¿Qué alimentos fermentados son los más consumidos?

Pescado fermentado

¿Buscas promover un sistema digestivo saludable y sentirte increíble? Comer alimentos fermentados es una excelente manera de hacerlo. Añade estos 8 mejores alimentos fermentados a tu dieta y comprueba sus increíbles beneficios.

A veces la gente oye las palabras «alimentos fermentados» y no está segura de lo que son. Pero cuando mencionan los deliciosos pepinillos agrios y el cremoso y rico yogur, ya lo tienen, son fermentados. Hay muchos alimentos que están fermentados.

Básicamente, los alimentos se fermentan mediante un proceso natural. Los microorganismos convierten los carbohidratos (como el azúcar y el almidón) en alcohol o ácidos. Este proceso ayuda a que los alimentos duren más tiempo y, en algunos casos, se modifica su valor nutritivo. Por ejemplo, en el caso de algunos cereales, cuando se produce la fermentación, aumenta el nivel de folato.

Pero no sólo eso, la fermentación mejora el sabor de los alimentos (¡siempre es algo bueno en mis libros!). Vuelvo a pensar en el chucrut como ejemplo ideal. La col puede parecer a veces aburrida y difícil de digerir, pero cuando se fermenta, se convierte en un chucrut ácido y sabroso. Y el chucrut es muy bueno para ti, amigo. ¿Lo sabías? Lo he explicado todo aquí en los 9 beneficios del chucrut.

Lista de alimentos fermentados

La singular ubicación geográfica de Corea y el aislamiento de los países vecinos impuesto por las escarpadas montañas del norte y el océano rocoso del este, sur y oeste, contribuyeron en gran medida al desarrollo de un grupo étnico distinto con una cultura única. Con el tiempo, la sencillez se ha convertido en una noción básica de la filosofía coreana. Esta sencillez se refleja también en los hábitos alimentarios. Un aspecto fundamental de esta cultura ha sido la conservación del pescado, la carne, las legumbres y las verduras desde épocas de abundancia hasta épocas de escasez mediante la fermentación del ácido láctico; un proceso aplicado desde hace más de 1500 años (Han et al., 1998; Surh et al., 2008; Oh et al., 2014).

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han recomendado la ingesta de una dosis específica de frutas y verduras en la alimentación diaria para prevenir diferentes tipos de patologías y enfermedades crónicas, como los problemas coronarios, la hipertensión y el riesgo de accidentes cerebrovasculares (Swain et al., 2014). Los consumidores siempre se preocupan por la seguridad de los tipos de alimentos que consumen junto con su efecto nutricional y beneficioso para la salud (Endrizzi et al., 2009). Teniendo en cuenta este concepto, la conservación y el almacenamiento de diversos materiales alimentarios para aumentar su contenido nutricional y proteger su vida útil se ha practicado desde tiempos inmemoriales y este proceso se conoce comúnmente como fermentación en la mayoría de la terminología científica. Este proceso se ha desarrollado con el fin de preservar diferentes tipos de frutas y verduras mediante ácidos orgánicos y alcoholes durante su temporada de cosecha y utilizarlos en la época de escasez. Los alimentos y bebidas fermentados, ya sean de origen vegetal o animal, desempeñan un papel fundamental en la dieta de la población de muchas partes del mundo, incluidos los países asiáticos y occidentales. Los alimentos fermentados no sólo proporcionan importantes fuentes de nutrientes, sino que también tienen un gran potencial en el mantenimiento de la salud y la prevención de enfermedades, junto con la adición de sabor deseable, la textura, la reducción de la toxicidad y la disminución del tiempo de cocción (Rolle y Satin, 2002; Kabak y Dobson, 2011).

Fermentado deutsch

Los alimentos fermentados se están convirtiendo rápidamente en un alimento básico para la salud gracias a su función de apoyo a la salud digestiva y a la reducción de la inflamación. La investigación aún es incipiente, pero las primeras pruebas sugieren que los alimentos fermentados pueden ser beneficiosos cuando se incluyen como parte de una dieta diversa y equilibrada.

La fermentación consiste en dejar que los microorganismos presentes de forma natural o añadidos, como las bacterias, las levaduras y los hongos miceliales, y sus enzimas, hagan su magia en ausencia de oxígeno. En el mejor de los casos, esto conduce a la eliminación de cualquier bacteria patógena, creando un entorno en el que pueden prosperar las bacterias beneficiosas.

Las bacterias beneficiosas que se producen a través de este proceso son el origen de la mayoría de los posibles beneficios para la salud de los alimentos fermentados. Los estudios científicos siguen investigando la relación entre los microorganismos que habitan nuestro microbioma y nuestra salud.

Quizá le sorprenda saber que la fermentación se utiliza como parte del proceso de fabricación para producir chocolate, granos de café y pimienta blanca. Todos estos ingredientes son, en realidad, semillas de frutos con una cáscara exterior gruesa y pulposa. Para eliminar el duro exterior y llegar a las semillas (también conocidas como granos), los frutos se cosechan y se fermentan en húmedo. Una vez eliminada la semilla, se seca y se procesa.

Microbioma intestinal de los alimentos fermentados

El estudio NQplus fue aprobado por el comité ético de la Universidad e Investigación de Wageningen y se realizó de acuerdo con la Declaración de Helsinki. Se obtuvo el consentimiento informado por escrito de todos los participantes antes de comenzar el estudio.

Archivo adicional 1: Tabla S1. Identificación y clasificación de los alimentos fermentados a partir de los FFQ y de los recordatorios de 24 horas en NQplus.Archivo adicional 2: Tabla S2. Diferencia porcentual media individual y estadísticas de prueba de los análisis de Bland-Altman para la muestra de validación (n = 809). Factores de atenuación para el recuerdo de 24 horas de referencia en comparación con el cuestionario de frecuencia de alimentos.Archivo adicional 4: Figura S1. Gráficos de Bland-Altman que demuestran la validez relativa del Cuestionario de Frecuencia Alimentaria en comparación con los recordatorios de 24 horas para los subgrupos de alimentos fermentados.Archivo adicional 5: Figura S2. Gráficos de Bland-Altman que demuestran la validez relativa del FFQ frente a los recuerdos de 24 horas para los alimentos no fermentados.Archivo adicional 6: Tabla S4. Correlaciones de Spearman específicas por sexo para alimentos fermentados y no fermentados.Derechos y permisos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad