¿Por qué una embarazada no puede comer cerdo?

¿Se puede comer panza de cerdo estando embarazada?

La carne puede ser deliciosa y nutritiva durante el embarazo, pero tendrás que tomar algunas precauciones para evitar las enfermedades transmitidas por los alimentos. Siga las pautas de manipulación segura de alimentos y no coma carne cruda o poco cocinada durante el embarazo. Asimismo, evite comer charcutería, tocino y salchichas durante el embarazo, a menos que caliente estas carnes hasta que estén humeantes o a 165 grados F.

Sí. La carne es una fuente importante de proteínas y hierro, y a muchas mujeres les apetece y disfrutan comiendo carne durante el embarazo. Sin embargo, es importante tomar algunas precauciones. Ciertos tipos de carne, y la carne que no está bien cocinada o manipulada, pueden suponer un riesgo para tu seguridad y la de tu bebé.

La carne y las aves de corral pueden albergar parásitos o bacterias -como la listeria, el toxoplasma y la salmonela- que provocan intoxicaciones alimentarias. Estas afecciones son especialmente peligrosas para las mujeres embarazadas, ya que el embarazo debilita el sistema inmunitario del cuerpo y su capacidad para combatir las enfermedades. Los bebés aún no nacidos también son más susceptibles a las enfermedades porque su sistema inmunitario aún está en desarrollo.

Beneficios de comer carne de cerdo durante el embarazo

Rica en proteínas, vitaminas y minerales, la carne puede formar parte de una dieta saludable durante el embarazo. Pero es importante saber qué carnes son seguras para comer durante el embarazo y cuáles es mejor evitar. También es buena idea refrescar los conocimientos sobre la forma más segura de preparar, almacenar y cocinar la carne, para reducir el riesgo de intoxicación alimentaria.

Cuando se trata de comer carne durante el embarazo, lo fundamental es asegurarse de que esté siempre bien cocinada, sin rastro de color rosa o sangre. La cocción de la carne garantiza la eliminación de los bichos dañinos -incluidos los que causan la toxoplasmosis- antes de comerla.

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito que se encuentra, entre otras cosas, en la carne cruda y poco cocinada. Puede causar graves complicaciones, sobre todo al principio del embarazo, lo que puede provocar un aborto.

Después de preparar la carne cruda, siempre hay que lavarse bien las manos, las superficies y los utensilios. Las bacterias nocivas pueden propagarse fácilmente a cualquier cosa que toque, incluidas las encimeras, las tablas de cortar y los cuchillos. Presta especial atención a mantener la carne cruda alejada de otros ingredientes, sobre todo de los alimentos «listos para comer», como el pan, la ensalada o la fruta, que no se cocinan antes de comerlos, por lo que no se eliminan las bacterias nocivas que puedan contener.

Carne de cerdo durante el primer trimestre del embarazo

Los huevos del Código León son los que tienen el logotipo del león rojo en su cáscara, se consideran seguros para que las mujeres embarazadas los coman crudos o parcialmente cocidos (NHS Choices, 2017a). Así que puedes servirte huevos pasados por agua, esa deliciosa mousse de chocolate, suflés y mayonesa fresca si los huevos fueron producidos bajo el Código León.

Cocine bien toda la carne y las aves de corral, asegurándose de que estén bien calientes y no tengan ningún rastro de color rosa o sangre. Tenga especial cuidado con las aves de corral, el cerdo, las salchichas y la carne picada, incluidas las hamburguesas (NHS Choices, 2017a).

Muchos embutidos, como el salami, el jamón serrano, el chorizo y el salchichón, no están cocinados, solo están curados y fermentados. Esto significa que existe el riesgo de que también contengan parásitos causantes de la toxoplasmosis (NHS Choices, 2017a).

Evita el tiburón, el pez espada o el marlín y limita la cantidad de atún que comes a dos filetes a la semana. Estos pescados contienen más mercurio que otros, lo que podría afectar al sistema nervioso de tu bebé (NHS Choices, 2017a).

Come siempre marisco cocido, no crudo, que incluye mejillones, langosta, cangrejo, gambas, vieiras y almejas. El marisco puede contener bacterias y virus nocivos que pueden causar intoxicaciones alimentarias. Los langostinos precocinados fríos están bien (NHS Choices, 2017a).

¿Se puede comer carne de cerdo durante el embarazo?

La morcilla tradicional del Reino Unido es un embutido cocido elaborado con grasa de cerdo, cereales o avena, condimentos y sangre, generalmente de cerdo. La gente suele confundirla con el paté o la salchicha de hígado, pero no es lo mismo.

De hecho, algunas mujeres embarazadas confían en ella para aumentar su consumo de hierro, y la nutricionista Rana Conway está de acuerdo: «La morcilla es muy rica en hierro, lo que es importante en el embarazo para evitar la anemia y producir glóbulos rojos sanos».

«Si vas a comprar morcilla, elige una marca con poca grasa: si miras la cantidad de grasa por cada 100 g, verás que algunas contienen 14 g, mientras que otras contienen menos de 3 g», señala nuestra Dra. Conway. «Es una diferencia bastante grande y la única forma de saber lo que se obtiene es leyendo la letra pequeña».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad