¿Qué beneficios tiene el aceite de oliva para el higado?

Limón y aceite de oliva para el hígado graso

La enfermedad del hígado graso no alcohólico, caracterizada por la acumulación anormal de grasa en el hígado, es una de las principales causas de enfermedad hepática crónica. Además, se ha relacionado con la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. Entender cómo la dieta puede ayudar a prevenir los depósitos de grasa en el hígado sigue siendo un importante objetivo de salud pública.

Para comprender mejor los posibles efectos de una dieta mediterránea en la enfermedad del hígado graso no alcohólico, se inscribieron en el estudio 100 adultos mayores con alto riesgo cardiovascular.    Los sujetos fueron asignados aleatoriamente a una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra, o a una dieta mediterránea complementada con una mezcla de frutos secos.    A los sujetos del grupo de control se les aconsejó que redujeran todas las grasas de la dieta. No se les recomendó perder peso ni aumentar la actividad física. La adiposidad inicial y los factores de riesgo cardiovascular fueron similares en los tres grupos del estudio.

A los 3 años de la intervención, los participantes que seguían una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra tenían una menor prevalencia de hígado graso no alcohólico (8,8%) en comparación con los de los grupos de dieta mediterránea complementada con frutos secos (33,3%) y de restricción de grasas en la dieta (33,3%).    Los resultados del estudio sugieren que una dieta mediterránea sin restricciones energéticas complementada con aceite de oliva virgen extra se asocia con una menor prevalencia de hígado graso no alcohólico en adultos mayores con alto riesgo cardiovascular.

El aceite de oliva es malo para el hígado

El aceite de oliva siempre se ha considerado una «grasa saludable», y con razón. Los polifenoles, compuestos que se encuentran en el aceite de oliva, contienen propiedades antioxidantes que protegen contra el desarrollo y la progresión de diversas afecciones de la salud.Sin embargo, lo saludable que sea esa botella de aceite de oliva, depende de la calidad y la cantidad de polifenoles que contenga, que proviene del grado de procesamiento de las aceitunas. Entre los distintos tipos de aceite de oliva, el aceite de oliva virgen extra (AOVE) es el menos procesado y, por tanto, el más saludable, afirma Judy Simon RDN, CD, FAND, dietista clínica de la Universidad de Medicina de Washington. También es el tipo de aceite de oliva más comercializado en todo el mundo.  Cuando compre aceite de oliva, mire la etiqueta para comprobar su calidad. En algunos estudios, unas cuatro cucharadas de aceite de oliva se relacionaron con beneficios para la salud, como evitar los trastornos metabólicos y las enfermedades cardiovasculares.He aquí los beneficios para la salud del aceite de oliva y cómo puede incorporarlo a su dieta.

Beneficios del aceite de oliva para la salud «Lo que hace que el aceite de oliva se distinga de otros tipos de grasas y aceites es que está compuesto principalmente por ácidos grasos insaturados», dice Temitope Osinaiya DSc, RDN, dietista registrada y educadora del Baylor College of Medicine.Los ácidos grasos insaturados son importantes para la salud en general porque reducen los niveles de colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL o a veces llamado «colesterol malo»).  En cambio, las grasas saturadas, como las que se encuentran en la mantequilla y el aceite vegetal, pueden elevar el colesterol LDL y aumentar potencialmente el riesgo de enfermedad arterial coronaria e infarto de miocardio.Por lo tanto, «para gozar de una salud óptima, la mayoría de las grasas que se consuman deben ser insaturadas», afirma Osinaiya. El aceite de oliva aporta muchos beneficios para la salud, entre los que se incluyen: Debido a sus numerosos beneficios para la salud, muchas personas consumen con frecuencia aceite de oliva.

El mejor aceite de oliva para el hígado

Las aceitunas y el aceite de oliva virgen extra, como principal fuente de grasa saludable, con potentes compuestos bioactivos adicionales, son fundamentales en la dieta mediterránea.  Cada vez hay más pruebas que describen el papel único y poderoso del aceite de oliva virgen extra en el corazón de las numerosas variaciones regionales de la dieta mediterránea. El aceite de oliva virgen extra es un elemento crucial para una dieta rica en vegetales, que hace que una dieta predominantemente vegetal sea agradable y sostenible.

Los gobiernos, los científicos y los profesionales de la salud recomiendan actualmente la Dieta Mediterránea como ejemplo de un estándar de oro nutricional con un considerable conjunto de pruebas que apoyan efectos beneficiosos muy significativos sobre la salud y el bienestar.

La Dieta Mediterránea es una recomendación nutricional basada en los patrones dietéticos tradicionales del sur de Europa.  Esta dieta se caracteriza por el alto consumo de aceite de oliva virgen extra, legumbres, cereales no refinados, frutas y verduras; un consumo de moderado a alto de pescado y productos lácteos; y un bajo consumo de carne no pescada.  En 2013, la UNESCO incluyó la dieta mediterránea como parte del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

El aceite de oliva es bueno para la cirrosis hepática

El aceite de oliva es conocido por una serie de beneficios únicos para la salud del cuerpo humano. Es eficaz no sólo en la lucha contra las infecciones, sino incluso contra las células del cáncer de mama. Además, un estudio reciente, publicado en Nutrition & Metabolism, reveló que el aceite de oliva puede proteger la salud del hígado de los efectos negativos del estrés oxidativo, asociado a un gran número de problemas de salud que también se considera que acelera el proceso de envejecimiento.

El Dr. Mohamed Hammami, de la Universidad de Monastir (Túnez) y de la Universidad Rey Saud de Riyadth (Arabia Saudí), realizó un estudio con 80 ratas de laboratorio. Los animales fueron expuestos a un herbicida ligeramente tóxico, el ácido 2,4-diclorofenoxiacético (2,4-D), que es famoso por provocar un estrés oxidativo que provoca el consumo de antioxidantes.

El Dr. Hammami dividió a las ratas en diferentes grupos. El primero recibía la alimentación habitual, el segundo alimentos enriquecidos con aceite de oliva virgen extra, el tercero comidas con extracto de aceite de oliva hidrófilo y el cuarto alimentos para animales con extracto de aceite de oliva lipofílico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad