¿Qué tipo de carne es el jamón serrano?

Prosciutto

El jamón es un alimento muy apreciado en España y en todo el mundo. Se consume habitualmente en la mayoría de los hogares españoles. En España hay varios tipos de jamón curado, cuyo precio varía de económico a muy caro, y son bastante accesibles, ya que se venden en tiendas de comestibles, embutidos y supermercados.

El jamón es un alimento históricamente importante, secado y curado con sal durante siglos. Los pueblos de la Península Ibérica consumían carne de cerdo y jamón en su dieta, incluso en la época romana. Sin embargo, cuando los moros conquistaron la Península, debido a sus creencias religiosas, se prohibió comer cerdo. Después de que los cristianos recuperaran el control y obligaran a los musulmanes y judíos a convertirse o a exiliarse, la carne de cerdo recuperó su popularidad.

El jamón ibérico, como su nombre indica, se elabora únicamente a partir del cerdo ibérico. La cría del cerdo ibérico se limita a una zona del suroeste de España y el sureste de Portugal. Aunque se alimentan de algunos cereales, estos cerdos también vagan por el campo y se alimentan de bellotas. El proceso de curación del jamón ibérico dura de 14 a 36 meses.

Jamón italiano

La centralidad del jamón en la cocina española se hace evidente cuando se observa la gran variedad de productores repartidos por la Península Ibérica. De hecho, se podría decir que hay muchos tipos de jamón serrano como regiones y pueblos en España. Evidentemente, hay jamones y jamones: los menos y los más y más caros, unos más jugosos que otros.

Vamos a repasar los diferentes parámetros utilizados para clasificar los jamones serranos. En primer lugar, sin embargo, hay que destacar que el jamón serrano se refiere únicamente a los jamones elaborados a partir de cerdos ibéricos, generalmente Duroc, Landrace y/o Large White, aunque algunos pueden haber sido cruzados con un cerdo ibérico. Este es sin duda el principal rasgo distintivo respecto a los jamones ibéricos.

La zona de producción es un elemento que da caché a los jamones serranos más prestigiosos, y es que asociamos determinadas zonas geográficas con la calidad. La clave de esta identificación es, por un lado, la amplia experiencia de los productores locales, que pueden poner en práctica los conocimientos transmitidos de generación en generación, y, por otro lado, un clima de montaña adecuado para el secado ayuda a garantizar el éxito .

Carne curada

El jamón (pronunciación española: [xaˈmon], pl. jamones) es un tipo de jamón curado producido en España. Es uno de los alimentos más reconocidos a nivel mundial de la cocina española[1][2] y suele ser un componente de las tapas[3][4].

El jamón se consume normalmente en lonchas, bien cortadas manualmente de una pata en un puesto de jamonero con un cuchillo de corte fino y afilado, o bien cortadas de la carne deshuesada con una cortadora de fiambre giratoria. También se consume regularmente en cualquier forma en pequeñas porciones.

Como producto, el jamón es similar al presunto portugués y al prosciutto italiano, pero la producción se diferencia por una fase de curación más larga (hasta 18 meses), que le da una textura más seca, un color más profundo y un sabor más fuerte que el primero.

Una pata de jamón entera es considerablemente más barata en peso que su homóloga en lonchas porque incluye el hueso y la grasa no comestible. Sin embargo, una vez que se eliminan las capas de grasa externas y se expone la carne, el producto debe consumirse lo antes posible, ya que se inicia un proceso de secado y deterioro progresivo. Esto no es un problema para los restauradores y los minoristas, ya que consumen el producto mucho más rápido que un particular[6] Los consumidores domésticos suelen elegir el producto en lonchas, ya sea recién cortado en un puesto de charcutería, preenvasado comercialmente o conservado al vacío. El jamón es seguro de consumir siempre que se mantenga en su pata en un ambiente seco y fresco y se evite la luz solar directa, pero debe mantenerse refrigerado una vez cortado fuera de la pata[7][8].

Cocina española

El correcto proceso de conservación de un jamón serrano garantiza el mantenimiento a largo plazo de las cualidades sensoriales y organolépticas. El jamón serrano Consorcio es un producto cárnico que ha sido sometido a un proceso de estabilización y maduración, lo que significa que está en constante evolución.

El jamón serrano es un manjar gastronómico y cultural, un producto gourmet desde la antigüedad hasta nuestros días, gran representante de una tradición, de una sociedad y de una cultura que hace de la gastronomía un arte.

Su combinación única de propiedades y características organolépticas establecen a los jamones serranos como un producto exquisito apropiado para disfrutar en cualquier ocasión, ya sea en su día a día o en celebraciones.

El jamón curado es un alimento con un alto valor nutricional, recomendado para todo tipo de dietas. El inconfundible sabor, el agradable gusto y el exclusivo aroma del Jamón Serrano Consorcio son apreciados por los paladares más exquisitos y curiosos. Su excelente calidad hace que sea considerado como uno de los mejores jamones serranos españoles.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad