¿Cuáles son los conservantes más peligrosos?

Conservantes de alimentos

¿Qué tienen en común una lata de maíz, una pizza para llevar, una botella de agua reutilizable, un yogur verde brillante y un juguete hinchable para la piscina?  Todos ellos contienen aditivos alimentarios o productos químicos que pueden ser peligrosos para los niños.

En las últimas décadas, el número de sustancias químicas añadidas a los alimentos y otros productos se ha disparado. Hemos creado todo tipo de plásticos que se utilizan de innumerables maneras. Añadimos conservantes a los alimentos para mantenerlos frescos. Añadimos productos químicos a los alimentos para que tengan un aspecto más atractivo. Hemos creado envases para alimentos para mantenerlos frescos. Añadimos sustancias químicas a las lociones y a los productos de belleza para que se sientan, se vean y huelan bien… la lista es interminable de las formas en que hemos inventado y utilizado las sustancias químicas.

En una declaración política titulada Los aditivos alimentarios y la salud infantil, la Academia Americana de Pediatría advierte sobre estos daños, y señala que a menudo son peores para los niños. Los niños son más pequeños, por lo que su «dosis» de cualquier sustancia química acaba siendo mayor. Se llevan las manos a la boca más que los adultos, por lo que es probable que ingieran más. Sus cuerpos aún se están desarrollando, por lo que pueden correr más riesgo de sufrir daños, y son jóvenes, por lo que las sustancias químicas tienen más tiempo para hacer más daño.

Lista de aditivos alimentarios peligrosos pdf

Muchos productos alimentarios aparentemente banales están cargados de aditivos alimentarios. Aunque se desconocen los efectos a largo plazo de algunos aditivos alimentarios sobre la salud, ya se ha demostrado que algunos tienen consecuencias negativas para la salud. Las personas que se preocupan por su salud pueden querer evitar por completo algunos aditivos y reducir considerablemente el consumo de otros. Los consumidores suelen tener que investigar y comprobar las etiquetas de los ingredientes para determinar si un determinado producto alimentario contiene aditivos perjudiciales.

El Grupo de Trabajo Medioambiental (EWG) ha publicado recientemente una lista actualizada de los aditivos alimentarios más peligrosos que se utilizan actualmente en Estados Unidos, y los nitratos y nitritos encabezan la lista. Según la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA), el potencial de exposición a los nitratos y nitritos en la dieta es comparativamente alto, especialmente cuando se trata de niños. Los nitritos y los nitratos se añaden a los alimentos para mantener su frescura, por lo que son especialmente comunes en las carnes curadas. Sin embargo, incluso las verduras pueden contener estas sustancias químicas, por lo que los vegetarianos tendrán que esforzarse por evitarlas.

Efectos nocivos de los aditivos y conservantes alimentarios

Los aditivos alimentarios suelen considerarse inseguros y deben evitarse. Por otro lado, la industria alimentaria y los organismos reguladores afirman que hay buenas razones para utilizar aditivos, por ejemplo, para prevenir intoxicaciones alimentarias o prolongar la vida útil de los alimentos.

Cuantos más alimentos altamente procesados se consuman, más aditivos se consumirán también. Por eso, la forma más fácil de evitarlos es comer principalmente alimentos frescos y sólo ligeramente procesados, como los tomates enlatados y las verduras congeladas.

Pero no es fácil evitar por completo el consumo de aditivos: incluso el pan envasado suele tener varios. Y tener un pequeño número de aditivos alimentarios no suele ser perjudicial para la mayoría de las personas. Sin embargo, dado que los alimentos discrecionales constituyen casi un tercio de la dieta australiana, incluso la industria de la comida rápida ha empezado a reducir el uso de aditivos alimentarios potencialmente perjudiciales.

Los espesantes (incluidas las gomas vegetales, que tienen números de código en su mayoría en el rango 400, y los almidones modificados, que tienen números de código en el rango 1000), que se utilizan para alimentos como la crema espesa.

Conservantes alimentarios seguros

Los aditivos alimentarios se introducen en nuestros alimentos para facilitar su procesamiento, envasado y almacenamiento, pero ¿cómo sabemos qué aditivos alimentarios contiene esa caja de macarrones con queso y por qué tiene una vida útil tan larga?

Un hogar estadounidense típico gasta alrededor del 90 por ciento de su presupuesto de alimentos en comida procesada y, al hacerlo, se expone a una plétora de aditivos alimentarios artificiales, muchos de los cuales pueden tener graves consecuencias para la salud.

El jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) es un edulcorante artificial altamente refinado que se ha convertido en la principal fuente de calorías en Estados Unidos. Se encuentra en casi todos los alimentos procesados. El JMAF engorda más rápido que cualquier otro ingrediente, aumenta los niveles de colesterol LDL («malo») y contribuye al desarrollo de la diabetes y al daño de los tejidos, entre otros efectos nocivos.

El GMS es un aminoácido que se utiliza como potenciador del sabor en sopas, aderezos para ensaladas, patatas fritas, platos congelados y muchos alimentos de restaurantes. El GMS es conocido como una excitotoxina, una sustancia que sobreexcita las células hasta el punto de dañarlas o matarlas. Los estudios demuestran que el consumo regular de GMS puede provocar efectos secundarios adversos que incluyen depresión, desorientación, daños oculares, fatiga, dolores de cabeza y obesidad. El glutamato afecta a las vías neurológicas del cerebro y desactiva la función «estoy lleno», lo que explica los efectos del aumento de peso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad