¿Qué beneficios tiene el jamón ibérico?

Jamón Ibérico

Cuando hablamos de «dieta», la mayoría pensamos en un régimen estricto en el que eliminamos muchos alimentos por su alto contenido en grasas y su aporte calórico. También son muchas las preguntas que rodean a uno de los productos más codiciados de la gastronomía española: el jamón ibérico, ese producto que tanto nos gusta y que nos hace la boca agua cada vez que escuchamos su nombre.

Debido a la gran cantidad de tipos de jamón que existen y a las diversas formas de alimentación de los animales, su procedencia y su elaboración, hay poco consenso en cuanto al número exacto de calorías que contiene este producto. Prácticamente, teniendo en cuenta diferentes referencias, una ración de 100 gramos de jamón ibérico nos aporta entre 200 y 350 calorías.

Como el jamón ibérico tiene la grasa infiltrada en la parte magra, es casi imposible separarla. Sin embargo, debemos recordar que debido a la forma de alimentación del cerdo ibérico, su grasa es rica en omegas y tiene muchos beneficios para la salud, algo que ha sido ampliamente estudiado.

¿Es saludable el jamón ibérico?

El jamón serrano, y en mayor medida el jamón ibérico gracias a su alto contenido en ácido oleico, son alimentos con magníficas propiedades beneficiosas para la salud que pueden incluirse en todo tipo de dietas, incluso para aquellos que están a «dieta». Fuente de proteínas de alta calidad fácilmente asimilables por el organismo y con un alto valor biológico (contiene una gran cantidad de aminoácidos esenciales.

Las vitaminas del grupo B contribuyen al proceso de obtención de energía por parte del organismo a partir de los alimentos ingeridos. También ayudan a formar glóbulos rojos; de hecho, la falta de vitaminas B12 o B 6 puede provocar anemia. Así que ya sabes, una muy buena forma de aportar vitamina B es comprar un jamón serrano y comerlo recién cortado.

El jamón serrano tiene un alto contenido en hierro, junto con la vitamina D que ayuda al organismo a absorber el calcio, uno de los principales elementos que componen los huesos (protege la pérdida de masa ósea); lo que lo convierte en el aliado perfecto para prevenir la osteoporosis, y es un producto a incluir en la dieta de las personas con déficit de hierro y de las mujeres en periodo de lactancia para contribuir al correcto desarrollo de los bebés.

¿Es malo el jamón ibérico?

Es un antioxidante natural y contribuye a la producción de colesterol saludable por su ácido oleico, y tiene un alto nivel de vitamina E. Además, consumirlo con tomate o aceite de oliva virgen extra aumenta sus efectos beneficiosos.

La calidad de la grasa del jamón ibérico de bellota es excelente, en su composición predomina el ácido oleico (con niveles superiores al 50%), característico del aceite de oliva. Esto facilita la producción de HDL («colesterol bueno») en el organismo, al tiempo que reduce el LDL («colesterol malo»). Esto se debe a la alta tasa de bellota que come el animal durante la «montanera» antes de su sacrificio.

Comer jamón nos aporta vitamina B, especialmente B1 y B2. Sólo 100 gramos de jamón aportan el 24% de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina. Su nivel de proteínas es un 50% superior al de la carne fresca. El proceso de curación artesanal es totalmente natural, por lo que el jamón está libre de cualquier producto que no sea la propia carne de cerdo.

Y lo mejor de todo es que no engorda. Es bajo en calorías, tiene menos grasa que el pollo y menos sal que el jamón de York. Es un producto recomendado para dietas hipocalóricas, ya que 50 gramos de jamón ibérico de bellota sólo tienen 150 kilocalorías.

El jamón serrano es cancerígeno

La grasa del jamón ibérico de bellota contiene más del 55% de ácido oleico (un ácido graso monoinsaturado). Rigurosos estudios científicos han demostrado que estas grasas ejercen un efecto beneficioso sobre el colesterol en la sangre, aumentando la cantidad de colesterol bueno (HDL) y reduciendo el malo (LDL). Sólo el aceite de oliva virgen tiene un mayor contenido en ácido oleico.

La proporción total de ácidos grasos insaturados en los jamones curados de Pata Negra que han consumido una dieta de bellotas es superior al 75%, lo que la convierte en la más «cardiosaludable» de todas las grasas animales, incluso más saludable que algunas grasas de origen vegetal. La raza de los cerdos no es la única explicación; su dieta básica de bellotas y pastos también juega un papel importante.

Además de su efecto beneficioso sobre el colesterol, el jamón ibérico aporta proteínas, vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, todas ellas muy beneficiosas para el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro. También es rico en vitamina E, un potente antioxidante, y en minerales como el cobre, esencial para los huesos y los cartílagos; el calcio, el hierro, el zinc, el magnesio, el fósforo y, por último, el selenio, al que se le atribuyen propiedades antienvejecimiento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad