¿Cómo se pueden conservar las mandarinas?

Mermelada de mandarina

¿Recuerdas esas mandarinas en lata que estaban omnipresentes en las recetas (sobre todo en las ensaladas) de los años ochenta? Puedes hacerla tú mismo: es una forma estupenda de hacer que tus mandarinas duren más, sobre todo si has comprado una caja enorme de ellas, y es un regalo bonito y barato. Por supuesto, las mandarinas frescas en su propio almíbar tienen mucho más sabor que cualquier variedad enlatada.Para conservar tus propias mandarinas, pélalas bien (elimina toda la médula blanca posible) y envásalas en un tarro. Si son mini mandarinas, déjalas enteras; las más grandes pueden separarse en gajos. Preparar un jarabe simple con partes iguales de azúcar y agua, o para un jarabe más ligero, hervir a fuego lento 1 parte de azúcar por 2 de agua. Sólo hay que calentarlo en la estufa (o en el microondas) hasta que el azúcar se disuelva. Déjalo enfriar un poco -no quieres que cocine las mandarinas- y luego viértelo sobre las naranjas en el tarro, dejando un espacio de 1/2 pulgada. Si quieres, introduce una vaina de vainilla o una rama de canela; si utilizas una vaina de vainilla, córtala por la mitad a lo largo con la punta de un cuchillo para liberar las sabrosas semillas del interior. Guarda tus mandarinas en almíbar en el frigorífico para mojarlas cada vez que te apetezca. También están deliciosas sobre el helado, o prueba a rociar un poco del sirope de vainilla y naranja en tu té o prosecco para obtener un cóctel rápido y festivo.- Julie Van Rosendaal

Naranjas enlatadas

En los coloridos mercados de Oriente se ven alimentos brillantes y soleados que reflejan el paisaje del desierto: aceitunas verdes y negras de todos los tonos, desde la arena hasta el caqui y la medianoche, especias embriagadoras en pilas cónicas de color rojo azafrán, amarillo cúrcuma y cilantro de siena quemado. Soy una fanática de los limones -puedo comerlos crudos con un poco de sal como si fueran manzanas-, por lo que siempre me atraen los magníficos Soles: limones conservados en sal que se balancean en tarros de cristal transparente en esos mercados bochornosos. Sueño con tajines de pollo, alcachofas y limón en conserva (ver la receta al final del artículo) que bailan en mi cabeza al mismo ritmo vertiginoso que los derviches.

Además de las jaleas y mermeladas de limón, congelando las cáscaras de los limones y sus jugos en bandejas de cubitos de hielo, se puede conservar el limón entero. El antiguo método árabe de conservación de limones es fácil y sólo requiere tres simples ingredientes: limones, mucha sal y mucho tiempo.

Una vez conservados, la idea es sacar la pulpa blanda, que se puede utilizar para otra cosa, y picar finamente la cáscara blanda antes de añadirla al plato salado; es mejor añadirla hacia el final de la cocción. Este procedimiento procede de la siempre fiable Claudia Roden.

Qué hacer con las mandarinas sobrantes

Congelar mandarinas es relativamente fácil, pero no debes esperar utilizar las mandarinas congeladas de la misma manera que las frescas. La textura cambia considerablemente, y no se recomienda descongelarlas y comerlas crudas.

Cuando se trata de congelar mandarinas en lata, es posible que la textura cambie aún más que cuando se congelan mandarinas frescas. Esto se debe al alto contenido de agua de la fruta y a que ya están procesadas.

Las mandarinas frescas pueden congelarse enteras o segmentadas, y el método que elijas dependerá de cómo quieras utilizarlas. Una mandarina entera congelada puede comerse helada, pero puede ser demasiado de una sola vez. El método es el mismo tanto si se congela una mandarina entera como en gajos, así que vamos a ver cómo.

El hecho de que las mandarinas se congelen bien depende del uso que se les vaya a dar. Si quieres comerlas crudas y añadirlas a las macedonias como harías con las mandarinas frescas, entonces, lamentablemente, no las mandarinas no se congelan bien para este fin.

(¿Y las satsumas?) Las mandarinas, satsumas, clementinas y otros cítricos anaranjados -incluso las naranjas- se pueden congelar del mismo modo que las mandarinas. El elemento clave a la hora de congelar cualquier fruta es asegurarse de que es hermética.

Cómo conservar las clementinas

Hemos utilizado limones en conserva con gran éxito en nuestra cocina y nos entusiasmó imaginar cómo podría ser (y saber) una mandarina en conserva. El resultado es delicioso, sorprendente y más versátil de lo que uno podría sospechar. Me gusta utilizar los cítricos en conserva, ya sea lima, limón o, sí, mandarina, como utilizaría las aceitunas: cortadas en rodajas finas, teniendo en cuenta y agradeciendo su intensa salinidad y su rico sabor. Sea creativo con estos jugosos cítricos en conserva; métalos en platos de pasta o cereales, hornéelos con aves de corral, esparza rodajas sobre la pizza o córtelos en dados y añádalos a sopas y guisos para obtener una rica capa de sabor que desafía la clasificación y le insta a dar un bocado más. De Citrus: Sweet and Savory Sun-Kissed Recipes, por Valerie Aikman-Smith y Victoria Pearson.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad