¿Cuál es el mejor aceite para el corazón?

El mejor aceite de cocina para el corazón

«Estudios anteriores han relacionado el consumo elevado de aceite de oliva con una mejor salud cardiovascular, sobre todo en los países mediterráneos, donde la ingesta de aceite de oliva es mucho mayor que en Estados Unidos», señaló en un comunicado de prensa la autora principal del estudio, Marta Guasch-Ferre.

«Algo interesante que muestra nuestro estudio es que, aunque el aceite de oliva era mejor que la mayoría de las grasas animales y la margarina, no era superior a los aceites vegetales en esta población de estudio», dijo Guasch-Ferre. «Esto significa que sustituir cualquier tipo de grasa animal por aceites vegetales, incluido el aceite de oliva pero también otros, podría ser una buena estrategia para mejorar la salud cardiovascular».

Los hallazgos fueron observacionales, lo que significa que no prueban la relación causa-efecto. Sin embargo, pequeños estudios de intervención han constatado que sustituir las grasas animales por aceite de oliva tiene un efecto beneficioso sobre los niveles de grasa en la sangre.

Los resultados, publicados también en la revista Journal of the American College of Cardiology, ofrecen una razón más para incorporar más alimentos de origen vegetal a nuestra dieta diaria, según la experta en nutrición Penny Kris-Etherton.

El aceite de canola es saludable

Es un alimento saludable. Es un acondicionador de la piel. Se puede utilizar en el cabello. Incluso es estupendo como abrillantador natural de madera para tus muebles. Pero espera, ¡hay más! Puedes utilizar el aceite de coco para mejorar tu coeficiente intelectual y reducir tus juanetes.

Tal vez sea la forma en que el aceite de coco evoca la imagen de las palmeras que se mecen en un paraíso tropical. O tal vez sea que el color blanco brillante sugiere una pureza totalmente natural que resulta atractiva en un mundo lleno de bienes de consumo altamente procesados. O quizá es que todos buscamos la próxima gran novedad en alimentos saludables, productos de belleza totalmente naturales o un innovador combustible para aviones (sí, el aceite de coco se ha utilizado incluso como combustible para aviones).

Se pueden encontrar afirmaciones sobre una gran cantidad de beneficios para la salud relacionados con el aceite de coco. En gran medida, no están respaldadas por estudios científicos. Se supone que es bueno para la digestión, para reforzar el sistema inmunológico, para mantener el cerebro en forma, y demasiados otros beneficios para enumerar.

Una de las afirmaciones más extendidas sobre la salud se refiere al aceite de coco y las enfermedades del corazón. Se dice que el aceite de coco es bueno para el corazón. Esto puede parecer sorprendente, ya que contiene más de un 90% de grasas saturadas, el tipo que se considera poco saludable. Las grasas saturadas tienden a aumentar el colesterol LDL («malo»), y los niveles de colesterol LDL se correlacionan con el riesgo de infarto y otros eventos cardiovasculares. (La Asociación Americana del Corazón y otros grupos han recomendado sistemáticamente limitar el consumo de grasas saturadas. Si el aceite de coco es realmente saludable para el corazón, supondría un gran cambio en el consejo de «limitar las grasas saturadas».

Aceite vegetal refinado

Las grasas suelen tener mala fama. Pero, a pesar de lo que pueda haber oído, las grasas, y especialmente los aceites, son una parte esencial de una dieta completa. Salteados, horneados, rociados o chispeados, los aceites son el punto de partida de cualquier comida exitosa, además de que nos ayudan a absorber nutrientes importantes. Según James Roche, MS, dietista nutricionista registrado de SCL Health, «la grasa es un nutriente muy poco apreciado que es esencial para una salud óptima. La grasa está relacionada con muchas funciones y beneficios esenciales para la salud. No necesitamos comer una tonelada de grasa, pero debemos hacer que la grasa que comemos cuente».

Entonces, ¿qué aceites deberían ser los principales en sus comidas? Bueno, eso depende del tipo de cocina que hagas. Lo más importante a la hora de elegir un aceite es su punto de humo, es decir, la temperatura a la que el aceite empieza a arder. Cuando se calienta un aceite más allá de su punto de humo, puede perder sabor, nutrientes e incluso liberar moléculas dañinas llamadas radicales libres. Otra buena regla es investigar exactamente qué tipo de grasas contiene el aceite. Los expertos recomiendan alejarse de los que tienen un alto contenido en grasas saturadas y optar por los que contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Dicho esto, las grasas saturadas no siempre son malas, pero ya hablaremos de ello. Supongo que lo que intentamos decir es que la nutrición es un complejo acto de equilibrio, y estamos aquí para hacerlo un poco más fácil. Aquí hay 5 aceites llenos de nutrientes que merecen un lugar en su despensa.

Lista de aceites de semillas

Este artículo analiza los diferentes tipos de aceites de cocina y las cualidades de cada uno. Le ayudará a entender qué aceite es mejor para una ensalada, un salteado o para hornear, y qué aceites debe evitar para mejorar su salud.

Los aceites saludables para el corazón, como el de canola, maíz, oliva, cacahuete y girasol, contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Ayudan a reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y a aumentar el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL). Cada una de ellas tiene su propio sabor, así como propiedades que se adaptan mejor a diferentes tipos de cocina y recetas individuales.

Los ácidos grasos omega-3 son grasas saludables que ayudan a reducir la inflamación y a prevenir la formación de placas en las arterias. Entre las buenas fuentes de omega-3 se encuentran los aceites de aguacate, canola, linaza, oliva, cacahuete, girasol y nuez.

El punto de humo de un aceite, también llamado punto de inflamación, es la temperatura a la que el aceite empieza a producir humo. Es una señal de que el aceite se está descomponiendo y puede liberar radicales libres y sustancias químicas que pueden perjudicar al organismo y dar a los alimentos un sabor quemado o amargo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad