¿Qué significa más la dadiva de Dios es vida eterna?

Porque la paga del pecado es la muerte, pero el don de Dios es la vida eterna

Si no estás seguro o dudas por un momento de responder a esa pregunta, ¡tenemos la mejor noticia que podrías escuchar! ¡Los pocos minutos que le tomará leer lo siguiente pueden ser el tiempo más importante que jamás pasará!

El pecado es transgredir la ley de Dios e incluye cosas como la mentira, la lujuria, el engaño, la ira, los malos pensamientos, el comportamiento inmoral y más. Debido a esto, el hombre no puede salvarse a sí mismo. Si quisiera salvarse por medio de buenas obras, la Biblia dice que tendría que ser perfecto.

Dios odia nuestros pecados, pero debido a su amor por nosotros, los ha puesto todos sobre su Hijo. Cristo llevó nuestro pecado en la cruz. Jesús pagó el precio por nosotros. Tres días después, resucitó de entre los muertos, demostrando que había triunfado sobre el pecado y la muerte de una vez por todas. Jesucristo le ofrece ahora la vida eterna como un regalo gratuito. Este regalo se recibe por…

Este es un asunto muy importante. Aclaremos lo que esto implica.  Significa, primero, que usted transfiere su confianza de lo que ha estado haciendo a lo que Cristo ha hecho por usted en la cruz. Entonces recibes al Cristo resucitado y vivo en tu vida como tu único Salvador.

El don de dios es la vida eterna kjv

Cuando la Biblia habla de la salvación como un regalo de Dios, enfatiza el hecho de que la salvación es algo dado gratuitamente por Él y no algo que nos ganamos. Efesios 2:8-9 contrasta la salvación como un regalo de Dios con los esfuerzos humanos cuando enseña: «Porque por gracia habéis sido salvados mediante la fe. Y esto no es obra vuestra; es un don de Dios, no un resultado de las obras, para que nadie pueda presumir».

Otros lugares en la Escritura mencionan la salvación como un regalo también. En Romanos 5:15 se dice: «Pero el don gratuito no es como la culpa. Porque si muchos murieron por la transgresión de un solo hombre, mucho más la gracia de Dios y el don gratuito por la gracia de ese único hombre, Jesucristo, han abundado para muchos.» Aquí, el don gratuito de la salvación se contrasta con el pecado humano. Nuestros propios esfuerzos no pueden ganarnos el don de la salvación de Dios. Se da sólo por la fe en su Hijo Jesucristo.

Otro ejemplo importante se encuentra en Juan 4:10. Cuando Jesús habló con la mujer en el pozo, dijo: «Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: «Dame de beber», le habrías pedido, y él te habría dado agua viva». El don de Dios al que se refería era la salvación que se encuentra en Jesús.

Qué es el don gratuito de Dios

La Escalera de la Ascensión Divina es un importante icono conservado y expuesto en el Monasterio de Santa Catalina del Sinaí, situado en la base del monte Sinaí, en Egipto. El fondo dorado es típico de este tipo de iconos, que se fabricó en el siglo XII a partir de un manuscrito escrito por el monje del siglo VI Juan Clímaco, que se basó en la descripción bíblica de la escalera de Jacob. Representa la subida al cielo de los monjes, algunos de los cuales caen y son arrastrados por demonios negros.

La vida eterna se refiere tradicionalmente a la continuidad de la vida después de la muerte, tal y como se describe en la escatología cristiana. El Credo de los Apóstoles atestigua: «Creo… en la resurrección de la carne y en la vida eterna». Según este punto de vista, la vida eterna comienza tras la segunda venida de Jesús y la resurrección de los muertos, aunque en la literatura juanina del Nuevo Testamento hay referencias a que la vida eterna comienza en la vida terrenal del creyente, lo que posiblemente indica una escatología inaugurada.

Según la corriente principal de la teología cristiana, después de la muerte pero antes de la Segunda Venida, los salvados viven con Dios en un estado intermedio, pero después de la Segunda Venida, experimentan la resurrección física de los muertos y la recreación física de una Nueva Tierra. El Catecismo de la Iglesia Católica afirma: «Por la muerte el alma se separa del cuerpo, pero en la resurrección Dios dará vida incorruptible a nuestro cuerpo, transformado por la reunión con nuestra alma. Así como Cristo ha resucitado y vive para siempre, todos nosotros resucitaremos en el último día»[1] N.T. Wright sostiene que «el plan de Dios no es abandonar este mundo… Más bien, tiene la intención de rehacerlo. Y cuando lo haga, resucitará a todas las personas a una nueva vida corporal para vivir en él. Esa es la promesa del evangelio cristiano»[2].

Qué es la vida eterna en la Biblia

En Romanos 6:20-23, Pablo invita a los cristianos a considerar sus vidas antes de venir a Cristo y desde entonces. También compara las recompensas contrastantes de cada forma de vida: «Cuando erais esclavos del pecado, estabais libres del control de la justicia. ¿Qué beneficio obtuvisteis entonces de las cosas de las que ahora os avergonzáis? Esas cosas resultan en la muerte. Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han convertido en esclavos de Dios, el beneficio que cosechan conduce a la santidad, y el resultado es la vida eterna. Porque la paga del pecado es la muerte, pero la dádiva de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor».

Antes de la salvación, éramos esclavos del pecado y estábamos destinados a la muerte. Pero por la fe en Jesucristo, recibimos el don de Dios, que es la salvación de las almas para la vida eterna: «Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvar al mundo por medio de él» (Juan 3:16-17).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad