¿Dónde viven los cerdos de bellota?

Pienso de bellota

El último mes de vida de nuestros cerdos, completamos su alimentación con bellotas. Esta antigua práctica tiene su origen en los tiempos del noble Cerdo Negro Ibérico, que vive en los bosques de robles del suroeste de España y el este de Portugal. Los cerdos ibéricos terminan sus últimos 60 días de vida dándose un festín en las dehesas con robles y su abundante monte, las bellotas. Los cerdos ganan hasta 2 libras de grasa al día con las bellotas en la naturaleza, ¡y pueden comer 20 libras de bellotas al día!

Aunque nosotros complementamos con bellotas, en lugar de que nuestros cerdos terminen de comerlas, la diferencia de sabor debería ser notable. Los cerdos Mangalitsa, como los que criamos en Iowa, se alimentan de bellotas desde hace mucho tiempo, y complementan su grasa, ya notablemente más rica y cremosa, con un sabor a nuez (por supuesto) y a tierra.

A largo plazo, vamos a centrarnos en la cría de nuestros cerdos al aire libre, en pastos, con robles, a tiempo completo. se trata de una verdadera empresa que apenas estamos empezando, pero que se inspira en las tradiciones de la antigua España.

Venta de carne de cerdo de bellota

La carne de cerdo de bellota es una tradición centenaria que se ha transmitido desde la región mediterránea de Europa. Los cerdos son nativos de los bosques de madera dura de Eurasia y existe un movimiento creciente en Europa y América para volver a métodos más tradicionales de producción de carne de cerdo, que son más humanos para los cerdos, mejores para el medio ambiente y más saludables para el consumidor que la carne de cerdo producida por las modernas granjas industriales.

En algunas regiones, estos métodos ancestrales y tradicionales de cría de cerdos nunca han desaparecido. El legendario jamón ibérico de bellota, también conocido como pata negra, está considerado como la mejor carne de cerdo del mundo. Este jamón español procede del cerdo negro y se cría en el sur de España, cerca de la frontera con Portugal, en los bosques de robles llamados la dehesa. Durante el periodo de seis meses (la montanera) cada otoño e invierno que forrajean en la dehesa, los cerdos comen entre 15 y 20 libras de bellotas cada día, ganando hasta dos libras al día, y disfrutan del aire fresco y el ejercicio. Después de ser «sacrificados», los jamones se curan durante 12-36 meses, produciendo una carne verdaderamente artesanal.

¿Por qué los cerdos pueden comer bellotas?

¡El otoño está aquí y las bellotas están cayendo! En nuestra pequeña granja abundan tanto los robles blancos como los vivos. Cada otoño nos llueven las bellotas y me paso horas recogiendo a mano o, a partir del año pasado, recogiendo con este rápido y divertido recogedor de nueces o pago a nuestro hijo de la granja {y a menudo a los hijos de los amigos también} para que recoja bellotas en cubos de 5 galones. ¿Por qué querrías tantas bellotas? Para comer cerdo de bellota… ¡por eso!

Un jamón famoso y posiblemente el de mayor calidad del mundo es el conocido como «jamón ibérico». Procedente de Portugal y España, es conocido porque los cerdos tienen una dieta casi exclusiva de bellota. Una dieta de bellotas puede dar lugar a una carne muy bien marmoleada y de color rojo intenso, intente olvidar la frase de marketing de que la carne de cerdo es «la otra carne blanca»… la carne de cerdo no debe ser blanca, debe ser vibrante y roja. Si un cerdo se alimenta con bellotas, es probable que se críe en pastos o en el bosque y busque sus propias bellotas, una práctica conocida como pannage.    También pueden ser complementados con bellotas adicionales como hacemos aquí en Flicker Farm. Tener la capacidad de expresar su condición de cerdos en forma de búsqueda de comida, hozar, tomar el sol y correr también conduce a una carne mucho más saludable que la de un cerdo confinado en un establo de hormigón.

Bellotas a granel para piensos

Representando la joya de la gastronomía española, cada pieza de Jamón Ibérico es única. Conseguido por la confluencia / mediante el uso de los mejores animales, de pura raza y criados en las mejores dehesas, seguido de un proceso de secado natural en nuestras bodegas de Guijuelo.

El tiempo y el saber hacer son nuestros aliados: los cerdos viven en libertad durante dos años en las dehesas. Rodeados de encinas y comiendo sus bellotas durante con dos montaneras para garantizar el doble de bellota y beneficiarse de su valor sanitario y nutricional. Después las patas de jamón ibérico, se secan en bodegas naturales de Guijuelo durante un periodo mínimo de 48 meses; con la ayuda del aire frío y seco de las sierras de Bejar y Gredos.

Cada día es diferente, es un auténtico reto, y sólo un profundo saber hacer de más de 100 años de experiencia que atesora una familia que ama su trabajo puede garantizar que el Jamón ibérico 100% de maíz que llega a su plato sea único dentro de los ibéricos: una esencia de sabor puro, calibrado y completo. Inolvidable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad