¿Cómo se conserva la carne sin refrigerar?

Cómo conservar la carne en frío sin un frigorífico

Refrigeración La temperatura ideal para el almacenamiento de la carne fresca es de 28°F a 32°F. La carne debe almacenarse en la parte más fría del frigorífico. A medida que la temperatura de almacenamiento se acerca a los 40°F, aumenta la perecedera. El crecimiento rápido de las bacterias comienza a unos 50°F. La carne en tránsito desde el lugar de compra, o si se deja descongelar a temperatura ambiente, invita al crecimiento de organismos de deterioro. Si la carne no se va a utilizar en los días siguientes a su compra, debe congelarse lo antes posible para conservar una calidad óptima.

La carne curada y ahumada, incluida la carne de almuerzo y los jamones enlatados, es menos perecedera que la carne fresca. Estos productos cárnicos deben refrigerarse en su envase original. Los productos enlatados, como las sopas o los guisos, deben permanecer en el estante de la despensa hasta que se abran, pero una vez que se haya roto el sello térmico, el contenido de la lata debe refrigerarse.Congelación La congelación es el método más común de conservación de la carne. Recortar el exceso de grasa y eliminar los huesos, si es posible, conservará el espacio en el congelador. No se debe salar la carne antes de congelarla. La salazón extrae la humedad y oxida la grasa de la carne dándole un sabor rancio y reduciendo el tiempo que la carne puede permanecer en el congelador.

Conservación de la carne

Inicio / Alimentación / 10 formas de conservar la carne sin frigorífico¿Quieres prepararte pero no sabes por dónde empezar? Apúntate a nuestro boletín de noticias y consigue tu plan de supervivencia urbana de un año GRATIS¡EnvíaloNo te enviaremos spam. Este artículo puede contener enlaces de afiliados*. Como asociado de Amazon, gano dinero con las compras que cumplan los requisitos. Haga clic aquí para leer nuestra política de afiliación.Tiempo estimado de lectura: 8 minutosSi echa un vistazo a la despensa del preparador medio, verá mucho arroz, frijoles, pasta, verduras enlatadas, frutas deshidratadas y demás. Pero si echas un vistazo a su dieta diaria, verás mucha carne de vacuno, bistec, pollo y otras carnes. ¿Ves el problema? A muchos preparadores les encanta comer carne, pero, por desgracia, tienden a guardarla sólo en la nevera o en el congelador. ¿Qué van a hacer con la carne si la red eléctrica se cae y el frigorífico deja de funcionar?

Cómo conservar el pollo sin necesidad de frigorífico

Este post puede contener enlaces de afiliados. Comprar algo a través de estos enlaces no te cuesta nada y ayuda a apoyar a Know Prepare Survive. Para una lectura ligera, echa un vistazo a nuestra declaración de afiliación.

La adición de sal a la carne también se llama curado, o en algunos lugares, corning. Sí, ese «corned beef» no significa que las vacas hayan comido mucho maíz, sino que la carne fue curada con «callos» de sal.

El agua se evapora y deja una barrera microcristalina de sal (y quizás de azúcar). La sal deshidrata la carne más rápido que la luz solar y el calor por sí solos, y también proporciona un entorno hostil para cualquier bacteria caprichosa que caiga en la carne.

La luz solar y el ácido cítrico por sí solos mantendrán la carne a salvo durante un par de días. El ácido cítrico tiene la ventaja de que se puede volver a aplicar, pero hará que se desperdicie la carne, ya que habrá que recortarla más.

¿Cuánto tiempo dura la carne salada sin refrigeración?

En el pasado, la llegada del otoño significaba una carrera para cosechar y conservar todos los alimentos posibles antes de que llegara el frío. La mayoría de las familias pasaban muchas horas trabajando en esta enorme tarea porque de ello dependía su acceso a los alimentos durante todo el año. Sólo en las últimas décadas hemos pasado a depender de la comodidad de los frigoríficos, que son maravillosos para mantener los alimentos frescos, hasta que se va la luz. Entonces se desata una locura de otro tipo: tratar de comer la mayor cantidad posible de alimentos antes de que se estropeen en uno o dos días. Dado que los cortes de luz son constantes y las tormentas, cada vez más violentas, hacen que el corte de luz sea más prolongado, nos vendría bien volver a aprender las técnicas de conservación de alimentos de nuestros antepasados, que no dependen de la electricidad. Hay varias alternativas estupendas y eficaces a la refrigeración que son fáciles de aprender.

El enlatado es un método tradicional de conservación que cocina parcialmente los alimentos para matar las bacterias y los sella hasta que estén listos para ser consumidos. Los alimentos se pueden consumir de inmediato, a menos que hagas encurtidos, que suelen requerir un par de semanas para que el sabor se desarrolle adecuadamente. El trabajo necesario para hacer conservas es múltiple: preparar los alimentos y cualquier aditivo, como la salmuera o el jarabe de azúcar, esterilizar los tarros de cristal y las tapas, rellenar y procesar, limpiar y guardar los tarros llenos. Puede llevar mucho tiempo, pero es una habilidad que se hace más rápida cuanto más se hace. Aunque el coste inicial de los tarros puede ser caro, tienen una vida útil muy larga. (Mi abuela lleva décadas utilizando los mismos tarros). Lo único que hay que sustituir son las tapas a presión que sellan los alimentos, y éstas no cuestan mucho.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad