la fenología de las bellotas son factores importantes.

La palabra bellota (antes akerne, y acharn) está relacionada con el nombre gótico akran, que tenía el sentido de «fruto de la tierra no cerrada»[1] La palabra se aplicaba al producto forestal más importante, el del roble. Chaucer hablaba de «achornes de okes» en el siglo XIV. Poco a poco, la etimología popular relacionó la palabra tanto con «maíz» como con «cuerno de roble», y la grafía cambió en consecuencia[2]. La grafía actual (surgida entre los siglos XV y XVI), deriva de la asociación con ac (inglés antiguo: «oak») + corn[3].

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad