¿Cómo se les dice a los cerdos en Argentina?

Cerdo wikipedia

Soledad Barandiaran1*, María Jimena Marfil2, Guillermo Capobianco3, María Sol Pérez Aguirreburualde4, Martín José Zumárraga5, María Emilia Eirin5, María Ximena Cuerda5, Marina Winter6, Marcela Martínez Vivot2, Andres Maximiliano Perez5 y Luciano Francisco La Sala7

La tuberculosis bovina (bTB) es una enfermedad ampliamente extendida que causa pérdidas económicas de gran alcance por el impacto directo en la salud de los animales, las restricciones al comercio, el decomiso y la destrucción de la carne, y los costos asociados a la implementación de programas de control (1). Mycobacterium bovis (M. bovis) es el agente etiológico más frecuente que causa la tuberculosis bovina. En los países en vías de desarrollo, la bTB suele ser una enfermedad desatendida con periodos de reaparición en animales domésticos, fauna salvaje y seres humanos, por lo que representa un problema de salud pública (2, 3). Dado que hay muchos huéspedes potenciales de M. bovis y que la incidencia y la distribución de la enfermedad son amplias, la aplicación de medidas de control eficaces es compleja en regiones en las que coexisten ganado y fauna silvestre susceptibles (4).

Cerdo

Texas A&M-Kingsville es la única universidad de Estados Unidos que tiene una jabalina como mascota. Los primeros estudiantes de la universidad eligieron a la jabalina (en español se pronuncia hah-vay-lee-nah y en texano del sur se pronuncia hah-vuh-lee-nuh) como mascota por su comportamiento feroz y tenaz. Aquellos primeros estudiantes tenían razón en que las jabalinas pueden causar graves daños a los hombres o a los perros de caza con sus dientes caninos de cinco centímetros de largo, bien desarrollados para cortar y acuchillar. Sin embargo, las jabalinas no suelen ser agresivas y casi siempre se alejan de una persona, a menos que se vean acorraladas.

A pesar de los apodos de A&M-Kingsville «The Hoggies», una jabalina no es un cerdo, un cerdo salvaje o un jabalí. Aunque su aspecto es similar al de un cerdo, se trata de un pecarí de collar. Desde el punto de vista evolutivo, el pecarí de collar es un pariente lejano de los cerdos salvajes y los hipopótamos. Los científicos lo conocen como Pecari tajacu.**

Los biólogos afirman que la confusión probablemente comenzó en cuanto los exploradores europeos llegaron al Nuevo Mundo. La jabalina es originaria del hemisferio occidental, mientras que los cerdos verdaderos se desarrollaron en el hemisferio oriental.

Cerdo

Javelina es el nombre común del pecarí de collar. Los pecaríes se incluyen en el orden de los artiodáctilos (ungulados de dedos pares), donde también se encuentran los cerdos, los hipopótamos, los camellos, las llamas, los ciervos ratoneros, los ciervos, las jirafas, los berrendos, los antílopes, las ovejas, las cabras y el ganado vacuno.

Aunque los pecaríes se parecen a los cerdos, no son cerdos. En cambio, forman parte de la familia Tayassuidae, mientras que los cerdos pertenecen a la familia Suidae. Muchas características físicas distinguen a las dos familias de animales. Los pecaríes tienen orejas pequeñas y su cola no se ve fácilmente desde la distancia. Los cerdos tienen las orejas erguidas y la cola larga y peluda. Los pecaríes tienen tres dedos en las patas traseras; los cerdos tienen cuatro. Los dientes caninos (colmillos) de los pecaríes son rectos, mientras que en los cerdos son curvos (como los cerdos verrugosos). Otra diferencia interesante es que los cerdos paren grandes camadas de crías indefensas, mientras que los pecaríes suelen parir gemelos, que se incorporan a la piara poco después de nacer.

El pecarí de collar (Pecari tajacu o Tayassu tajacu), nuestra jabalina, se encuentra en Texas, Nuevo México, Arizona y el sur de Argentina. Pueden pesar entre 40 y 60 libras y medir unos 20″ de altura. Su pelaje es grueso y erizado, con una coloración sal y pimienta y una banda de pelo más clara alrededor del cuello y los hombros (que se asemeja a un collar).

Cerdos salvajes

Organizaciones de la sociedad civil y del medio ambiente protestan contra el proyecto de macrogranja de cerdos frente a la sede del gobierno en Buenos Aires. En esta imagen tomada el 31 de agosto, varios manifestantes llevan máscaras con la imagen de un cerdo y el lema «No a las falsas soluciones». (AFP/Juan Mabromata)

Organizaciones de la sociedad civil y ecologistas protestan contra el proyecto de macrogranja porcina frente a la sede del gobierno en Buenos Aires. En esta imagen tomada el 31 de agosto, varios manifestantes llevan máscaras con la imagen de un cerdo y el lema «No a las falsas soluciones». (AFP/Juan Mabromata)

El 6 de julio de 2020, la Cancillería, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de Argentina, dirigido por Felipe Solá, anunció la inminente firma de un memorando de entendimiento (MdE) con el gobierno chino destinado a atraer capital privado para 25 macrogranjas porcinas que se establecerán en los próximos ocho años. Las granjas aumentarían la cabaña porcina argentina a 100 millones, 14 veces más que la actual, y permitirían producir nueve millones de toneladas de carne al año para exportar a China.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad