¿Qué ingredientes lleva el queso Cabrales?

Aperitivos navideños – 365 by Whole Foods Market

El bistec y el queso azul están hechos el uno para el otro, y esta receta de salsa de queso azul es fácil de preparar y de acompañar al bistec. Sírvela como guarnición o ponla sobre la carne. La salsa es tan rica que un poco da para mucho.

¿No está seguro de qué variedad de queso azul utilizar? Aquí tienes una rápida introducción. Al tener una textura tan blanda, el queso azul se derrite rápida y completamente, especialmente cuando se sirve sobre la pasta caliente. En este plato, no quieres que se derrita por completo, ya que cubrirá el filete, pero quieres cocinarlo hasta que esté espeso y cremoso y aún tenga algo de estructura.

Todos los quesos azules tienen un sabor fuerte y salado. Merece la pena experimentar con algunos tipos diferentes para determinar cuál prefiere. Algunas de las variedades de queso azul más populares son el Gorgonzola, el azul Cashel, el azul suero de leche y el azul Maytag.

El Gorgonzola, en particular, tiene una textura muy cremosa que se adapta bien a las salsas, y no es tan picante como otros quesos azules. Se puede encontrar en la mayoría de las tiendas de comestibles. Pero cualquier variedad de queso azul es válida.

Queso de Cabrales cerca de mí

El Cabrales (queso de Cabrales) es un queso azul elaborado de forma artesanal por los ganaderos rurales de Asturias, España. Este queso puede elaborarse con leche de vaca pura y sin pasteurizar o mezclado de forma tradicional con leche de cabra y/o de oveja, lo que le confiere un sabor más fuerte y picante[1].

La leche se calienta primero y se cuaja mediante la adición de cuajo. El suero se separa de la cuajada, que se introduce en moldes cilíndricos llamados arnios, se sala y se deja curar y endurecer. Tras el periodo de curación inicial de unas dos semanas, el Cabrales se envejece entre dos y cinco meses más en cuevas naturales de las montañas calizas de la zona. Los quesos se colocan en estanterías de madera conocidas como talameras, donde se giran y limpian periódicamente. La humedad relativa en estas cuevas suele ser del 90% y la temperatura es de 7 a 13 °C, condiciones que favorecen el desarrollo de mohos de penicillium que producen vetas de color azul verdoso en todo el queso[1].

El Cabrales tiene un sabor fuerte, a veces bastante ácido, que puede ser muy complejo cuando se elabora con leches mixtas. Al igual que el Gorgonzola y el Roquefort, es un famoso queso azul cuyo nombre está protegido por la legislación europea.

Cómo hacer queso Colby

Su nombre proviene del pueblo asturiano donde se elabora desde tiempos inmemoriales. De sabor fuerte y olor penetrante, es un queso graso, de corteza natural, elaborado normalmente con una mezcla de leche cruda de vaca, cabra y oveja. Se envejece en cuevas naturales de montaña a una temperatura de entre 8º y 12º durante entre dos y cuatro meses. Estas condiciones favorecen la aparición del moho penicillium, que crea las características vetas verde-azuladas. Además de consumirse solo, es muy apreciado como base de salsas y para acompañar muchos platos de alta cocina. Está protegida por una Denominación de Origen desde 1981.Temporada: La producción primaria es en primavera y verano, pero también se elabora durante el resto del año.

Solomillo de Buey con Salsa de Cabrales:  En Asturias se elaboran más de dos docenas de tipos distintos de queso, entre ellos dos azules merecidamente celebrados, el de Cabrales y el de Valdeón. Cualquiera de ellos puede utilizarse para este rápido pero elegante plato de carne.

Solomillo de Cerdo al Cabrales – Solomillo de Cerdo al Cabrales

Elaborado con una mezcla de leche de cabra, oveja y vaca, el Cabrales es un queso azul español picante, ácido y cremoso. El Cabrales es desmenuzable y frágil, más seco que el Roquefort y menos salado. Es bastante fuerte, con una mayor proporción de vetas azules (que pueden estar más cerca del color púrpura) que otros quesos.

Un buen Cabrales está completamente atravesado por un profundo veteado de moho. La corteza de fuerte olor es pegajosa y amarilla; el interior es compacto, con muchos agujeros y vetas azules. El queso debe tener un aspecto fresco con vetas intensas y claras de color azul violáceo. Evite el Cabrales si el interior se está volviendo gris.

Retire y deseche el envoltorio de las hojas si es necesario. Casi todos los quesos azules tienen bastante grasa, por lo que en la cocción actúan más como una mantequilla madura y cremosa que como un queso. Por esta razón, si va a utilizar el calor, es mejor no cocer realmente los quesos azules, sino fundirlos suavemente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad