¿Qué queso puede estar fuera de la nevera?

¿Es necesario refrigerar el queso cheddar?

Para todos los amantes del queso, es fundamental saber cómo conservar correctamente las diferentes variantes de queso para poder disfrutarlas durante más tiempo. Pero, ¿debe refrigerar todos los quesos? A continuación, analizamos por qué debe refrigerar sus quesos y qué quesos puede incluso congelar.

El tema de la refrigeración del queso es objeto de un gran debate en la industria alimentaria. Mientras que muchos afirman que un almacenamiento más frío mantendrá el queso fresco durante más tiempo, otros argumentan que esto afectará al sabor del queso.

Sin embargo, cuando se trata de quesos como la mozzarella, muchos sostienen que la mozzarella fresca sabe mucho mejor cuando se sirve a temperatura ambiente y que la refrigeración hará que pierda gran parte de su sabor. Por otro lado, muchos de nosotros no vamos a comprar esa mozzarella más fresca que la fresca y consumirla ese mismo día, por lo que el frigorífico es el lugar donde guardarla hasta que esté lista para disfrutarla. La clave para devolver a la mozzarella su sabor anterior a la refrigeración es ponerla en remojo en leche caliente y salada durante una hora aproximadamente.

¿Es necesario refrigerar el queso?

Es posible que conozca la pauta de dos horas para dejar los alimentos perecederos fuera. ¿Se aplica a los quesos no refrigerados y cuánto tiempo pueden permanecer fuera? La respuesta es sí, pero el tiempo que un determinado queso permanece seguro para su consumo depende de su contenido de humedad y de si es fresco o curado, entre otros factores. Además, es mejor dejar que el queso se ponga a temperatura ambiente antes de servirlo para que adquiera los mejores sabores; esto suele llevar entre 20 y 30 minutos, así que téngalo en cuenta en el tiempo total.

La elaboración de queso existe desde hace miles de años y era una forma de conservar la leche antes de que existiera la refrigeración. Para comprender plenamente los principios de seguridad del queso, es importante saber cómo se fabrica. De hecho, las investigaciones han revelado que la mayoría de los quesos duros ralentizan el crecimiento de las bacterias, por lo que la probabilidad de que se produzcan enfermedades alimentarias causadas por el queso es extremadamente baja.

Los quesos elaborados en EE.UU. con leche pasteurizada que tienen menos humedad y un pH más bajo (ácido), como el Cheddar, el Parmesano, el Gouda, el Suizo y otros quesos duros y curados, tienen menos probabilidades de favorecer la proliferación de bacterias. Los quesos procesados pasteurizados, como el americano, también están en esta categoría debido a su mezcla de ingredientes y al tratamiento térmico.

Se olvidó de poner el queso en la nevera

En Cheese Grotto, lo que nos importa es vivir tu mejor vida con el queso. Por eso nos aseguramos de que tenga todo tipo de información útil al alcance de la mano, como por ejemplo, cómo almacenar el queso, cómo comprarlo (por ejemplo, en nuestra tienda de quesos online), cómo maridarlo y los mejores cuchillos para quesos.  Incluso hemos publicado una guía completa sobre cómo comer queso que cubre todo, desde el abastecimiento hasta el servicio.

Si alguna vez ha sacado un trozo de queso directamente de la nevera y lo ha comido, probablemente habrá notado que el queso no sabe mucho. Esto se debe a que la grasa es la portadora del sabor, y las temperaturas de refrigeración hacen que las moléculas de grasa del queso se contraigan.

Comer queso frío también significa que no puedes experimentar sus texturas cremosas, deliciosas y flexibles. Las grasas animales son sólidas a temperatura ambiente, y las temperaturas del frigorífico las endurecen aún más. Al igual que una barra de mantequilla recién sacada de la nevera no es ideal para untarla en el pan, el queso frío tiende a ser duro y ceroso, incluso los quesos blandos como las cortezas hinchadas y las cortezas lavadas.

El queso no está en la nevera

Los quesos varían mucho, y muchos no necesitan ser refrigerados para su conservación. Los quesos duros que pasan por un largo proceso de cocción y maduración suelen poder dejarse a temperatura ambiente durante mucho tiempo. Los quesos blandos, como el Brie, suelen necesitar más tiempo para madurar adecuadamente y no necesitan ser refrigerados.

El parmesano es un queso duro italiano que se sirve tradicionalmente rallado sobre platos de pasta o como antipasti. El parmesano abierto puede durar hasta un mes o más. El parmesano se pone en remojo en salmuera durante un mes después de ser cocinado, y luego se madura hasta dos años. Este proceso confiere al parmesano una textura y consistencia sólidas. El parmesano se conoce a veces por su nombre tradicional italiano, Parmigiano-Reggiano, por las zonas en las que se produce según la legislación de la Unión Europea.

El Brie es un queso francés con una consistencia suave y cremosa y una corteza blanda. El Brie está en su mejor momento cuando se deja madurar a temperatura ambiente. Este proceso, que mejora la textura y el sabor, puede durar hasta dos días. Después, el queso debería poder consumirse durante un par de días más. Los quesos blandos como el Brie pueden estropearse si se dejan fuera más de cuatro o cinco días.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad