¿Cuánto jamón se saca de una paleta?

Cómo hacer jamón de cerdo

Esta es una de las dudas más comunes que suelen tener los clientes: ¿es mejor comprar un jamón o una paleta? La respuesta es fácil: no es que uno sea mejor que el otro, pero por supuesto, como muchas otras cosas en la vida, depende de las preferencias y necesidades de cada uno.

En cuanto al tamaño, los jamones son siempre más grandes que las paletas. En cuanto al peso, los jamones suelen oscilar entre los 7 Kg y los 9,5 Kg, aunque puede ser menor en los jamones 100% ibéricos, o mayor en los cerdos de mayor tamaño. Por el contrario, las paletas suelen estar entre los 4 Kg y los 6 Kg.

En cuanto a la curación, el jamón ibérico suele necesitar entre 24 y 36 meses dependiendo del tipo de jamón que sea, mientras que la paleta ibérica suele necesitar entre 16 y 24 meses dependiendo también del tipo.

Aunque tienen un sabor bastante similar, podemos encontrar algunas diferencias. Si queremos que sea un poco más meloso gracias a su grasa intramuscular, y también una mayor variedad de sabores, debemos optar por el jamón.

Además, el precio por kilo de la paleta también suele ser menor. Esto se debe a que la cantidad de carne magra en proporción a la cantidad de corteza, grasa y hueso es menor en la paleta que en el jamón.

Cómo curar la paleta de cerdo para hacer jamón

La paleta proviene de la pata delantera del cerdo. Al igual que nuestra gama de jamones, Don Cala le presenta la Paleta de Tradición.  Larga y fina, su tonalidad rojiza es indicativa del magnífico sabor que le espera. Esta exquisita pieza de cerdo pesa alrededor de 5,5 kg.

La paleta es la pata delantera del cerdo y contiene algo menos de carne que nuestros jamones. Dado que son más pequeñas y pesan menos, el proceso de curación es más corto. La salazón en crudo exagera el sabor y su tono rojizo resalta los exquisitos sabores que están por venir.

Nuestra primera selección procede de cerdos criados en las mejores dehesas y alimentados por los recursos naturales de un ecosistema incomparable. Los tiempos de curación son:  26 meses para el jamón y 18 meses para la paleta.

Piezas enteras: Si ya eres un experto en jamones y tienes todas las herramientas necesarias, nada mejor que una de nuestras piezas enteras para disfrutar de una loncha de jamón o paleta recién cortada. Un jamón entero pesa alrededor de 8 kg frente a una paleta que pesa alrededor de 5,5 kg.

Receta sencilla de salmuera para jamón

Jamón glaseado de arce: este es el glaseado de jamón que se utiliza cuando se quiere añadir un toque especial a su jamón horneado festivo, ¡pero sin dejar de ser fácil!  El glaseado pegajoso más increíble con la sutil fragancia del arce y el toque de las especias navideñas, esta es LA receta de jamón de Navidad que hago para regalar y llevar a las reuniones año tras año.

Cuando se trata de jamón, la receta de glaseado de jamón no tiene nada que ver, es literalmente mezclar unos pocos ingredientes. La parte que no es un paso cotidiano es pelar la piel, pero no te preocupes, los pasos visuales y el vídeo de la receta que encontrarás a continuación te guiarán. No es un gran problema, ¡la piel QUIERE salir!

Esto es lo que necesita para el glaseado de jamón de arce. Con tan pocos ingredientes, ¡es mágico cómo se transforma una vez horneado!  Es la combinación del glaseado, la caramelización de la grasa en la superficie del jamón y la sal en el propio jamón (por eso no uso ninguna sal en el glaseado).

Esta parte no podría ser más fácil: sólo hay que pincelar o echar una cuchara al jamón con el glaseado de arce, exprimir el zumo de naranja y meterlo en el horno para hornearlo, echando el glaseado reservado cada 20 minutos más o menos.

Procedimiento de elaboración del jamón

Gracias al «fiel lector» que compartió esta información (editada ligeramente por mí) de un artículo en línea sobre el jamón. Esta información es realmente oportuna, tanto que os animo a copiarla y recortarla para vuestros archivos.

Dependiendo de cómo se cure un jamón totalmente cocido o de la cantidad de agua que se inyecte con la solución de salmuera, el contenido de agua varía mucho, tanto que el Departamento de Agricultura de EE.UU. exige que las etiquetas reflejen el contenido de agua.

Los jamones se inyectan con una solución de salazón de sal, azúcar, condimentos y agua (para distribuirla por la carne) antes de que se cocinen o entren en el ahumadero. Los jamones a los que se les inyecta una baja cantidad de agua -que se escapa durante el proceso de ahumado- reciben la etiqueta de «jamón» y el USDA los considera productos sin agua añadida. Estos jamones suelen venderse a través de empresas especializadas en jamones.

Los jamones y embutidos enlatados suelen llevar esta etiqueta. El diez por ciento del peso de un jamón con adición de agua puede ser solución. Este jamón no se calienta bien; pierde agua en el horno y cambia de textura. Es mejor servirlo frío, cortado en rodajas finas en sándwiches.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad