¿Qué es bueno para bajar el colesterol rápido?

Cómo reducir el colesterol rápidamente

Hay varios alimentos que no sólo forman parte de una dieta saludable, sino que también pueden ayudar activamente a reducir el colesterol. Intente comer algunos de ellos a diario como parte de su dieta saludable. Cuanto más los añada a su dieta, más le ayudarán a reducir el colesterol, especialmente si reduce también las grasas saturadas.

El pescado azul es una buena fuente de grasas insaturadas saludables, en concreto de un tipo llamado grasas omega-3. Intente comer dos raciones de pescado a la semana, de las cuales al menos una debe ser azul. Una ración equivale a 140 g, pero puedes comer dos o tres raciones más pequeñas a lo largo de la semana. El pescado en conserva, congelado o fresco es válido, por ejemplo, el salmón, las sardinas, las sardinas, la trucha, el arenque y la caballa.

Las frutas y verduras pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer. Contienen vitaminas, minerales y sustancias químicas vegetales que ayudan a mantener la salud, y la mayoría contienen poca o ninguna grasa y son bajas en calorías, por lo que pueden ayudar a mantener un peso saludable. Además, si comes más fruta y verdura, lo más probable es que comas menos de otros alimentos más energéticos.

Reducir el colesterol de forma natural

El colesterol alto aumenta el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y ataques cardíacos. Los medicamentos pueden ayudar a mejorar su colesterol. Pero si prefiere hacer primero cambios en su estilo de vida para mejorar su colesterol, pruebe estos cinco cambios saludables.

El ejercicio puede mejorar el colesterol. La actividad física moderada puede ayudar a aumentar el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL), el colesterol «bueno». Con el visto bueno de su médico, haga al menos 30 minutos de ejercicio cinco veces por semana o una actividad aeróbica vigorosa durante 20 minutos tres veces por semana.

Llevar incluso unos cuantos kilos de más contribuye a aumentar el colesterol. Los pequeños cambios suman. Si toma bebidas azucaradas, cámbielas por agua del grifo. Pica palomitas de maíz o galletas saladas, pero ten en cuenta las calorías. Si te apetece algo dulce, prueba con sorbetes o caramelos con poca o ninguna grasa, como las gominolas.

Busca formas de incorporar más actividad a tu rutina diaria, como usar las escaleras en lugar de coger el ascensor o aparcar más lejos de tu oficina. Dé paseos durante los descansos en el trabajo. Intenta aumentar las actividades de pie, como cocinar o hacer trabajos de jardinería.

Qué es el colesterol

El cuerpo necesita algo de colesterol para funcionar correctamente. Pero si tiene demasiado en la sangre, puede adherirse a las paredes de las arterias y estrecharlas o incluso bloquearlas. Esto hace que corra el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria y otras enfermedades del corazón.

El colesterol viaja por la sangre en unas proteínas llamadas lipoproteínas. Un tipo, el LDL, se denomina a veces colesterol «malo». Un nivel elevado de LDL provoca una acumulación de colesterol en las arterias. Otro tipo, el HDL, se denomina a veces colesterol «bueno». Transporta el colesterol de otras partes del cuerpo hasta el hígado. A continuación, el hígado elimina el colesterol del cuerpo.

Elija grasas más saludables: debe limitar tanto las grasas totales como las saturadas. No más del 25 al 35% de las calorías diarias deben proceder de las grasas alimentarias, y menos del 7% de las calorías diarias deben proceder de las grasas saturadas. Dependiendo de la cantidad de calorías que consuma al día, éstas son las cantidades máximas de grasas que debe consumir:

La grasa saturada es una grasa mala porque aumenta el nivel de LDL (colesterol malo) más que cualquier otra cosa de la dieta. Se encuentra en algunas carnes, productos lácteos, chocolate, productos de panadería y alimentos fritos y procesados.

Alimentos con colesterol que hay que evitar

El chocolate negro es una golosina naturalmente dulce con la que deberías sentirte bien; contiene más cacao que otros productos de chocolate, lo que proporciona mayores cantidades de flavonoides en cada porción (¡una bendición para tu sistema cardiovascular!). Un estudio de 2017 publicado en el Journal of the American Heart Association descubrió que el consumo de chocolate negro (¡así como de almendras!) mejoraba los perfiles de lípidos en sangre con el tiempo. Trate de seleccionar un producto de chocolate negro que tenga al menos un 70% de concentración o más, dice Stefani Sassos, MS, RD, una dietista registrada con el Instituto Good Housekeeping.

Los polifenoles, que son compuestos vegetales que ayudan de forma natural a regular el sistema cardiovascular, se encuentran en grandes cantidades en las fresas. Las investigaciones han relacionado las fresas con un menor riesgo de enfermedades cardíacas debido a su alto contenido en polifenoles.Con 8 gramos de fibra en sólo una taza, las frambuesas pueden hacer que tus números vayan en la dirección correcta. Consumir una cantidad adecuada de fibra (al menos 25 gramos al día) reduce los niveles de LDL y favorece una digestión saludable.Algunos estudios han relacionado el consumo regular de arándanos con la disminución de la presión arterial. Esto se debe a su efecto estimulante de la circulación en los vasos sanguíneos (también conocido como «vasodilatación»), lo que ralentiza el ritmo de la aterosclerosis: 9 frutas bajas en azúcar de las que debería abastecerse

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad