¿Cómo curar una cortadura de cuchillo en la mano?

Poner el dedo cortado en la boca

Los cortes, las rozaduras y las laceraciones son ejemplos de heridas. Los cortes suelen estar causados por un objeto afilado, como un cuchillo o un cristal, o incluso una hoja de papel. Las laceraciones son cortes profundos o desgarros de la piel, que suelen tener bordes irregulares.

Las rozaduras (también conocidas como abrasiones) son lesiones superficiales en las que la capa superior de la piel resulta dañada por la fricción. Las rozaduras pueden producirse cuando una persona se cae de un monopatín o una bicicleta y su cuerpo se desplaza por el suelo. El término «sarpullido» se utiliza para describir estas lesiones en ciclistas o motociclistas, que se producen por el roce de la piel con la superficie de la carretera.

Las heridas punzantes son heridas profundas causadas por un objeto puntiagudo, como un clavo, que penetra en la piel. La mordedura de un animal también puede causar una herida punzante. Las heridas punzantes pueden no sangrar mucho, pero son propensas a la infección.

Puedes ocuparte tú mismo de la mayoría de las heridas menores, como muchos cortes y abrasiones, manteniéndolas limpias y evitando que se infecten. La mayoría de las heridas se curan solas, pero debes acudir a un médico o enfermera si:

Cómo tratar los cortes

En el caso de los cortes en los dedos, la mayor preocupación es que se pueda perder la función del dedo o incluso el dedo entero. Sin embargo, los cortes más graves o los dedos amputados pueden ser mortales. Esto se debe a que un corte profundo en la palma de la mano o un corte en varios dedos puede provocar una pérdida de sangre importante.

Si la hemorragia es grave (no sólo rezuma) o la sangre sale a chorros, toma inmediatamente medidas para controlar la hemorragia y llama al 911. Además, si te has cortado cualquier parte de un dedo, llama al 911. Ambas cosas son verdaderas emergencias.

Una vez que la hemorragia se haya detenido y la herida esté limpia, puedes vendarla con una venda adhesiva. Después de poner el vendaje, ponte un guante de látex o un guante de plástico para servir en esa mano si todavía tienes que preparar la comida.

Si el corte es de media pulgada o más profundo y se puede ver tejido debajo de la piel, es posible que necesite puntos de sutura. Una forma de comprobarlo es separar los bordes. Si puede, entonces el corte probablemente merezca un viaje a la sala de emergencias o al centro de atención urgente.

Afortunadamente, las heridas con cuchillos de cocina rara vez son mortales. Sin embargo, pueden provocar una hemorragia importante, especialmente si el corte es profundo o implica una amputación. En estos casos, debe buscar atención médica de urgencia. Por lo demás, puede tratar las heridas leves por cuchillo de cocina en casa lavando la lesión, dejando que supure un poco antes de detener la hemorragia y vendándola después.

Qué hacer cuando te cortas profundamente

«En cuanto al riesgo de infección, depende realmente del mecanismo del corte», explica la Dra. Sue. «Un corte por un clavo sucio y oxidado en la mano es más probable que se infecte que un corte por un cuchillo limpio en la parte superior del muslo».

1. Detener la hemorragia. Si te cortas, lo primero que debes hacer es aplicar presión con una venda o paño limpio, y mantener esa parte del cuerpo elevada por encima del corazón, si es posible. Una vez aplicada la presión, no retire repetidamente el vendaje para comprobar el corte: hacerlo puede interrumpir el proceso de coagulación.

«El cuerpo tiene un mecanismo normal para coagular, así que cuando se aplica la presión y luego se retira el apósito, se ha desprendido un coágulo y se tiende a sangrar más», dice la Dra. Sue. Si la hemorragia es intensa o no se detiene tras aplicar una presión constante, hay que buscar atención médica.

«De hecho, se han realizado estudios que demuestran que la limpieza con agua del grifo era tan eficaz como el uso de suero fisiológico estéril», dice la Dra. Sue. «No soy muy partidaria del peróxido o del Betadine porque mucha gente tiende a usar demasiado y eso puede ser tóxico para los tejidos».

Tejido blanco en el corte

Lo primero que debe hacer ante cualquier laceración es calmar a la víctima y, cuando sea posible, elevar la parte del cuerpo lesionada lo más posible por encima del corazón de la víctima. Protéjase usando guantes de primeros auxilios no permeables y una buena protección para los ojos.

A continuación, detenga la hemorragia. La mejor manera de hacerlo es aplicando una presión directa y constante sobre la herida mediante una compresa estéril, un paño o, si es necesario, un contacto directo de la mano con la herida (por eso se ha puesto los guantes). Mantén la presión durante 10 o 15 minutos. Si echas un vistazo y sigues viendo la hemorragia, el reloj se reinicia y te has ganado otros 10 o 15 minutos. Prueba al menos 2 rondas completas de presión directa antes de considerar un vendaje de presión, un torniquete u otras medidas más extremas.

Una vez detenida la hemorragia, examina de cerca la lesión. Comprueba los pulsos en la zona de la herida; deben ser fuertes y regulares. El tejido circundante debe estar caliente y rosado. No debe haber pérdida de sensibilidad y la función motora debe estar totalmente intacta. En general, cualquier diferencia que se observe en comparación con el lado no lesionado del cuerpo sugiere la posibilidad de una lesión más grave. En estos casos, la atención médica inmediata por parte de los profesionales sanitarios debe ser la máxima prioridad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad