¿Qué vitaminas y minerales contiene el queso?

Queso bajo en grasa

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico o de otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Estudios sobre el queso

Dato curioso: el queso Cheddar tiene su origen en el pueblo de Cheddar, en Somerset (Inglaterra), donde las cuevas húmedas y frescas proporcionaban las condiciones de humedad perfectas para la maduración del queso. Sin embargo, desde su creación en Inglaterra en algún momento del siglo XII, este sabroso producto lácteo se ha abierto paso en los corazones (y en los estómagos) de los amantes del queso de todo el mundo. Hoy en día, el cheddar es uno de los quesos favoritos de los estadounidenses, ya sea servido en quesadillas derretidas, en cremosos macarrones con queso o encima de una hamburguesa chispeante.

Aunque el cheddar es un complemento delicioso para muchas comidas reconfortantes, no tiene necesariamente la reputación de ser bueno para la salud. A mucha gente le preocupa su alto contenido en calorías y en grasas saturadas. Aunque tiene inconvenientes nutricionales, una cantidad moderada de queso cheddar puede ser una parte agradable de una dieta saludable.

La mayor parte de las preocupaciones sobre la salud del queso cheddar se centran en su contenido en grasas, y más concretamente en su contenido en grasas saturadas. Es cierto que el queso cheddar de leche entera tiene un alto contenido en grasas totales (10 gramos por onza) y en grasas saturadas (6 gramos por onza). Tradicionalmente, los consejos de nutrición han aconsejado consumir una dieta baja en grasas saturadas para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Grasas saludables

El queso es un alimento básico ancestral, apreciado por su riqueza, cremosidad, sabor y cualidades saciantes. Se descubrió en las antiguas civilizaciones durante el auge de la agricultura y la domesticación de ovejas y cabras por su leche. Por accidente, cuando la leche se dejaba al sol durante horas, se agriaba y los componentes proteicos se cuajaban en sólidos. Cuando la parte líquida, o suero, se drenó y se retiró dejando sólo la cuajada sólida, los agricultores se dieron cuenta de que esta cuajada tenía un sabor agradable.

Desde entonces, países de todo el mundo han experimentado con la elaboración de quesos, variando los tipos de leche, el tiempo que se deja envejecer y madurar el queso, y utilizando diferentes aditivos como la sal o el ácido para producir texturas y sabores únicos. La India es conocida por su paneer blando de sabor suave, Grecia descubrió el feta salado y desmenuzable hecho con leche de oveja o de cabra, y Cerdeña desarrolló el queso duro y picante para rallar llamado Pecorino Romano.

El queso es un alimento lácteo rico en nutrientes, que aporta proteínas, grasas y minerales. Algunos quesos duros en bloque que contienen poca humedad, como el Parmigiano-Reggiano y el cheddar curado, se almacenan fácilmente y viajan bien porque no requieren refrigeración. El queso puede ser mejor tolerado que la leche en algunas personas porque tiene menos lactosa, un tipo de azúcar que no se digiere fácilmente si las personas carecen de la enzima para descomponerla.

El queso más sano

El queso es un alimento básico ancestral, apreciado por su riqueza, cremosidad, sabor y cualidades saciantes. Se descubrió en las antiguas civilizaciones durante el auge de la agricultura y la domesticación de ovejas y cabras por su leche. Por accidente, cuando la leche se dejaba al sol durante horas, se agriaba y los componentes proteicos se cuajaban en sólidos. Cuando la parte líquida, o suero, se drenó y se retiró dejando sólo la cuajada sólida, los agricultores se dieron cuenta de que esta cuajada tenía un sabor agradable.

Desde entonces, países de todo el mundo han experimentado con la elaboración de quesos, variando los tipos de leche, el tiempo que se deja envejecer y madurar el queso, y utilizando diferentes aditivos como la sal o el ácido para producir texturas y sabores únicos. La India es conocida por su paneer blando de sabor suave, Grecia descubrió el feta salado y desmenuzable hecho con leche de oveja o de cabra, y Cerdeña desarrolló el queso duro y picante para rallar llamado Pecorino Romano.

El queso es un alimento lácteo rico en nutrientes, que aporta proteínas, grasas y minerales. Algunos quesos duros en bloque que contienen poca humedad, como el Parmigiano-Reggiano y el cheddar curado, se almacenan fácilmente y viajan bien porque no requieren refrigeración. El queso puede ser mejor tolerado que la leche en algunas personas porque tiene menos lactosa, un tipo de azúcar que no se digiere fácilmente si las personas carecen de la enzima para descomponerla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad