¿Cuál aceite es bueno para el hígado?

Cómo tomar aceite de oliva para el hígado

En relación con la dieta, se ha demostrado que el aceite de oliva puede tener un efecto beneficioso. Varios estudios concluyen que su ingesta puede reducir significativamente el depósito de grasa en el hígado. En un estudio reciente, se administró aceite de oliva en la dieta a 32 pacientes con hígado graso durante 12 semanas y se comparó con otros 34 que tomaron aceite de girasol. En los pacientes en los que la dieta incluía aceite de oliva, se constató una mayor disminución de la grasa hepática y del porcentaje de grasa corporal que en los que recibieron aceite de girasol. Otros estudios han demostrado un efecto similar al comparar el aceite de oliva con otros tipos de aceite (como el de soja y el de cártamo).

Por otra parte, otro estudio incluyó a 43 pacientes con enfermedad del hígado graso divididos en dos grupos y que siguieron una dieta hipocalórica con o sin aceite de oliva virgen extrafino (3 cucharadas diarias de aceite junto con la dieta). En los pacientes que tomaron aceite de oliva se produjo una disminución significativa de las transaminasas y del peso (una media de 3,45 kg) en comparación con los controles.

Qué aceite es bueno para el hígado graso

Búsquedas que consideraron los efectos del AOVE en modelos in vivo e in vitro, con énfasis en el mecanismo molecular del daño tisular hepático y la prevención y/o tratamiento de la esteatosis, la esteatohepatitis, la cirrosis, el carcinoma hepatocelular y la lesión por isquemia-reperfusión.

Los efectos moleculares más relevantes del AOVE implicados en la prevención o resolución del daño hepático son (i) Activación del factor de transcripción nuclear eritroide 2-like 2 (Nfr2), induciendo la respuesta antioxidante celular; (ii) Inactivación del factor de transcripción nuclear-κB (NF- κB), previniendo la respuesta inflamatoria celular; y (iii) Inhibición de la vía PERK, previniendo el estrés del retículo endoplásmico, la autofagia y la respuesta lipogénica.

Qué aceite de oliva es bueno para el hígado graso

La enfermedad hepática, o NAFLD, es una afección grave que afecta a 1 de cada 3 personas en las poblaciones occidentales, caracterizada por la acumulación de grasa en el hígado y que suele pasar desapercibida hasta que es demasiado tarde. Los fosfolípidos del aceite de krill contienen los vitales ácidos grasos omega-3 y colina, dos nutrientes esenciales que son una forma clínicamente relevante y eficaz de apoyar la salud óptima del hígado.

Entonces, ¿por qué deberíamos preocuparnos por nuestro hígado? ¿Y cómo pueden los fosfolípidos del aceite de krill ayudar específicamente al hígado? Este artículo resume todo lo que necesitas saber sobre el hígado graso y por qué los fosfolípidos del aceite de krill son una opción inteligente.

Nuestro hígado es uno de los órganos más sorprendentes del cuerpo. Por supuesto, todos nuestros órganos son vitales para nuestra salud en general, pero el hígado realiza innumerables funciones que hacen que todo funcione como es debido. Es el centro de nuestra salud metabólica, con algunas de sus funciones más importantes:

El hígado puede realizar unas 500 funciones diferentes, pero podría decirse que uno de los trabajos más exigentes para el hígado es filtrar nuestra sangre y tomar las decisiones difíciles sobre lo que debe estar allí y lo que no.

El mejor aceite de oliva para el hígado

La esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) y la enfermedad del hígado graso no alcohólico están aumentando en los adultos y es probable que también lo hagan en los niños. El objetivo de la presente investigación fue evaluar el efecto protector del aceite de salvado de arroz y del aceite de semilla de calabaza contra la dieta de alta fructosa (HFD) que induce la esteatohepatitis no alcohólica (NASH). Los resultados mostraron una elevación significativa de la bilirrubina total y directa en plasma, de las actividades de las transaminasas, del colesterol total (T-Ch), de los triglicéridos (TG), del colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL-Ch) el factor de necrosis tumoral-α (TNF-α) y el malondialdehído (MDA), con un aumento significativo de los TG, T-Ch y MDA en el hígado, junto con una reducción significativa del colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (HDL-Ch) en el plasma y un aumento del T-Ch/HDL-Ch en las ratas alimentadas con HFD en comparación con las alimentadas con una dieta equilibrada. La histopatología del hígado de las ratas alimentadas con HFD confirmó la inducción de NASH. El aceite de salvado de arroz y el aceite de semilla de calabaza produjeron mejoras en los parámetros bioquímicos con diferentes grados. El aceite de semilla de calabaza revirtió todos los cambios histopatológicos que se producen en el tejido hepático, que llegó a ser comparable a la normalidad en algunas ratas. En conclusión, las ratas alimentadas con una dieta alta en fructosa son un buen modelo para estudiar la EHNA. El aceite de salvado de arroz y el aceite de semilla de calabaza ofrecen una protección hepática contra la EHNA en el modelo de rata.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad