¿Cómo se come el lomo de cebo iberico?

Cortes de cerdo ibérico

El jamón de cerdo ibérico facilita la producción de HDL (colesterol bueno) en el organismo y reduce el LDL (colesterol malo). Las dietas ricas en ácidos grasos poliinsaturados reducen los niveles de colesterol LDL en sangre.

Es muy recomendable para ciertos grupos de población con necesidades específicas, como los niños, las personas con mala salud y los ancianos. La presencia de proteínas animales en la dieta ayuda a la absorción de minerales como el hierro.

El jamón de cerdo ibérico es una buena fuente de hierro y zinc, tiene importantes concentraciones de fósforo y potasio, y cantidades significativas de otros minerales como el magnesio y el selenio que favorecen los procesos de antienvejecimiento.

Según la normativa de la UE, el jamón de cerdo 100% ibérico puede considerarse una fuente natural de minerales (hierro, zinc, fósforo, selenio) y vitaminas (tiamina, riboflavina, niacina y vitaminas B6 y B12), ya que contiene cantidades significativas (>15% de la cantidad diaria recomendada para 100 g) de estos micronutrientes.

Precio del cerdo ibérico

Cada artículo que tenemos en stock ha sido cuidadosamente considerado y suministrado por fuentes de confianza. Un ejemplo es el cerdo ibérico. Si es usted un amante de la carne que aún no ha probado este sabor tan característico, sabrá que está ante algo especial desde el primer bocado. Pero, ¿qué hace que el cerdo ibérico sea tan especial? Echemos un vistazo.

El cerdo ibérico procede del característico cerdo negro ibérico. Originario de zonas de Portugal y del centro y sur de España, la dieta de los cerdos a base de bellotas y elementos de los bosques naturales de estas zonas repercute directamente en la carne, dándole un sabor a nuez evocador. Los cerdos ibéricos negros -también conocidos como «Pata Negra»- se crían con un mayor contenido de grasa que muchos otros cerdos.

Esto significa que la carne de cerdo que producen tiene una deliciosa ternura que seguramente impresionará a los amantes de la comida y, en particular, a los aficionados a la carne de cerdo que aún no han probado lo que ofrece el Ibérico. Así que si quiere ampliar sus horizontes culinarios con una nueva carne, el cerdo ibérico es una buena opción.

El cerdo ibérico perfecto tiene que crearse en el entorno adecuado. A los cerdos se les debe permitir vagar y alimentarse de la cocina natural local, y también deben alimentarse durante al menos dos temporadas para ayudar a obtener ese sabor verdaderamente distintivo.

¿Por qué es tan caro el cerdo ibérico?

Nuestra recomendación para los que se acercan por primera vez al cerdo ibérico es que lo sazonen y lo sellen con sal… quizás con un toque de limón o ajo. Cocínelo a la parrilla, en una sartén, o dórelo y luego termine en el horno. Si se retira del fuego cuando está medio crudo*, se podrá disfrutar de su mejor sabor y ternura.

La respuesta es que sí, la carne de cerdo puede servirse poco hecha, pero en determinadas circunstancias. Dice: «Este tipo de proceso de cocción sólo puede aplicarse a cortes enteros de carne (filete, lomo, etc.), pero no a cortes picados o deshuesados y enrollados, que tendrán bacterias introducidas en la carne a través del proceso de carnicería.

Caliente la sartén a fuego alto y redúzcala a medio. Añade las chuletas y cocínalas un minuto y medio por cada lado para que se doren; también querrás dorar los bordes. Para ello, sujete una chuleta de lado con cuidado utilizando unas pinzas. Cocine las chuletas de ibérico hasta que estén poco hechas (130 grados) y déjelas reposar bajo un papel de aluminio cubierto con una tela de protección durante 10 minutos antes de servirlas.

La mejor manera de cocinar las chuletas de ibérico es simplemente freírlas en una plancha o parrilla caliente i a fuego directo. Trátelo como lo haría con un buen entrecot, pero no olvide que la cocción lleva poco tiempo y no debe dejarse pasar. Un minuto o dos de calor alto por cada lado debería ser suficiente.

Panza de cerdo ibérico

Una de las claves del éxito de una receta de cocina es la selección de sus ingredientes. Eligiendo materias primas de calidad, el objetivo se cumple a medias. Y si uno de sus ingredientes proviene del cerdo ibérico, ¡el éxito está garantizado!

Con el otoño llega la temporada de caza de setas. Sea cual sea la variedad que tengas en tu cesta (ceps, rebozuelos, girolles, etc.), puedes añadir dados de jamón ibérico a tus setas cortadas y salteadas.

En la Sierra de Aracena, cuna del cerdo ibérico que adora Tapas Shop, crece una especie endémica, el gurumelo (amanita ponderosa). Son las primeras setas del año que crecen en cantidad. Evidentemente, están en la carta de los restaurantes de los pueblos de la comarca y son las más consumidas en los revueltos con jamón, por supuesto.Diferentes factores (altitud, clima, suelo, vegetación) hacen de la zona una de las más ricas en variedad de especies de setas de España. Desde las primeras lluvias otoñales, las josefitas no tardan en crecer.Luego, entre las especies comestibles, siguen los tentullos (Boletus Aereus), las gallipiernas (Macrolepiota Procera) o las apreciadas y buscadas tanas (Amanita Cesarea), también conocidas como setas del César. Podemos confiar en Luis Miguel López, del restaurante Arrieros de Linares de la Sierra, para que nos muestre la mejor manera de comerlas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad