¿Cuántos filetes de presa entran en un kilo?

Perca

No todos los serránidos se llaman «meros»; la familia incluye también las lubinas. El nombre común «mero» se suele dar a los peces de uno de los dos grandes géneros: Epinephelus y Mycteroperca. Además, las especies clasificadas en los géneros pequeños Anyperidon, Cromileptes, Dermatolepis, Graciela, Saloptia y Triso también se denominan «meros». Los peces del género Plectropomus se denominan «meros de coral». Todos estos géneros se clasifican en la subfamilia Epiphelinae. Sin embargo, algunos de los meros (género Alphestes), las ciervas (género Cephalopholis), los lirones (género Variola) y algunos otros géneros pequeños (Gonioplectrus, Niphon, Paranthias) también están en esta subfamilia, y algunas especies de otros géneros de serránidos tienen nombres comunes que incluyen la palabra «mero». Sin embargo, la palabra «mero» por sí sola suele entenderse como la subfamilia Epinephelinae.

Los meros son teleósteos y suelen tener un cuerpo robusto y una boca grande. No están hechos para nadar rápidamente y a larga distancia. Pueden ser bastante grandes, con longitudes de más de un metro, y el más grande es el mero Goliat del Atlántico (Epinephelus itajara), que ha sido pesado con 399 kilogramos (880 libras) y una longitud de 2,43 m (7 pies 11+1⁄2 pulgadas),[2] aunque en un grupo tan grande, las especies varían considerablemente. Se tragan las presas en lugar de morderlas. No tienen muchos dientes en los bordes de las mandíbulas, pero tienen pesadas placas dentales de trituración dentro de la faringe. Suelen comer peces, pulpos y crustáceos. Algunas especies prefieren emboscar a sus presas, mientras que otras son depredadores activos. Los informes sobre ataques mortales a humanos por parte de las especies más grandes, como el mero gigante (Epinephelus lanceolatus), no están confirmados[3].

Mero Goliat

El pequeño raor multicolor, el pez más querido y deseado de las aguas mallorquinas, debería haber vuelto a las tablas del Mercat d’Olivar la semana pasada tras la apertura de la nueva temporada el miércoles, pero los puestos de pescado estaban vacíos y no había ni un raor a la vista.

Y es que los fuertes vientos de levante causaron estragos marítimos y mantuvieron en puerto a la mayoría de las embarcaciones de los pescadores aficionados. Los pocos que se arriesgaron lo pasaron mal y se rindieron después de un par de horas con apenas media docena de raors para mostrar sus esfuerzos ventosos.

Antes del comienzo de la recesión de 2008, que afectó a todo el mundo (excepto, como siempre, a los mega-ricos), los precios de los raors partían de 98 euros el kilo. Últimamente, los precios de partida se sitúan en torno a los 65 euros, que siguen siendo una barbaridad, pero bastante menos que los 98 euros.

Pero el raor es nocturno y se pasa el día enterrado en el fondo arenoso del acuario, saliendo durante la noche, cuando la mayoría de nosotros dormimos. Se dice que es un pez de acuario ideal para los insomnes.

Mero gigante

El lucio del norte (Esox lucius) es una especie de pez carnívoro del género Esox (los lucios). Son típicos de las aguas salobres y dulces del hemisferio norte (es decir, de distribución holártica). Se les conoce simplemente como lucio en Gran Bretaña, Irlanda y la mayor parte de Europa del Este, Canadá y Estados Unidos.

El lucio puede alcanzar un tamaño relativamente grande: la longitud media es de unos 40-55 cm (16-22 in), con longitudes máximas registradas de hasta 150 cm (59 in) y pesos publicados de 28,4 kg (63 lb). [2] La IGFA reconoce actualmente un lucio de 25 kg (55 lb) capturado por Lothar Louis en el lago Greffern, Alemania, el 16 de octubre de 1986, como el récord mundial de lucio del norte con todo tipo de pesca[3] El lucio del norte alcanza un tamaño mayor en Eurasia que en América del Norte, y suele crecer más en las regiones costeras que en las interiores de Eurasia[4].

El lucio del norte suele ser de color verde oliva, pasando del amarillo al blanco a lo largo del vientre. El flanco está marcado con manchas cortas y claras en forma de barra y con algunas o muchas manchas oscuras en las aletas. A veces, las aletas son rojizas. Los lucios más jóvenes tienen rayas amarillas a lo largo de un cuerpo verde; más tarde, las rayas se dividen en manchas claras y el cuerpo pasa de verde a verde oliva. La mitad inferior de la cubierta branquial carece de escamas, y tiene grandes poros sensoriales en la cabeza y en la parte inferior de la mandíbula inferior que forman parte del sistema de líneas laterales. A diferencia de la especie de aspecto similar y estrechamente emparentada con el muskellunge, el lucio del norte tiene marcas claras sobre un fondo de cuerpo oscuro y menos de seis poros sensoriales en la parte inferior de cada lado de la mandíbula inferior.

Récord de lucimiento

ResumenLos langostinos utilizan una pinza de forma especial para generar un chorro de agua cavitante de alta velocidad. La cavitación que se forma de este modo puede utilizarse para cazar/atacar a las presas y para comunicarse. El presente trabajo es un novedoso esfuerzo computacional para proporcionar información sobre los mecanismos de formación de la cavitación durante el cierre de la pinza. La geometría de la garra utilizada aquí es un modelo de garra simplificado, basado en trabajos experimentales anteriores. Se emplean técnicas, como el modelo de límites sumergidos y el modelo de equilibrio homogéneo (HEM), para describir el movimiento de la garra y el campo de flujo de cavitación, respectivamente. La metodología de simulación ha sido validada frente a trabajos experimentales anteriores y se aplica aquí para el cierre de garras en condiciones realistas. Las simulaciones muestran que durante el cierre de la garra se forma un chorro de alta velocidad que induce el enrollamiento del vórtice a su alrededor. Si la velocidad de cierre es lo suficientemente alta, la intensidad del movimiento de remolino es suficiente para producir una fuerte despresurización en el núcleo del vórtice, lo que lleva a la formación de un anillo de cavitación. El anillo de cavitación se mueve a lo largo del eje del chorro y, poco después de su formación, se colapsa y rebota, produciendo pulsos de alta presión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad