¿Cuánto tiempo puede estar el jamón serrano en el refrigerador?

Cómo saber si el jamón serrano está malo

El pasado mes de julio, los medios de comunicación españoles se hicieron eco de lo que muchos denominaron «el fraude del jamón caducado». Lejos de fomentar conductas fraudulentas como se decía, me gustaría aclarar algunos aspectos que pueden confundir a los consumidores sobre los conceptos de fecha de caducidad y de consumo preferente.

Entiendo que un titular se hace para llamar la atención, y también entiendo que un titular que no está respaldado en el texto real no vale ni el papel en el que está escrito. Pero seamos realistas, todos sabemos que mucha gente no lee más, así que, aunque puede ser llamativo, también debe evitar la confusión. Porque el jamón no caduca.

La fecha de caducidad y la de consumo preferente son dos conceptos que no debemos confundir. La primera marca el momento a partir del cual un producto deja de ser seguro desde el punto de vista sanitario. Sin embargo, la fecha de consumo preferente indica hasta qué fecha podemos disfrutar de las cualidades organolépticas de un producto (sabor, aroma y textura) sin que se vean alteradas, aunque nuestra salud nunca corre peligro.

La forma tradicional de elaborar el jamón en España -tanto de cerdo blanco como ibérico- mediante la deshidratación de piezas con sal, hace que aunque las cualidades organolépticas de la pieza puedan variar, su consumo no suponga un riesgo para la salud. Por ello, en la etiqueta del jamón debe figurar la fecha de consumo preferente y no la de caducidad. Con el paso del tiempo, la grasa se vuelve rancia, el corte puede enmohecerse o mostrar puntos blancos indeseables o incluso puede secarse de manera que es prácticamente imposible comerlo y disfrutar de las características que lo hacen un producto tan incomparable. Sin embargo, se puede seguir comiendo sin poner en riesgo nuestra salud. Lo mismo ocurre con el jamón deshuesado, picado o en lonchas y envasado al vacío. Siempre que el envase no esté dañado y se haya conservado adecuadamente, lo único que puede ocurrir es que, una vez pasada la fecha de consumo preferente, no esté todo lo bueno que debiera.

¿Cuánto tiempo dura el jamón serrano en lonchas una vez abierto?

Si bien es cierto que hay que evitar congelar el jamón serrano, ¿qué otras formas hay de conservarlo? Pues bien, si quieres que tu jamón serrano dure un poco más, tienes dos opciones muy sencillas.

Como ya habrá adivinado a estas alturas, el jamón serrano no se congela nada bien. Si mete su jamón serrano en el congelador, se estropearán los complejos y deliciosos sabores que se han curado durante un largo periodo de tiempo.

El jamón de Parma es muy similar al jamón serrano y tampoco es algo que recomendemos congelar. Si tiene un jamón de parma de baja calidad que va a utilizar en la cocina, puede congelarlo, pero nunca le aconsejamos que lo sirva en una tabla de embutidos, por ejemplo.

Ross YRoss es un escritor independiente apasionado por la comida y las bebidas deliciosas, que ha trabajado en el sector de la hostelería en el pasado. Comenzó a trabajar con Freeze It en febrero de 2021 y desde entonces ha escrito cientos de artículos que cubren una amplia gama de artículos, desde los más comunes hasta los más oscuros.

¿Se puede congelar el jamón serrano

Los jamones serranos no deben guardarse nunca en el frigorífico, ni siquiera después de empezar a cortarlos. Si tiene que guardar su jamón en la nevera, debe sacarlo y dejarlo aclimatar durante varias horas antes de servirlo. Para obtener la mejor experiencia gastromómica, guarde y sirva siempre su jamón a temperatura ambiente.

Además ¿Se puede comer jamón serrano crudo? Preparación. El jamón serrano se disfruta mejor simplemente cortado en lonchas como tapa con un poco de pan y quizás un chorrito de aceite de oliva español. … Un jamón no está crudo, es carne curada. Se puede comer sin cocinar porque ya ha pasado por un proceso.

La carne más cercana al hueso es difícil de cortar bien, y se puede cortar en trozos pequeños para utilizarlos en sopas y guisos. El propio hueso del jamón también es excelente para aromatizar caldos, sopas y guisos, y puede cortarse y congelarse para su uso posterior. El jamón debe consumirse a temperatura ambiente, cuando tendrá un aspecto lustroso.

El jamón serrano (o jamón serrano) es un jamón curado español. Es muy similar al prosciutto italiano (y al jambon de Bayonne francés). La diferencia es que el jamón serrano se elabora normalmente con una raza específica de cerdo, la raza blanca Landrace. … Este jamón procede de cerdos ibéricos de bellota, de pastor o compuestos.

Cómo comer jamón serrano

Una pregunta muy común es si se puede congelar el jamón serrano o ibérico, ya que solemos congelar todo tipo de alimentos, especialmente la carne. En este artículo te voy a explicar cómo conservar un jamón si ves que vas a tardar mucho tiempo en consumirlo.

Si no se ha empezado, no hay que preocuparse, ya que se conservará durante meses en un lugar fresco y alejado de la luz solar o de fuentes de calor, pero una vez que se ha empezado a comer, la cosa cambia. No es que se vaya a estropear, ya que es una carne curada, pero sí es importante mantenerla adecuadamente para que no pierda sus características de sabor, textura y aroma.

No cabe duda de que la mejor forma de disfrutar de un buen jamón serrano es recién cortado, cuando mantiene intactas todas sus propiedades organolépticas, pero muchas veces es imposible; has cortado demasiado porque tenías invitados o era una ocasión especial y te quedas con un plato con pocas lonchas.

Si lo vas a comer al día siguiente o en un par o tres de días, con envolverlo en film transparente es suficiente. Y si es invierno o vives en una zona donde la temperatura es inferior a 20ºC, puedes incluso dejarlo fuera de la nevera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad