¿Qué alimentos están prohibidos en la dieta mediterránea?

Qué alimentos evitar en la dieta mediterránea

La dieta mediterránea no es un plan o programa dietético específico, sino un conjunto de hábitos alimentarios que tradicionalmente han seguido los habitantes de la región mediterránea, incluyendo Grecia, Creta, el sur de Francia y partes de Italia.    Aunque no existe una definición universal de la dieta mediterránea, se han identificado muchos componentes, como la abundancia de alimentos naturales e integrales, especialmente frutas y verduras, junto con aceite de oliva, pescado, frutos secos y una cantidad moderada de vino.

La dieta mediterránea no considera que todas las grasas sean malas. De hecho, la dieta no trata de limitar el consumo total de grasas, sino de elegir sabiamente el tipo de grasa que se consume. La dieta mediterránea es naturalmente baja en grasas saturadas, como las que se encuentran en la carne y la mantequilla. Sin embargo, considera que dos tipos de grasa son saludables y no impone restricciones a su consumo.

Desayuno de la dieta mediterránea

Siga leyendo para conocer la guía más completa sobre lo que NO debe comer en la Dieta Mediterránea. La Dieta Mediterránea es una forma de vida increíblemente saludable. Nos encanta centrarnos en todos los deliciosos alimentos que se recomienda comer. Sin embargo, la investigación nos muestra que evitar ciertas categorías de alimentos es igual de importante. Aquí están los principales alimentos que la Dieta Mediterránea nos anima a limitar o eliminar para una salud óptima. Si desea descargar esta información y la infografía en un documento práctico para su uso posterior, puede hacerlo aquí.

Las carnes procesadas incluyen el tocino, la carne de almuerzo y las salchichas. La carne roja incluye la carne de vacuno. La Dieta Mediterránea no fomenta el consumo de carnes rojas y procesadas. Consúmalas sólo en contadas ocasiones. El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR) recomienda desde 2007 evitar la carne procesada para prevenir el cáncer. Se indica que la carne procesada aumenta el riesgo de cáncer colorrectal de una persona. La investigación del AICR sugiere que incluso pequeñas cantidades diarias de carne procesada, como un perrito caliente, aumentan el riesgo de cáncer colorrectal en un 18% (en comparación con no comer nada). ¿Por qué la carne procesada parece aumentar el riesgo de cáncer?

Beneficios de la dieta mediterránea

Dependiendo de la región de la cuenca mediterránea de la que se obtengan las recetas, puede adoptar muchas formas. Por ejemplo, los italianos tienen un patrón de alimentación diferente al de los griegos y éstos también tienen un patrón de alimentación diferente al de los libaneses. Sin embargo, algunos de sus patrones alimentarios son comunes a todas sus culturas, de hecho; se podría decir que estas recetas tienen un alcance superpuesto entre los países mediterráneos. ¿Pero sabía que la comida de Oriente Medio es también otra versión de la dieta mediterránea?

En la región mediterránea, los griegos disfrutan de su variedad de mariscos, desde los calamares hasta el pez espada, mientras que los italianos adoran su pasta; los árabes del Levante también tienen su propia colección culinaria única, que sorprendentemente es muy similar a los principios de la dieta mediterránea.

Grasas saludablesAl igual que su homóloga europea, la comida de Oriente Medio también incluye grasas saludables entre sus ingredientes. Se consumen en lugar de grasas saturadas y trans, que contribuyen a las enfermedades del corazón. Al igual que en la dieta mediterránea, el aceite de oliva es también la principal fuente de grasa de la comida de Oriente Medio. El aceite de oliva contiene grasas monoinsaturadas, que se ha demostrado que reducen el colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad) o «malo» del organismo. Otra fuente de grasas monoinsaturadas son los frutos secos y las semillas, que los árabes adoran comer a diario.

Recetas de la dieta mediterránea

Los platos tradicionales de la dieta mediterránea incluyen alimentos cultivados alrededor del mar Mediterráneo, y se disfrutan junto con factores de estilo de vida típicos de esta región. Son fáciles de adaptar a las cocinas actuales y a las vidas ajetreadas:

Los cereales, las verduras y las frutas deben consumirse en la mayoría de las comidas, ya que son importantes fuentes de vitaminas, minerales, energía, antioxidantes y fibra. Un patrón de alimentación rico en estos alimentos favorece la buena salud y el control de peso cuando se consumen con prudencia.

Cereales. La mayoría de los cereales deben ser integrales, como el trigo, la avena, el arroz, el centeno, la cebada y el maíz. Estos cereales se consumen mejor enteros y mínimamente procesados, ya que el refinamiento y el procesamiento pueden eliminar muchos nutrientes valiosos, como las vitaminas, los minerales y la fibra.

Verduras. Las verduras son un elemento importante de los patrones de alimentación de los pueblos de todos los países que bordean el mar Mediterráneo, ya que proporcionan valiosos nutrientes y saciedad. Estos beneficios se amplían porque las verduras se cocinan normalmente o se rocían con aceite de oliva. Las verduras crudas también son una opción saludable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad