¿Qué no puedo comer si tengo toxoplasmosis?

Tratamiento de la toxoplasmosis

¿Qué es la toxoplasmosis? La toxoplasmosis es una infección común que se encuentra en aves, animales y personas. Para la mayoría de la gente, no causa problemas de salud graves. Pero para el bebé en crecimiento de una mujer embarazada, puede causar daños cerebrales y pérdida de visión. Aun así, la probabilidad de que una mujer embarazada contraiga la infección y la transmita a su bebé es baja. Si estás embarazada o planeas tener un bebé y te preocupa que puedas tener toxoplasmosis, pregúntale a tu médico si puedes hacerte las pruebas. No se recomiendan las pruebas de rutina para la mayoría de las mujeres.

y no puedes volver a contraerla ni transmitirla a tu bebé. Pero si no eres inmune, deberás tener especial cuidado mientras estés embarazada. Evita cualquier cosa que pueda estar infectada, como la carne infectada y las heces de gato infectadas. ¿Qué causa la toxoplasmosis? A

causa de la toxoplasmosis. Se puede contraer la infección: ¿Cuáles son los síntomas? Si contraes la toxoplasmosis, puedes sentirte como si tuvieras la gripe, o puede que no te sientas enfermo en absoluto. La mayoría de las personas que contraen la infección ni siquiera saben que la tienen. Los síntomas pueden ser: ¿Cómo se diagnostica la toxoplasmosis? Un análisis de sangre puede indicar si tienes o has tenido toxoplasmosis. Si te preocupa contraer la infección, pregúntale a tu médico si puedes hacerte la prueba. Si contraes la infección mientras estás embarazada, tendrás que hacer un análisis a tu bebé. El médico puede extraer un poco de líquido de la bolsa que rodea al bebé y comprobar si hay infección. ¿Cómo se trata? En las personas sanas, la infección suele desaparecer por sí sola. Pero los bebés y las personas cuyo organismo no puede combatir bien la infección tendrán que tomar medicamentos para tratarla y prevenir problemas de salud graves. Si contraes la toxoplasmosis durante el embarazo, deberás tomar un medicamento para tratar la infección. Este medicamento se llama espiramicina, un

¿Qué temperatura mata la toxoplasmosis?

Cualquiera puede contraer la toxoplasmosis. Los expertos creen que millones de personas en Estados Unidos están infectadas por T. gondii. Pero la mayoría no presenta síntomas porque su sistema inmunitario está sano y evita que el parásito cause daños.

Cuando alguien contrae la toxoplasmosis, el parásito permanece en el cuerpo de por vida. Sin embargo, no suele ser un problema. En la mayoría de los casos, las personas ni siquiera saben que están infectadas porque no tienen ningún síntoma.

El tratamiento de la toxoplasmosis varía en función de la edad y el estado de salud general del niño. Los niños sanos no suelen necesitar medicamentos, ya que la toxoplasmosis desaparece por sí sola en unas semanas o meses. Los bebés con toxoplasmosis congénita y los niños con el sistema inmunitario debilitado deberán tomar medicamentos antiparasitarios.

El parásito Toxoplasma gondii

Las personas sanas que se infectan con Toxoplasma gondii no suelen presentar síntomas porque su sistema inmunitario suele impedir que el parásito cause la enfermedad. Cuando se produce la enfermedad, suele ser leve, con síntomas parecidos a los de la gripe (por ejemplo, sensibilidad en los ganglios linfáticos, dolores musculares, etc.) que duran de semanas a meses y luego desaparecen. Sin embargo, el parásito permanece en el cuerpo de la persona en un estado inactivo. Puede reactivarse si la persona se inmunodeprime.

Por lo general, si una mujer se ha infectado antes de quedarse embarazada, el feto estará protegido porque la madre ha desarrollado inmunidad. Si una mujer se infecta con Toxoplasma durante o justo antes del embarazo, puede transmitir la infección al feto (transmisión congénita). Los daños en el feto suelen ser más graves cuanto antes se produzca la transmisión. Los resultados potenciales pueden ser

La enfermedad ocular (con mayor frecuencia retinocoroiditis) causada por la infección por Toxoplasma puede ser el resultado de una infección congénita o de una infección después del nacimiento por cualquiera de los modos de transmisión comentados en la página de epidemiología y factores de riesgo. Las lesiones oculares de la infección congénita no suelen identificarse al nacer, pero se producen en el 20-80% de las personas infectadas congénitamente en la edad adulta. Sin embargo, en EE.UU. <2% de las personas infectadas después del nacimiento desarrollan lesiones oculares. La infección ocular da lugar a una lesión inflamatoria aguda de la retina, que se resuelve dejando cicatrices retinocoroideas. Los síntomas de la enfermedad ocular incluyen

Toxoplasmosis congénita

Por lo general, si te infectaste con Toxoplasma antes de quedarte embarazada, tu hijo no nacido está protegido por tu inmunidad. Algunos expertos sugieren esperar 6 meses después de una infección reciente para quedarse embarazada.

Si te infectas con Toxoplasma mientras estás embarazada, o justo antes del embarazo, puedes transmitir la infección a tu bebé. Es posible que no tenga ningún síntoma de la infección. La mayoría de los bebés infectados no presentan síntomas al nacer, pero pueden desarrollar síntomas graves más adelante, como ceguera o discapacidad mental. En ocasiones, los recién nacidos infectados presentan graves daños oculares o cerebrales al nacer.

Los gatos desempeñan un papel importante en la propagación de la toxoplasmosis. Se infectan al comer roedores, pájaros u otros animales pequeños infectados. El parásito se transmite en las heces del gato. Los gatitos y los gatos pueden eliminar millones de parásitos en sus heces hasta 3 semanas después de la infección. Los gatos maduros son menos propensos a eliminar Toxoplasma si han sido infectados previamente. Los gatos y los gatitos prefieren las cajas de arena, la tierra del jardín y los areneros para hacer sus necesidades, y usted puede exponerse involuntariamente al tocarse la boca después de cambiar la caja de arena o después de trabajar en el jardín sin guantes. Las frutas y verduras también pueden entrar en contacto con el suelo o el agua contaminados, y usted puede infectarse al comer frutas y verduras si no están cocidas, lavadas o peladas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad