¿Cuánto se paga por recoger aceitunas?

Trabajos de recolección de frutas en Grecia

Por primera vez, tenemos aceite de oliva virgen extra ecológico recogido directamente en nuestra finca. Fue mucho trabajo y tuvimos mucha ayuda, pero al final, tenemos casi un año de suministro de aceite de oliva para la granja.

Además de recoger las aceitunas, tuvimos que podar los olivos a principios de año. Esto era para animar al árbol a crecer como queríamos. Nuestros 40 olivos se encuentran en distintos lugares de la finca, algunos son viejos y otros los plantamos nosotros. Los más viejos necesitaban una fuerte poda, ya que han estado abandonados durante muchos años. A continuación, tuvimos que quitar la hierba, las zarzas y otras plantas de debajo de los árboles para poder acceder a la cosecha.

Es necesario colocar redes alrededor de los árboles para recoger las aceitunas, por eso no plantamos gremios alrededor de nuestros olivos en el bosque de alimentos, ya que el acceso a los árboles sería demasiado limitado. Esta foto es de cuando ayudamos a nuestro vecino.

Esta es toda la cosecha que recogimos con una media de 10 personas por día durante 16 días. Esto dio un total de 1500kg de aceite de oliva que hizo alrededor de 150 litros de aceite de oliva. La calidad de las aceitunas y el momento en que se recogen pueden aumentar o disminuir drásticamente la cantidad de aceite que se recibe. Todas las aceitunas se introducen en bolsas transparentes para pasar al lugar (prensa de aceite de oliva)

Trabajos en la recolección de aceitunas en Grecia

Cada octubre, el personal y los voluntarios de la Federación Luterana Mundial en Jerusalén inician el proceso de seis semanas de recolección de los 800 olivos que salpican las laderas de las colinas que rodean el Hospital Augusta Victoria, en el campus de la FLM en el Monte de los Olivos. Durante siglos, la cosecha de aceitunas ha sido una fuente de sustento para el pueblo de Tierra Santa, y la FLM continúa esta tradición con su propia cosecha.

Cada otoño, el personal y los voluntarios de la Federación Luterana Mundial en Jerusalén comienzan el proceso de seis semanas de recolección de los 800 olivos que salpican las laderas de las colinas que rodean el Hospital Augusta Victoria en el campus del Monte de los Olivos de la FLM. Durante siglos, la cosecha de aceitunas ha sido una fuente de sustento para el pueblo de Tierra Santa, y la FLM continúa esta tradición con su propia cosecha.

Cada año, el personal y los voluntarios locales recogen casi dos toneladas de aceitunas, que se prensan para obtener aceite de oliva en la almazara del monasterio de Latrun. El dinero recaudado con el aceite de oliva de la FLM se destina al Programa de Jerusalén de la FLM y al Fondo para los Pobres del Hospital Augusta Victoria. El Fondo para los Pobres ayuda a cubrir los gastos de funcionamiento del hospital y los honorarios de los pacientes que no pueden pagar.

Cosecha de aceitunas en Creta

Hay algo sorprendentemente modesto en los olivos, dada su noble historia y su legendaria reputación, que se remonta a mucho antes de los tiempos bíblicos. Para un estadounidense, la primera vez que conozca el árbol en persona, es posible que se sorprenda por su extraordinaria ordinariez. Su forma y sus proporciones recuerdan notablemente a las de un ama de casa desaliñada y bondadosa, de las que te reciben con un delantal andrajoso y una sonrisa desarmante. A menudo, no hay nada especialmente impresionante en la altura o el grosor del árbol; nada llamativo o exótico en sus hojas o en su fragancia. Y si alguna vez tiene la oportunidad de subirse a uno de ellos para recoger sus frutos -lo cual es extraordinariamente fácil, dado lo cortos y complacientes que son los árboles más jóvenes-, la sensación le recordará sin duda a la de subirse al regazo de una vieja tía favorita, aquella que le permitía benignamente tirar de su collar sin una pizca de protesta o resistencia.

Al igual que las queridas uvas de vino italianas, las aceitunas no se llevan bien con la mecanización. Es un hecho que la calidad del aceite disminuye con el aumento de la mecanización y las herramientas eléctricas, ya que cuanto más suavemente se traten las aceitunas, mejor será el aceite resultante. Los aceites de alta calidad se obtienen normalmente recogiendo las aceitunas a mano directamente en una cesta (brucatura), el mejor método de todos pero el menos eficaz y, por tanto, el más costoso. La recolección «a mano con red» (a mano con telo) es el siguiente mejor método, con el que se obtiene un 50% más de producción que cuando se utiliza sólo una cesta. A mano con red, con la ayuda de rastrillos de plástico (pettini) y, a veces, de largas varas de madera, es probablemente el método más común. Existen herramientas eléctricas para la recolección de aceitunas, pero las ramas y las aceitunas pueden sufrir. En algunas zonas llanas que tienen olivos enormes, a veces se utilizan máquinas especiales de gran tamaño que sacuden los árboles. También hay máquinas monstruosas que funcionan como un lavadero de coches, envolviendo todo el árbol y succionando todas las aceitunas. Pero en Italia, la mayoría de las cosechas se hacen a mano con la ayuda de redes, escaleras y rastrillos.

Cómo hacer que las aceitunas sean comestibles

Francesco Piattelli cambió su estilo de vida neoyorquino para trabajar en la granja de olivos de su familia en la Toscana. ¿Cómo es eso? Katie McKnoulty se une a él durante la temporada de recolección de aceite de oliva para averiguarlo. Francesco saca su altavoz portátil con Bluetooth y pone una canción que podría escucharse en una cafetería de Brooklyn. Al darse cuenta de este momento paradójico, se dirige a mí y me dice: «La gente a veces desprecia el trabajo agrícola, pero ¡mira cómo nos divertimos!»Es octubre y la época de la cosecha de aceitunas en Monte San Savino. Me han invitado a quedarme con Francesco Piattelli, italoamericano de 37 años, y su pareja, Francesca Gambato, para experimentar y documentar la cosecha de sus 4,5 hectáreas de olivos en el corazón de la denominación Toscano IGP. Han pasado los dos últimos años cultivando estas aceitunas para producir su aceite de oliva ecológico y sostenible, Agricola Maraviglia, y además dirigen retiros de recolección. Cultivan y recolectan sus aceitunas con las técnicas tradicionales de la Toscana: en pequeños lotes, de forma manual y ecológica. Con más del 85% de la producción procedente de la restauración de los olivares locales de propiedad familiar, están ayudando a regenerar el medio ambiente local y a mantener viva la economía y el legado del aceite de oliva toscano.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad