¿Qué hacer para tener contracciones y dilatar?

Posición para dormir para inducir el parto

Alrededor de las 38 semanas de embarazo, empiezo a ver un cambio en mis pacientes embarazadas. La emoción del embarazo ha desaparecido. Y están doloridas, incómodas y a menudo agotadas por no dormir bien.

Algunas de mis embarazadas están dispuestas a probar cualquier cosa en este momento, e Internet ofrece infinitas ideas. Sin embargo, siempre advierto que son muy pocos los métodos que han demostrado ser eficaces para iniciar el parto. Además, algunos métodos pueden ser peligrosos tanto para la madre como para el bebé.

He aquí seis formas naturales de inducir el parto sobre las que me preguntan mis pacientes, y los consejos que comparto con ellas. Te recomiendo que primero obtengas el permiso de tu médico antes de probar cualquiera de estos métodos como forma de inducir el parto.

Caminar y hacer ejercicio suelen encabezar la lista de cosas que hay que probar. Aunque no hay ninguna investigación que diga que inducirán el parto, 30 minutos de ejercicio moderado al menos cinco veces a la semana pueden ser útiles en cualquier etapa del embarazo. Además, es seguro utilizar una pelota de parto o de ejercicios para estirar y ayudar a aliviar parte de la presión en la pelvis, las caderas y la espalda (a menos que su médico le haya indicado lo contrario). Mantenerse en forma puede ayudar a mejorar el sueño y el estado de ánimo. También puede reducir el riesgo de parto por cesárea y de diabetes gestacional.

Inducir el parto

Una de las principales preocupaciones de los futuros padres en el tercer trimestre es saber cuándo es el momento de ir al hospital o llamar a la comadrona. Aunque no es raro pensar que las primeras contracciones son la señal, normalmente no es así. El parto prematuro puede durar días, y puede que ni siquiera sea un verdadero parto. La dilatación es una parte esencial del trabajo de parto, y es difícil saber lo dilatada que estás a menos que te examine tu médico o matrona.

Conoce las fases del parto y las medidas con las que los profesionales sanitarios las marcan. Esto puede reducir en gran medida tu estrés y ayudarte a evitar varios viajes al hospital antes de que llegue el momento.

Suele ser durante la segunda de estas tres fases -el trabajo de parto activo- cuando llega el momento de trasladarse al hospital o al centro de maternidad. De antemano, tu médico o comadrona debería darte las pautas a seguir.

Una vez que el cuello uterino esté completamente dilatado (10 cm), tendrás que empujar activamente, de forma similar a la sensación de empujar durante una evacuación intestinal, hasta que la cabeza del bebé sea visible desde la abertura vaginal («coronación»). Si es tu primer embarazo, esta etapa puede durar entre 30 minutos y dos horas. Incluye el nacimiento de tu bebé.

Formas naturales de inducir el parto

Las contracciones del parto son la tensión y relajación periódicas del músculo uterino, el mayor músculo del cuerpo de la mujer. Algo hace que la hipófisis libere una hormona llamada oxitocina que estimula la tensión uterina. Es difícil predecir cuándo comenzarán las verdaderas contracciones del parto.

Las contracciones se describen a menudo como una sensación de calambre o tensión que comienza en la espalda y se desplaza hacia la parte delantera en forma de ola. Otros dicen que la contracción se siente como una presión en la espalda. Durante una contracción, el abdomen se vuelve duro al tacto. En el proceso de parto, el trabajo de parto se realiza mediante una serie de contracciones. Estas contracciones hacen que la parte superior del útero (el fondo) se apriete y engrose, mientras que el cuello uterino y la parte inferior del útero se estiran y se relajan, lo que ayuda a que el bebé salga del interior del útero y entre en el canal de parto para dar a luz.

Cómo se calculan las contraccionesLas contracciones son intermitentes, con un valioso período de descanso para ti, tu bebé y tu útero después de cada una.  Cuando calcule el tiempo de las contracciones, comience a contar desde el comienzo de una contracción hasta el comienzo de la siguiente.

Lo que inicia el trabajo de parto

El progreso lento del parto -a veces denominado falta de progreso del parto o parto prolongado- se refiere a cuando el parto no va tan rápido como se esperaba. Es uno de los principales motivos por los que se recurre a las intervenciones en el parto, pero hay otras cosas que hay que tener en cuenta antes de que los médicos recomienden una intervención.

La primera etapa es cuando las contracciones aumentan y el cuello uterino empieza a dilatarse (abrirse). No hay límite en la duración de esta etapa, que a menudo se detiene y comienza. Sin embargo, a veces las contracciones no son lo suficientemente fuertes como para dilatar el cuello del útero por completo. Si el cuello uterino no se dilata aproximadamente 1 cm cada hora, o si el trabajo de parto se detiene por completo, el médico puede discutir con usted las opciones para hacer avanzar el trabajo de parto.

En la segunda fase, el cuello del útero se abre por completo y el bebé sale por la vagina. Normalmente, esta fase puede durar hasta dos horas. Pero a veces la posición del bebé hace que la cabeza no descienda como es debido. Si llevas más de dos horas empujando, tu médico considerará la posibilidad de intervenir.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad