¿Cuál es la diferencia entre un embarazo de niña o niño?

¿Cuáles eran tus síntomas cuando estabas embarazada de un niño?

Pero, ¿y si pudieras saberlo sólo por el calor que hacía cuando concebiste, o por la intensidad de tus náuseas matutinas? Los cuentos populares son una cosa, pero ¿qué factores de la vida real pueden afectar al sexo de tu bebé?

La mayoría de las veces, la madre naturaleza sabe equilibrar el número de niños que nacen con el número de niñas. Si hay demasiados niños, a lo largo de unas cuantas generaciones nacerán más niñas hasta que el número esté más equilibrado (Gellatly 2019).

Por lo tanto, es probable que las cosas que pueden influir en el sexo del bebé por nacer tengan un efecto muy pequeño. ¡No hay garantía de que si alguna de estas cosas sucede, dictará si terminas con una niña o un niño!

Ten en cuenta que muchas de las pruebas científicas son escasas y que algunas de ellas son muy discutidas por los expertos. Pero sigue siendo divertido intentar adivinar. Quizá también quieras leer sobre formas más precisas de averiguar el sexo de tu bebé.

En el Reino Unido, y en todo el mundo, nacen más niños que niñas (UNPF 2017). Por cada 100 niñas nacidas, nacen alrededor de 105 niños (UNPF 2017). Así que, en general, es ligeramente más probable tener un niño que una niña.

Diferencia entre los síntomas del embarazo de un niño y de una niña

Hoy en día, la mayoría de los padres quieren saber el sexo de su bebé antes de que nazca. Una de las formas más habituales de hacerlo es con una ecografía, que se realiza con mayor frecuencia entre las semanas 18 y 20 de gestación.

Según un estudio de 2012 publicado en la revista Obstetrics and Gynecology, nada menos que el 69% de los padres quería saberlo. Entre las razones citadas, el 77,8% quería saberlo «por curiosidad», el 68% «solo quería saberlo» y el 66,8% lo hacía «porque era posible.»

Vea todos los episodios de nuestra serie de vídeos Stay Calm Mom y siga cómo nuestra presentadora Tiffany Small habla con un grupo diverso de mujeres y con los mejores médicos para obtener respuestas reales a las mayores preguntas sobre el embarazo.

La ecografía prenatal es una prueba no invasiva que utiliza ondas sonoras audibles para producir imágenes de la forma y la posición del feto en el útero. Es el método preferido para obtener imágenes durante el embarazo, ya que no implica radiación ni supone un daño para el feto o la madre.

La ecografía se utiliza habitualmente en distintas fases del embarazo. Aunque la mayoría de los médicos esperan hasta las seis semanas para realizar la primera ecografía, el saco gestacional puede verse a partir de las cuatro semanas y media, mientras que el latido del corazón puede detectarse a partir de las cinco.

Diferencia entre la barriga de un niño y una niña embarazada

Hechos y mitos sobre la predicción del sexo de tu bebé. ¿Terribles náuseas matutinas? ¡Definitivamente es una niña! ¿No hay cambios de humor? Debe ser un niño… Hay docenas de señales que se cree que indican el sexo de un bebé que aún está en el útero, pero sabemos que la mayoría de ellas se basan en el folclore y no en la ciencia. Aun así, si estos mitos persisten, ¿no tienen alguna base de verdad? Este artículo analiza ocho de las creencias más comunes.

El sexo del bebé se determina en el momento de la fecundación del óvulo. La prueba de la ecografía a las 20 semanas de embarazo es la forma más fiable de descubrir el sexo del feto, pero una pequeña minoría de futuros padres decide mantener el sexo de su hijo en el misterio hasta el día del nacimiento. ¿Por qué queremos saberlo? ¿Y por qué algunos no pueden esperar? ¿Qué esconde nuestro deseo de conocer o no el sexo de nuestros bebés por adelantado?

El mito. La frecuencia de las náuseas que experimenta una mujer embarazada puede predecir el sexo de su bebé. Según el folclore, si una mujer no tiene náuseas matutinas en el primer trimestre, debe prepararse para dar la bienvenida a un niño. Pero si las náuseas matutinas son intensas, es probable que haya una niña en camino.

Prueba de niño o niña

En las niñas, surge un pequeño brote entre el tejido de las piernas. Este brote se convertirá en el clítoris. La membrana que forma un surco debajo del brote se separa para convertirse en los labios menores y la abertura vaginal.

A las 22 semanas, los testículos se han formado en el abdomen. Ya contienen esperma inmaduro. Pronto iniciarán su descenso al escroto, pero es un viaje largo. Llegarán a su destino al final del embarazo o, en el caso de algunos niños, después del nacimiento.

Si estás deseando saber si vas a tener una niña o un niño, tendrás que esperar hasta que tengas al menos 17 semanas de embarazo. Es entonces cuando los genitales se han desarrollado lo suficiente como para ser vistos en una ecografía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad