¿Cómo se procede al afilado de una herramienta?

¿Por qué es importante afilar las herramientas?

Aprender a afilar tus herramientas de jardín puede ser una de las cosas más importantes que puedes hacer para que tu trabajo en el jardín sea más fácil y agradable. Por supuesto, puedes usar una herramienta sin filo (mucha gente lo hace), pero una herramienta afilada te ayudará a terminar más rápido y a disfrutar más de tu trabajo.En este artículo, te mostraré cómo afilar herramientas de jardín como azadas y palas con una simple lima de afilar.No se necesitan amoladoras, piedras de agua o plantillas: sólo tú, una herramienta y una lima.

¿Te sientes intimidado?    Una última reflexión antes de empezar:    Si alguna vez se ha sentido intimidado por la idea de afilar una herramienta, puede estar seguro de que no es el único.    Si nunca lo has hecho, es natural que tengas dudas, sobre todo si tienes una buena herramienta que no quieres estropear.    Por suerte, no es probable que se produzca ningún daño duradero al afilar con una lima y, además, no es necesario crear un filo de navaja para tener éxito.    Dicho esto, aprender a afilar herramientas de jardín sencillas es un buen punto de partida y puede prepararte para afilar herramientas más difíciles, como podadoras, hachas y cuchillos.

Significado de las herramientas de afilado

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Afilado de cuchillos» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (marzo de 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El afilado de cuchillos es el proceso de hacer afilar un cuchillo o una herramienta similar mediante el afilado contra una superficie dura y áspera, normalmente una piedra, o una superficie flexible con partículas duras, como el papel de lija. Además, para enderezar y pulir un filo se suele utilizar un asentador de cuero para navajas, o strop.

Cuanto menor sea el ángulo entre la hoja y la piedra, más afilada estará la navaja, pero menos fuerza lateral se necesitará para doblar el filo o astillarlo. El ángulo entre la hoja y la piedra es el ángulo del filo, es decir, el ángulo desde la vertical hasta uno de los bordes del cuchillo, y es igual al ángulo en el que se sostiene la hoja. El ángulo total de un lado a otro se denomina ángulo incluido – en un filo simétrico de doble filo (una forma de cuña), el ángulo de un filo a otro es por tanto el doble del ángulo del filo. Los ángulos típicos del filo son de unos 20° (lo que hace que el ángulo incluido sea de 40° en un filo de doble rectificado)[1] El ángulo del filo de los cuchillos muy afilados puede ser de tan sólo 10 grados (para un ángulo incluido de 20°). Los cuchillos que requieren un filo duro (como los que cortan) pueden afilarse a 25° o más.

Herramientas de afilado y sus usos

Muchas herramientas de jardinería se utilizan para cortar o picar, y también se benefician del afilado. Algunos ejemplos obvios son las hachas y las podadoras, pero herramientas como las palas y las azadas también se utilizan para cortar y picar. Cavar con una pala afilada suele requerir menos esfuerzo y puede reducir el tiempo de un trabajo.

De hecho, mantener afiladas herramientas como las tijeras de podar, las palas y las cuchillas de cortar significa en realidad mejores resultados para tus plantas. Los cortes limpios y afilados permiten que las zonas podadas o cortadas se cierren más rápidamente y reducen las posibilidades de podredumbre o infección.

Cuando afiles las herramientas, ten paciencia y recuerda que el ángulo es importante. Tómese su tiempo y haga el trabajo bien. El ángulo, o el bisel, que se pone en el filo de una herramienta determina el grado de afilado de la misma. Sin embargo, el ángulo adecuado también viene determinado por el uso previsto de la herramienta. El bisel adecuado para una pala no es el mismo que para las podadoras de mano. Cuanto menor sea el ángulo, más afilado será el filo, pero un filo con un ángulo menor no es tan duradero.

Para la mayoría de las herramientas que están afiladas cuando se compran (podadoras, hachas, etc.), es mejor seguir el bisel de fábrica cuando se reafilan. Es fácil arruinar un par de podadoras poniendo un ángulo incorrecto en el filo. Las herramientas que están desafiladas o sin filo cuando se compran (palas, azadas, etc.) se benefician mucho del afilado. La selección del ángulo adecuado para estas herramientas depende del uso que se le vaya a dar. La mayoría de las palas requieren un ángulo de 45° aproximadamente; si es más agudo, el filo se embotará demasiado rápido. El ángulo adecuado para las azadas depende del uso previsto, pero generalmente oscila entre 20° y 45°. Para cortar y cultivar mucho, lo mejor es un ángulo de 45°. Un buen filo de uso general para la mayoría de las azadas es de 30° a 35°, mientras que el desbroce fino puede requerir un bisel de entre 20° y 30°.

Piedra de afilar

Esta técnica de afilado sólo funciona con hojas relativamente blandas (52-56 HRC) y es típica de carniceros y cocineros. Con este método, la hoja del cuchillo se pasa a lo largo de la chaira en un ángulo de 15° a 20° alternativamente y sólo se elimina un poco de material. En su lugar, se aprieta una rebaba fina o se reconstruye una rebaba existente. Al cortar, esta rebaba se invierte con relativa rapidez, por lo que hay que volver a afilar la hoja constantemente.

Un método rápido para afilar cuchillos en casa es el llamado afilador de cuchillos. La hoja se pasa simplemente por una ranura del afilador. Los abrasivos están en un ángulo definido con respecto a la hoja y eliminan el material del filo en consecuencia. Sin embargo, el ángulo de corte no puede adaptarse a la geometría de corte del cuchillo. Los abrasivos utilizados suelen ser bastante gruesos. La hoja afilada de este modo produce inicialmente una impresión afilada, pero el resultado es un corte más bien «desplumado». El filo afilado grueso no suele durar mucho y se desafila rápidamente.

Esta técnica de afilado es la más elaborada, pero también el mejor método para dar a los cuchillos de alta calidad el pulido adecuado. Al afilar manualmente sobre piedras de agua o placas de diamante, se forma un filo geométricamente correcto. Para ello, se empieza con un grano grueso y se va afilando el filo con granos cada vez más finos para finalmente pulirlo. El resultado es un corte suave y una larga duración del filo. Sin embargo, el afilado manual requiere cierta práctica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad