¿Qué comen los lagartos en Uruguay?

Lagartijas sudamericanas

Actualmente se calcula que hay más de 10.000 especies diferentes de reptiles en la faz del planeta, desde el cocodrilo devorador de carne hasta la tortuga amante de las lechugas. No existe una dieta para todos los reptiles.

Eso significa que es importante que investigues sobre tu mascota. Dedica tiempo a leer sobre la dieta silvestre de la especie de tu reptil y luego encuentra la mezcla adecuada de alimentos frescos, gránulos y suplementos para mantenerlo sano durante una larga vida.

Es probable que alimente a su mascota con roedores de serpiente porque son, con mucho, la forma más fácil de alimentar a un reptil en cautividad. Estos pueden ser alimentados a diferentes edades y pueden ser congelados, recién muertos o vivos. Tenga cuidado al alimentar a su serpiente con presas vivas; las presas vivas podrían atacar o herir a las serpientes en algunos escenarios. Si quiere alimentar a su serpiente con presas vivas, asegúrese de que la serpiente se las come; de lo contrario, retire el animal vivo del entorno de su serpiente si no muestra interés después de 10 a 15 minutos.

Algunas serpientes no comen a menos que se muevan, lo que significa que no hay ninguna opción para evitar los roedores si tiene un reptil carnívoro. Si te da reparo alimentar a tu nueva mascota con ratones congelados o vivos, considera evitar las serpientes carnívoras.

Cómo se introdujo el tegu

El investigador Valentín Pérez Mellado, de la Universidad de Salamanca, ha realizado observaciones en las últimas décadas en Baleares que llevan a conclusiones sorprendentes sobre la adaptación evolutiva de estos animales

En 1997, Valentín Pérez Mellado describió, al mismo tiempo que un equipo del CSIC que trabajaba de forma independiente, el primer caso conocido en el mundo de un reptil que polinizaba una planta. Se trataba de la lagartija balear (Podarcis lilfordi), que trepa por el hinojo marino (Crithmum maritimum) para sorber el néctar de sus flores. Los granos de polen se quedan pegados y, mientras se mueven de planta en planta, las polinizan. Hoy en día existen otros casos similares, pero ese «resultado espectacular» fue sólo el primero de una serie de avances relacionados con este reptil.

Si este mecanismo es fascinante, aún lo es más la relación entre el Drucunculus muscivorus y la lagartija balear observada por los científicos en los últimos años. Los investigadores creen que la planta llegó a la Isla del Aire hace menos de 70 años. De hecho, se había visto allí hace poco tiempo; sin embargo, de repente, el islote fue invadido por la rapa mosquera.

Tegu

Cuando piensa en reptiles como mascotas, ¿cuáles son las primeras criaturas que le vienen a la mente? Tal vez piense en la salamanquesa leopardo o el dragón barbudo, ya que son los lagartos más comunes que se tienen como mascotas. O tal vez se imagina algo más exótico, como un camaleón o una pitón bola.

Una de las razones por las que la herpetocultura fascina a tanta gente es que es única. En lugar de adoptar una mascota peluda tradicional, como un perro o un gato, muchas de las personas que deciden cuidar de una mascota escamosa de sangre fría se sienten atraídas por su naturaleza y apariencia poco convencionales. Un verdadero amante de los reptiles le dirá que sus mascotas no son menos adorables o cariñosas que cualquier otra, y que también pueden ser sorprendentemente inteligentes.

Hablando de reptiles inteligentes, apuesto a que los tegus eran una de las últimas criaturas que le venían a la mente al imaginarse un reptil como mascota, si es que se le ocurría. A decir verdad, estos primos lejanos de la familia de los monitores no son tan populares entre la mayoría de los propietarios de reptiles. Y es una verdadera lástima, porque los tegus son algunos de los lagartos más inteligentes e interesantes que se pueden tener como mascota.

Mascota Tegu

Generalmente se supone que los lagartos son activos siempre que las condiciones climáticas son favorables. Homonota uruguayensis (Vaz-Ferreira & Sierra de Soriano, 1961) es el único geco nativo -y lagarto nocturno- que vive en el bioma pampeano del norte, y su ecología es poco conocida. Este estudio tuvo como objetivo describir el patrón de actividad diaria y anual de esta especie y su relación con las temperaturas ambientales. El estudio se realizó en el extremo sur de Brasil (Rosário do Sul, Estado de Rio Grande do Sul), entre mayo de 2010 y enero de 2011 en un afloramiento rocoso situado en el bioma pampeano. El estudio se realizó en un total de cuatro salidas de campo estacionales, totalizando 1185 horas de trabajo de campo. Los datos se recogieron, tanto de día como de noche, en turnos de 6 horas (duración del periodo de muestreo). En cada turno se recorrió aleatoriamente la zona para registrar la actividad y el uso del microhábitat por parte de los lagartos. En total se registraron 1541 ejemplares a lo largo del estudio. Homonota uruguayensis mostró actividad diurna y nocturna en las cuatro estaciones, con períodos de actividad diaria que variaron significativamente entre todas las estaciones en un patrón cíclico y multimodal, sin relación significativa con las temperaturas ambientales. No hubo diferencias en la actividad relacionadas con el sexo y las clases de edad. La mayoría de los lagartos activos se encontraron cuando las temperaturas del aire oscilaban entre 14 °C y 32,9 °C (82% de los lagartos activos) y las temperaturas del sustrato oscilaban entre 10 °C y 32,9 °C (87% de los lagartos activos).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad