¿Cuál es la mejor leche para niños intolerantes a la lactosa?

La mejor leche para la intolerancia a la lactosa de 1 año

ALMENDRAS: Con el tiempo, la leche de almendras llegó al mercado. Y nos gustó que fuera más espesa que la leche de arroz y más sabrosa que la de soja. A día de hoy, seguimos utilizando un poco de leche de almendras. Sólo tienes que asegurarte de que tu hijo no es alérgico a los frutos secos.

LECHE DE COCO: Más tarde descubrí que no sólo soy intolerante a los lácteos, sino también alérgica a las almendras. Así que mi leche favorita ha pasado a ser la leche de coco. La que más me gusta es la no azucarada, y me encanta lo espesa que es. Es perfecta para mis cafés con leche caseros. Y al resto de la familia no le importa en la repostería y los batidos.

LECHE DE GUISANTE: La leche de proteína de guisante es una de las que más les gusta a mis hijos y a mi marido. Es súper espesa y mi marido cree que tiene un sabor muy parecido al de la leche láctea. Guardamos un poco de leche de guisantes con chocolate en la nevera para los batidos de proteínas.

Jacqueline: Nos pasamos a la leche de avena cuando estábamos listos para el destete. Es dulce y similar a la leche materna. Mi hijo rechazaba la soja y el cáñamo, pero su nutricionista nos aconsejó que utilizáramos la leche de avena en lugar de la de arroz y la de coco por su contenido en proteínas y calcio. Ahora toda la familia la toma.

Leche sin lactosa para bebés de 6 a 12 meses

Los lácteos aportan grasas, proteínas, vitaminas y minerales a los bebés y niños pequeños. En la infancia, la mayor parte de las calorías proceden de la leche materna o de la fórmula, pero a partir del año de edad se puede empezar a introducir la leche de vaca en su dieta. Los lácteos siguen siendo una fuente importante de grasa en la dieta, que sigue siendo importante para el desarrollo del cerebro. De 1 a 2 años, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los niños pequeños consuman dos raciones de lácteos al día, lo que equivale a 16 onzas de leche.

La mayoría de los niños seguirán tomando leche de vaca entera hasta los 2 años, pero en algunos casos, la AAP recomienda empezar a tomar leche reducida en grasa entre los 12 meses y los 2 años de edad en niños con riesgo de sobrepeso o cuyas familias tengan antecedentes de obesidad, enfermedades cardíacas o colesterol alto. De los 2 a los 3 años, se recomiendan aproximadamente 2,5 raciones de lácteos al día y el niño puede pasar a tomar leche descremada o baja en grasa.

Algunos niños, sin embargo, pueden no tomar nada de leche, y eso está bien, sobre todo si consumen buenas fuentes de calcio y vitamina D de otras fuentes, como el queso y el yogur. De hecho, muchos pediatras no quieren que los niños beban más de 16 a 20 onzas de leche al día, porque la leche puede llenar a los niños, impidiéndoles comer alimentos más nutritivos. Además, un consumo excesivo de leche también podría provocar una carencia de hierro (el calcio bloquea la absorción del hierro) y la consiguiente anemia.

Leche sin lactosa para niños pequeños con diarrea

no les gusta el sabor. Estas familias pueden elegir entre una creciente gama de alternativas a la leche de vaca que ahora llenan el pasillo de los productos lácteos.    Es importante que los padres conozcan el contenido nutricional de los distintos productos alternativos a los lácteos a la hora de hacer la compra. Las opciones van desde otras bebidas de origen animal (por ejemplo, leche de cabra) hasta productos elaborados con frutos secos (por ejemplo, leche de almendras), legumbres (por ejemplo, leche de soja), cereales y otras plantas.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) sabe que decidir qué es lo mejor para tu familia puede resultar confuso. Para ayudarte a resolverlo, aquí tienes las preguntas más frecuentes de los padres sobre las alternativas a la leche de vaca.

La leche materna es la única fuente de alimentación del bebé durante los primeros 6 meses. Si un bebé es amamantado por una madre que toma leche de vaca, o es alimentado con una fórmula infantil tradicional, ya ha estado expuesto a las proteínas de la leche de vaca. La mayoría de los bebés pueden empezar a consumir alimentos lácteos alrededor de los 6 meses de edad, después de que se hayan introducido los primeros

alimentos sólidos. El yogur griego natural e integral es una buena primera forma de proteína de leche de vaca para que los bebés la prueben. Hay que evitar el azúcar añadido que suelen llevar los yogures comercializados para bebés y niños pequeños. Una vez que el bebé sea capaz de comer con los dedos, se pueden añadir otros lácteos, como trozos de queso. La AAP recomienda no utilizar leche de vaca entera ni fórmulas bajas en hierro durante el primer año de vida, porque el sistema digestivo de los bebés menores de un año puede no tolerar la proteína de la leche de vaca en grandes cantidades. Las fórmulas bajas en hierro también pueden provocar anemia. Nota: las fórmulas bajas en hierro ya no se comercializan de forma rutinaria en Estados Unidos.¿Qué ocurre si mi bebé es alérgico a la leche de vaca? Si su bebé alimentado con fórmula es alérgico a la leche de vaca, consulte a su pediatra sobre la posibilidad de cambiar a una fórmula no basada en proteínas de leche de vaca. Las fórmulas hipoalergénicas están basadas en la leche de vaca; sólo las de soja no lo están.  Consulte estas opciones con el pediatra de su hijo antes de cambiar.Según un estudio publicado en

Leche sin lactosa para niños de 1 a 3 años

Algunas personas pueden tomar pequeñas cantidades de lácteos sin problemas. Otras tienen muchos problemas de estómago y necesitan evitar todos los productos lácteos. Existen muchos alimentos, bebidas y ayudas digestivas que ayudan a controlar la intolerancia a la lactosa.

Normalmente, cuando comemos algo con lactosa, una enzima del intestino delgado llamada lactasa la descompone en azúcares simples. El torrente sanguíneo absorbe estos azúcares simples, que se convierten en energía.

En la intolerancia a la lactosa, el cuerpo no produce suficiente lactasa para descomponer la lactosa. En su lugar, la lactosa no digerida permanece en el intestino y es descompuesta por las bacterias, causando gases, hinchazón, calambres estomacales y diarrea.

La intolerancia a la lactosa es bastante común. Los niños y los adolescentes son menos propensos a padecerla, pero muchas personas se vuelven intolerantes a la lactosa en la edad adulta. Algunos profesionales de la salud consideran que la intolerancia a la lactosa es una condición humana normal y no una enfermedad o un problema de salud grave.

Para diagnosticar la intolerancia a la lactosa, los médicos preguntan por los síntomas y la dieta del niño. Es posible que analicen los niveles de hidrógeno en el aliento antes y después de que el niño tome lactosa.  Normalmente se detecta muy poco gas hidrógeno en el aliento. Pero la lactosa no digerida en el colon se descompone y produce varios gases, incluido el hidrógeno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad