¿Cómo organizar el menú de la semana?

Plan de preparación de comidas gratis

¡Me encantan los lunes!    Tal vez es porque hago un poco de trabajo en la mañana en mis pijamas con mi taza de café lleno y no un sonido en el mundo, excepto por el zumbido del aire acondicionado tomando momentos para mirar por la ventana en el patio trasero soleado. Me llama constantemente para que salga a tomar ese café al aire libre.

Esta semana animo a todo el mundo a disfrutar de al menos 20 minutos al día de tiempo al aire libre.    Aléjate de las distracciones electrónicas, coge una buena lectura o algunos juguetes de exterior y pasa el rato con tus hijos.    ¡Haz que esta semana de verano sea un éxito!

Jueves – Pescado al horno (el más fresco y salvaje del mercado), palitos de pescado (Earth’s Best) para el niño servido con judías verdes y una ensalada de rúcula con rodajas de manzana y pepinos.

Lista de limpieza para la semana – ¡Este verano estamos eligiendo una habitación a la semana para ponernos en forma!    Así que un día a la semana, visitarás la habitación y decidirás lo que hay que hacer, lo programarás en tu calendario y ¡LO HARÁS!

Planificación de las comidas

Empecé a planificar regularmente mis menús semanales en 2012, más o menos cuando mis gemelas tenían unos 6 meses y estaban listas para comer comida de verdad con mi marido y conmigo. A medida que nuestras vidas se volvieron más ocupadas, la planificación de las comidas se convirtió en mi seguro de que sería capaz de conseguir una comida saludable y deliciosa en la mesa (casi) todas las noches. En las raras semanas en las que no planifico mi menú por adelantado, me encuentro sin saber qué cocinar o sin los ingredientes que necesito para hacer una comida.

Sé que no estoy sola en esto. Casi a diario oigo a los padres hablar de lo que van a preparar para la cena o, lo que es más frecuente, preguntar «¿qué voy a hacer para cenar?». La planificación de las comidas para las familias ocupadas no es una tarea fácil, pero se puede hacer, y tengo los consejos para ayudarte a hacerlo.

Como ya he mencionado, para mí, la planificación de las comidas es mi salvación cuando se trata de alimentar a mi familia. Si no lo hiciera, no podría poner en la mesa comidas nutritivas, deliciosas y equilibradas para mis hijas antes de las 6 de la tarde cada noche. Si no te importa servir a tus hijos la cena más tarde o pedir comida para llevar o meter una comida del congelador en el microondas cada noche, entonces esta razón puede no ser suficiente para ti. Pero aquí hay otras cinco razones que pueden motivarte a subirte al tren de la planificación de las comidas.

Plan de comidas

La mejor manera de asegurarse de que su familia sigue una dieta variada, equilibrada y saludable es dedicar un tiempo cada semana a planificar el menú familiar. De este modo, no sólo incluirás en la dieta todos los nutrientes esenciales para toda la familia, sino que podrás ahorrar mucho dinero en la compra y algo aún más esencial, tiempo.

A continuación encontrarás algunos consejos y pautas para que puedas crear tu menú semanal saludable de forma sencilla y rápida. Lo primero de todo es hacerte con una plantilla, puedes crearla en tu ordenador, en un cuaderno que utilices para ello o descargarte una ya confeccionada de internet. Así será más fácil planificar las comidas diarias y asegurarse de un vistazo de que se cubren todos los grupos de alimentos.

Para que la alimentación sea saludable, tiene que ser equilibrada, variada y que incluya alimentos de todos los grupos en determinadas medidas. Por ejemplo, los expertos en nutrición aconsejan consumir 4 raciones de pescado y marisco a la semana, y otras 4 raciones de carne, incluyendo una de carne roja y el resto de carne blanca.

Estrategias de preparación de comidas

¿Cuántas veces has dicho… «me gustaría comer mejor, pero no tengo tiempo»? Seguramente, varias veces. Y ahora te pregunto, ¿quieres aprender a gestionar tu tiempo en la cocina para que tu dieta baja en histamina se convierta en algo fácil de llevar a cabo en tu día a día? Pues vamos a por ello. ¡Aprende a organizarte y a ahorrar tiempo para ti!

Dependiendo de la situación en la que te encuentres, puedes optar por cocinar en lote las comidas o cenas, o cocinar aquellos platos que requieran más tiempo de elaboración y completarlos a lo largo de la semana con las preparaciones que se hagan en el momento. Es importante tener en cuenta que si las verduras y los hidratos de carbono que queremos cocinar son bajos en histamina, se pueden preparar con antelación. Sin embargo, en el caso de las proteínas, es mejor cocinarlas en el momento o congelarlas hasta que se vayan a consumir.

En función de tu situación y de la logística que rodea tu día, dibuja esta plantilla y piensa en los días que comes en casa o fuera, si necesitas preparar un tupper para llevarlo… Por ejemplo, tomando como modelo el Plato de Harvard (compuesto por la mitad de verduras, una cuarta parte de hidratos de carbono y otra cuarta parte de proteínas) podemos hacer una lista de alimentos de cada grupo de alimentos que sean adecuados según la fase de la dieta baja en histamina en la que nos encontremos:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad