¿Qué parte de la vaca es la carne de lagarto?

Monitor de carne de lagarto cerca de mí

el ganado y el ganado a las personas. Una práctica habitual para que el ganado crezca más rápido es alimentarlo con proteínas animales trituradas. Esto significa que cuando comemos la carne de la vaca, estamos en el nivel terciario o superior. La pérdida de energía entre niveles tróficos también puede ser aún mayor. ¡Estudios recientes sugieren que sólo un ~10% de la energía se convierte en biomasa de un nivel trófico al siguiente!

Red alimentaria: En cada nivel trófico puede haber muchas más especies que las indicadas en la tabla anterior. Las redes alimentarias pueden ser muy complejas. La disponibilidad de alimentos puede variar según la estación o la hora del día. Un organismo como el ratón puede desempeñar dos papeles, comiendo insectos ocasionalmente (lo que lo convierte en un consumidor secundario), pero también comiendo directamente plantas (lo que lo convierte en un consumidor primario). Una red alimentaria de quién se come a quién en el bioma desértico del suroeste de Estados Unidos podría tener este aspecto:

Especies clave: En algunas redes alimentarias, hay una «especie clave» de la que depende todo el sistema. De la misma manera que un arco se derrumba cuando se retira la piedra angular, toda una cadena alimentaria puede colapsar si hay una disminución de una especie clave. A menudo, la especie clave es un depredador que mantiene a raya a los herbívoros y evita que consuman en exceso las plantas, lo que conduce a una muerte masiva. Cuando eliminamos a los principales depredadores, como los osos pardos, las ballenas orcas o los lobos, por ejemplo, hay pruebas de que esto afecta no sólo a las especies de presa, sino incluso al entorno físico.

A qué sabe la carne de lagarto

Las lagartijas son grandes lagartos del género Varanus. Son nativos de África, Asia y Oceanía, y una especie se encuentra también en América como especie invasora. Se reconocen unas 80 especies.

Los lagartos monitor tienen cuellos largos, colas y garras poderosas y extremidades bien desarrolladas. La longitud adulta de las especies existentes oscila entre los 20 cm de algunas especies y los más de 3 m en el caso del dragón de Komodo, aunque el extinto varánido conocido como megalania (Varanus priscus) puede haber sido capaz de alcanzar longitudes superiores a los 7 m. La mayoría de las especies de monitores son terrestres, pero también se conocen monitores arborícolas y semiacuáticos. Aunque la mayoría de los lagartos monitores son carnívoros y se alimentan de huevos, reptiles más pequeños, peces, pájaros, insectos y pequeños mamíferos, algunos también se alimentan de fruta y vegetación, dependiendo del lugar donde vivan[1].

Las distintas especies cubren una vasta zona, que se extiende por África, el subcontinente indio, hasta China, las islas Ryukyu en el sur de Japón, y hacia el sur del sureste asiático hasta Tailandia, Malasia, Brunei, Indonesia, Filipinas, Nueva Guinea, Australia e islas del océano Índico y el mar de China meridional. El monitor del Nilo de África Occidental (Varanus stellatus) se encuentra ahora en el sur de Florida[2] y en Singapur. Los lagartos monitor también aparecieron en Europa en el Neógeno, y los últimos restos conocidos datan del Pleistoceno medio[3].

Datos nutricionales de la carne de lagarto

Los neonatos de los animales grandes nacen inmunocompetentes pero carecen de anticuerpos. En sus primeras horas de vida, los neonatos deben mamar calostro de buena calidad de la madre para obtener anticuerpos maternos (inmunoglobulinas). ¿Cuál de los siguientes factores podría comprometer la calidad del calostro?

Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, EE.UU. (conocida como MSD fuera de EE.UU. y Canadá) es un líder mundial de la salud que trabaja para ayudar al mundo a estar bien. Desde el desarrollo de nuevas terapias que tratan y previenen enfermedades hasta la ayuda a las personas necesitadas, estamos comprometidos con la mejora de la salud y el bienestar en todo el mundo.    El Manual de Veterinaria se publicó por primera vez en 1955 como un servicio a la comunidad.    El legado de este gran recurso continúa hoy en día en las versiones en línea y en la aplicación móvil.

Carne roja

La mayoría de la gente de la cultura occidental no tiene ningún problema en comer vacas, cerdos y pollos. Sin embargo, la idea de comer perros tiende a disgustarnos. ¿Por qué hacemos esa distinción mental entre «animales para comer» y «animales que no son para comer»?

En los últimos meses, Europa se ha visto envuelta en el «escándalo de la carne de caballo». En los Países Bajos se ha encontrado carne de caballo, por ejemplo, en la lasaña de «ternera» de Euroshopper y en las albóndigas suecas de Ikea. Tal vez, como es característico de los holandeses, la respuesta típica no fue de conmoción, sino de pragmatismo («Oh, bueno, la carne es la carne, supongo…»).

La respuesta habría sido probablemente muy diferente si se hubiera descubierto carne de perro en nuestras albóndigas suecas. En la cultura occidental, a la mayoría de la gente le repugna la idea de comer perros. Pero, ¿por qué hacemos esas distinciones mentales entre «animales para comer» y «animales que no son para comer»?

En su aclamado libro Por qué amamos a los perros, comemos cerdos y llevamos vacas, la Dra. Melanie Joy explora los mecanismos psicológicos que subyacen al «carnismo»: la ideología según la cual comer ciertos animales se considera ético y apropiado. El libro comienza con un experimento mental:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad