¿Por qué el jamón ibérico se come crudo?

Se cocina el jamón serrano

Los jamones curados en seco o jamones se han producido utilizando únicamente carne de cerdo, sal marina, aire fresco de la montaña y tiempo (Provenza, 2002) en el sur de Europa durante 2000 años. La definición del USDA de un jamón es la pata trasera de un cerdo, que puede ser fresca, curada o curada y ahumada (FSIS, 1995). Los jamones del país (o curados en seco) de EE.UU. son crudos, curados, secos, ahumados o sin ahumar y producidos a partir de una sola pieza de carne de la pata trasera de un cerdo (FSIS. 1995). Los jamones curados en seco y el prosciutto se elaboran frotando el jamón fresco con sal seca y otros ingredientes que extraen la humedad y luego se secan durante 6 meses, pero la mayoría se curan entre 9 y 12 meses y muchos durante más de un año, lo que reduce el peso del jamón en al menos un 18% (normalmente entre un 20 y un 35%, que es el mínimo en España) y, en consecuencia, da lugar a un sabor de jamón concentrado. Dado que este proceso de secado también concentra la sal y reduce el nivel de humedad, estos jamones pueden conservarse a temperatura ambiente. En los Estados Unidos, los jamones curados en seco no pueden inyectarse con una solución de curado ni colocarse en una solución de curado, pero pueden ahumarse (FSIS, 1995).

¿Se puede comer jamón serrano crudo?

La parte del contenido de la carne es grasa oleica insaturada, la misma que se encuentra en el aceite de oliva. Esta es la razón por la que tiene tan buen sabor. Recuerda que las grasas insaturadas son saludables porque facilitan la absorción de nutrientes y vitaminas. … El cerdo ibérico es la mejor opción para los amantes de la carne sana y deliciosa.

La particularidad del Ibérico es que puede pasar por este ciclo dos o tres veces. El resultado es una acumulación de moléculas complejas y volátiles en el jamón que lo transforman de una pieza de cerdo en una orquesta de sabores. En los jamones de Bellota, la transformación más milagrosa es la de las grasas.

Además de lo anterior ¿Puede matarte la carne de cerdo cruda? Comer carne de cerdo cruda o poco cocinada no es una buena idea. La carne puede albergar parásitos, como ascárides o tenias. Éstos pueden causar enfermedades de transmisión alimentaria como la triquinosis o la teniasis. Aunque es poco frecuente, la triquinosis puede provocar complicaciones graves que a veces son mortales.

Según la imagen popular, no hacen otra cosa que «vivir, dormir y forrajear al aire libre», están «mimados» y llevan «una vida pausada y en libertad». La cría de cerdos ibéricos, sin duda, es más ética que la producción industrial de cerdo convencional.

Cómo cortar el jamón serrano

Según las normas de denominación de origen de España y la normativa vigente sobre el jamón, el jamón ibérico debe elaborarse a partir de cerdos de raza pura o cruzados, siempre que tengan al menos un 50% de ascendencia ibérica negra. El cerdo Duroc es la única raza que se permite mezclar para mantener la denominación oficial de ibérico en cualquier producto cárnico de cerdo español.

El jamón ibérico, especialmente el etiquetado de bellota, tiene una textura suave y un sabor rico y sabroso. El contenido de grasa es relativamente alto en comparación con el jamón serrano. Un buen jamón ibérico tiene motas regulares de grasa intramuscular conocidas como marmoleado.

El cerdo negro ibérico vive principalmente en la región central y suroccidental de la Península Ibérica, que incluye tanto Portugal como España. En España, el cerdo ibérico negro se encuentra normalmente en las provincias de Huelva, Córdoba, Cáceres, Badajoz, Salamanca, Ciudad Real y Sevilla. En Portugal, las regiones del centro y del sur tienen abundancia de esta raza, con predilección por la región del Alentejo. En Portugal, el cerdo negro ibérico se denomina comúnmente porco preto ibérico o porco alentejano. El cerdo negro ibérico está arraigado en la cultura y la tradición local portuguesa, con fiestas anuales en su honor, como la Feira do Porco Preto, una fiesta anual en la región de Ourique.

Prosciutto

El sabor del jamón ibérico es uno que debe ser apreciado, respetado y sólo potenciado. Enmascarar su jamón con otros sabores sólo desperdiciaría los matices difícilmente conseguidos en la carne curada más apreciada que sale de España. Si eres escocés, es como beber una buena botella de Talisker con Coca-Cola. Puede que te inclines a pensar que es algo malo, pero es lo peor que puedes hacer con un buen whisky. Al igual que el jamón, hay mejores formas de realzar y disfrutar los sabores.

Especialmente si es nuevo en el mundo del jamón ibérico, la mejor manera de experimentar y saborear la carne es comerla sin acompañamiento. Simplemente, tal y como es. La mejor manera de degustarlo es coger una loncha entera que esté caliente y sudada. Cójalo todo, incluyendo algo de músculo y grasa, y deje que los matices y las texturas se acomoden en sus papilas gustativas. Una vez que haya terminado de comer, permítase un segundo para disfrutar de los aromas persistentes. Para limpiar el paladar, un vino blanco fresco y afrutado preparará sus papilas gustativas para el siguiente trozo. Para obtener la mejor experiencia cruda, debe invertir en el mejor Jamón Ibérico de Bellota o en la Paleta Ibérica de Bellota, la contraetiqueta Pata Negra.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad