¿Qué tipo de queso se puede congelar?

Beneficios del queso mozzarella

Si piensa utilizar su queso para cocinar, el Cheddar, el Havarti y el Emmental soportan muy bien el almacenamiento a temperaturas de congelación. Sin embargo, los quesos con mucha humedad, como la mozzarella, pierden mucha consistencia y es mejor servirlos cocidos, mientras que los quesos blandos, es decir, el brie y el camembert, no deben congelarse en absoluto.

Cuando prepare su queso para el congelador, córtelo en porciones del tamaño de una mano, envuelva los trozos en papel de aluminio y métalos en una bolsa de congelación. Cuando quiera utilizar su queso, descongélelo en el frigorífico y utilícelo en los tres días siguientes.

Leche congelada

Es posible congelar cualquier queso sin ningún riesgo para la salud. Aunque es bueno saber esto, surge la pregunta «¿es buena idea congelar el queso, aunque sea posible?». La respuesta a esta pregunta, en general, es no. Esto se debe a que la calidad de la mayoría de los quesos se ve afectada por la congelación.  La posición por defecto sobre la congelación del queso para obtener sabor y textura es: no lo hagas.  Sin embargo, como ocurre con cualquier regla, se pueden encontrar excepciones a ésta. Si su objetivo es evitar que los quesos se estropeen, y la textura y el sabor no son su principal preocupación, la congelación funciona.

Los cristales de hielo que se forman en el queso durante su almacenamiento en el congelador afectan tanto al sabor como a la textura. El agua se expande al congelarse y se contrae al descongelarse. Esta acción rompe la estructura molecular del queso, haciendo que se desmenuce al descongelarlo. Los quesos blandos, en particular, salen del congelador exudando líquido separado de la pasta restante, dura y algo granulada.

Los quesos producidos industrialmente soportan la congelación con la menor pérdida de calidad. Los grandes bloques de queso cheddar de marca comercial, por ejemplo, son uniformemente lisos y sufren menos daños de textura al congelarse que otros tipos de queso más irregulares.

Queso a temperatura ambiente

Después de una ocasión especial, suele ocurrir que sobra mucha comida. Muchos alimentos se pueden congelar, como el pan y la carne, pero con el queso no es tan fácil. Te explicamos qué quesos puedes congelar y cuáles debes consumir en los próximos días.

Seguramente conoces bien la situación: después de una fiesta o una barbacoa con amigos o familiares, sobra tanta comida que te preguntas cómo vas a poder consumirla toda. Empiezas a meter cosas en el congelador, pero entonces te preguntas «¿se puede congelar el queso?». La respuesta corta es «sí, pero…». Así que aquí te daremos la respuesta un poco más larga:

Desgraciadamente, el sabor del queso no será el mismo después de haber sido congelado. Ya sea solo, en pan o como parte de una tabla de quesos, notará que le falta algo de sabor. La razón es que la temperatura fría interrumpe el proceso de maduración. Sin embargo, el queso puede utilizarse para cocinar o gratinar después de haber estado en el congelador. Sólo hay que asegurarse de descongelarlo lentamente en el frigorífico después de sacarlo.

Cubos de hielo de leche

El queso congelado es mejor para cocinar, no para comerlo directamente. Esto se debe a que la congelación y descongelación cambia la textura del queso, y como sabemos, la textura es una parte importante de lo que hace que el queso sea atractivo.

Puedes congelar el queso rallado, pero como tiene más superficie, es más susceptible de quemarse en el congelador. Congélalo de 3 a 4 meses. Si está rallado, puedes meter el paquete sin abrir directamente en el congelador.

Escanee activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilice datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad