¿Qué características tienen los refranes y las fábulas?

Fábulas famosas

W. Mettmann, «Spruchweisheit und Sprachdichtung in der spanischen und katalanischen Literatur des Mittelalters», en P. Carnes, ed., Proverbia in Fabula: Essays on the Relationship of the Fable and the Proverb, Berna, etc., 1988, pp. 165-95.

Idem, «Talmudic-Midrashic Affinities of Some Aesopic Fables», en G. Megas, ed., Proceedings of the Fourth International Congress for Folk-Narrative Research in Athens, Atenas, 1965, pp. 466-83; también en E. Yassif, ed., Jewish Folklore Between East and West: Collected Papers, Beer-Sheva, 1989, pp. 197-215.

Ejemplo de fábula

La fábula es un género literario: una historia de ficción sucinta, en prosa o en verso, que presenta animales, criaturas legendarias, plantas, objetos inanimados o fuerzas de la naturaleza antropomorfizadas, y que ilustra o conduce a una lección moral particular (una «moraleja»), que al final puede añadirse explícitamente como una máxima o un dicho concisos.

El uso no siempre se ha distinguido tan claramente. En la versión King James del Nuevo Testamento, «μῦθος» («mythos») fue traducido por los traductores como «fábula»[1] en la Primera Epístola a Timoteo, la Segunda Epístola a Timoteo, la Epístola a Tito y la Primera Epístola de Pedro[2].

La fábula es una de las formas más duraderas de la literatura popular, difundida al exterior, según coinciden los investigadores modernos,[3] menos por antologías literarias que por transmisión oral. Las fábulas se encuentran en la literatura de casi todos los países.

El variado corpus denominado Aesopica o Fábulas de Esopo incluye la mayoría de las fábulas occidentales más conocidas, que se atribuyen al legendario Esopo, que se supone fue un esclavo en la antigua Grecia hacia el año 550 a.C. Cuando Babrius puso las fábulas de la Esopica en verso para un príncipe heleno, «Alejandro», declaró expresamente en la cabecera del libro II que este tipo de «mito» que Esopo había introducido a los «hijos de los helenos» había sido una invención de los «sirios» de la época de «Ninos» (que personifica a Nínive para los griegos) y Belos («gobernante»). [Se dice que Epicarmo de Kos y Formis fueron de los primeros en inventar fábulas cómicas[5]. Entre las fábulas más conocidas de Esopo están «El cuervo y el cántaro», «La tortuga y la liebre» y «El león y el ratón». En la antigua educación griega y romana, la fábula era el primero de los progymnasmata -ejercicios de formación en composición en prosa y oratoria- en los que se pedía a los alumnos que aprendieran fábulas, las ampliaran, inventaran las suyas propias y, finalmente, las utilizaran como ejemplos persuasivos en discursos forenses o deliberativos más largos. La necesidad de los instructores de enseñar, y de los estudiantes de aprender, una amplia gama de fábulas como material para sus declamaciones hizo que se reunieran en colecciones, como las de Esopo.

Características de las fábulas pdf

El manejo que hace Henryson de sus fuentes para las Fábulas revela, por tanto, una profunda familiaridad con la tradición esópica encarnada en el Rómulo del currículo medieval, así como una aguda conciencia de los recientes desarrollos en la incorporación de material extracanónico en el «Esopo» impreso (Wheatley, Mastering Aesop, pp. 150-56, 162; Lyall, «Henryson’s Moral Fabillis», 89-90). La forma en que las Fábulas de Henryson fueron recibidas por generaciones de lectores escoceses puede vislumbrarse en el breve poema con el que el joven comerciante de Edimburgo George Bannatyne comienza la quinta parte de su antología manuscrita, dedicada a «the Fabillis of Esop, with divers uthir fabillis and poeticall workis… 156[6]8» (fol. 298r):

Las alusiones a los «devyne doctouris» y a los «Grave materis» ocultos indican que, a pesar de que un siglo y la Reforma le separan de la composición original de las Fábulas de Henryson, Bannatyne todavía disfruta de la propiedad de los comentarios escolásticos que revelan los repentinos saltos conceptuales de la vívida e incluso picante narrativa.

Qué es una fábula para niños

Una fábula es un tipo de historia que muestra algo en la vida o tiene un significado de una palabra. Una fábula es una historia divertida pero puede enseñar una lección o sugerir una moraleja a partir de ella. Una fábula comienza en la mitad de la historia, es decir, salta al evento principal sin una presentación detallada de los personajes. Los personajes de una fábula pueden ser personas, animales, dioses o cualquier otra cosa. Cuando se utilizan animales y objetos en las fábulas, piensan y hablan como personas, aunque actúan como animales u objetos. Por ejemplo, en una fábula, una vasija de barro puede decir que tiene miedo de que la rompan.

Las historias que cuentan las fábulas suelen ser muy sencillas. Para entender una fábula, el lector o el oyente no necesita saberlo todo sobre los personajes, sólo una cosa importante. Por esta razón, los animales se suelen utilizar en las fábulas de una forma que se entiende fácilmente porque siempre es la misma. Mantienen las mismas características de un cuento a otro.

Así que si una persona siempre hace un gran escándalo para llamar la atención, o si una persona dice que algo malo ha sucedido cuando no es así, entonces se le llama «gritar como un lobo» y la gente dejará de molestarse en prestar atención, incluso cuando las cosas vayan realmente mal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad