¿Cuánto dura una cuchilla de afeitar clásica?

El afeitado de la costa oeste

Ahora que la barba ha dejado de estar de moda, los que buscan destacar entre la multitud optan por volver al look de afeitado limpio. Pero después de meses de salir de la cama sin esfuerzo y sin tener que hacer nada más que ducharse, cepillarse los dientes y quizás vestirse, volver a la rutina del afeitado matutino puede parecer una perspectiva bastante aburrida.

La lucha contra el vello facial puede ser una batalla deprimente e inútil, ya que cada día la barba vuelve a aparecer inamovible, más fuerte que nunca, mientras que tú sales maltrecho y magullado, no sólo por la decisión, sino por la irritación que deja en la piel, como las quemaduras de la maquinilla de afeitar, los pelos encarnados y los cortes ocasionales.

Después de años de ver cómo las maquinillas de afeitar adquieren más y más cuchillas pero sin ver ninguna diferencia apreciable en la calidad del afeitado, es hora de llegar a la incómoda verdad: las maquinillas de afeitar de cartucho con varias cuchillas no están haciendo un buen trabajo.

Esta constatación no es tan sorprendente cuando se recuerda que las maquinillas de afeitar de cartucho se diseñaron pensando en la comodidad. Su función es eliminar la barba lo más rápido posible para que puedas seguir con tu día a día pero, como ocurre con todo lo que se centra en la comodidad, a menudo la calidad se pierde por el camino. Por esta razón, ha habido un enorme resurgimiento del uso de la tradicional maquinilla de afeitar de doble filo y de las tradiciones de afeitado de antaño.

Frecuencia de cambio de cuchillas de afeitar

Afeitarse con su maquinilla de afeitar de doble filo preferida es una experiencia sensorial que debe disfrutarse con la mayor frecuencia posible. Por supuesto, dominar el arte requiere superar una ligera curva de aprendizaje. Pero eso es lo que hace que el logro de tu afeitado súper limpio sea aún más emocionante.

Hay que admitir que la elección de afeitarse con una maquinilla de afeitar de seguridad es una recesión en la tecnología, más que una progresión. Pero es una recesión que se está poniendo de moda. Entonces, ¿cuál es el atractivo de este arte centenario, qué las hace tan atractivas en una época de innovación? En una palabra: la sencillez.

Hoy en día, las principales marcas de afeitado con cartucho, como Gillette, Dollar Shave Club y Harry’s, compiten más que nunca por tu atención y tu dinero. Para captar sólo un segundo de tu tiempo, están invirtiendo mucho dinero en anuncios insulsos que giran principalmente en torno a un truco: ¡sólo tienes que añadir más cuchillas! Pero todos sus esfuerzos podrían ser en vano, ya que un gran número de hombres (y mujeres) están volviendo a una solución más sencilla y ecológica.

En comparación con las maquinillas de afeitar de cartucho de varias hojas, las maquinillas de afeitar de doble filo son mucho más ecológicas. Además, con el tiempo, suponen una menor carga para el bolsillo. La compra inicial de una maquinilla de afeitar elegante y con estilo, normalmente de metal, puede costar algunas libras más que una alternativa de plástico, pero los beneficios a largo plazo justifican el gasto. Con un poco de cuidado, estas maquinillas de afeitar duraderas pueden durar toda la vida y mantenerse alejadas de los vertederos, y todo ello por el mismo precio (o menos) de lo que pagarías normalmente por un año de cartuchos.

La mejor maquinilla de afeitar de seguridad

Ahora que la barba ha dejado de estar de moda, los que buscan destacar entre la multitud optan por volver al look de afeitado limpio. Pero después de meses de salir de la cama sin esfuerzo y sin tener que hacer nada más que ducharse, lavarse los dientes y quizás vestirse, volver a la rutina de afeitado matutina puede parecer una perspectiva bastante aburrida.

La lucha contra el vello facial puede ser una batalla deprimente e inútil, ya que cada día la barba vuelve a aparecer inamovible, más fuerte que nunca, mientras que tú sales maltrecho y magullado, no sólo por la decisión, sino por la irritación que deja en la piel, como las quemaduras de la maquinilla de afeitar, los pelos encarnados y los cortes ocasionales.

Después de años viendo cómo las maquinillas de afeitar adquieren más y más cuchillas pero sin ver ninguna diferencia apreciable en la calidad del afeitado, es hora de llegar a la incómoda verdad: las maquinillas de afeitar de cartucho con varias cuchillas no están haciendo un buen trabajo.

Esta constatación no es tan sorprendente cuando se recuerda que las maquinillas de afeitar de cartucho se diseñaron pensando en la comodidad. Su función es eliminar la barba lo más rápido posible para que puedas seguir con tu día a día pero, como ocurre con todo lo que se centra en la comodidad, a menudo la calidad se pierde por el camino. Por esta razón, ha habido un enorme resurgimiento del uso de la tradicional maquinilla de afeitar de doble filo y de las tradiciones de afeitado de antaño.

¿Con qué frecuencia hay que cambiar las hojas de afeitar?

Una maquinilla de afeitar de seguridad es un instrumento de afeitado con un dispositivo de protección situado entre el borde de la hoja y la piel. El objetivo inicial de estos dispositivos de protección era reducir el nivel de destreza necesario para un afeitado sin lesiones, reduciendo así la dependencia de los barberos profesionales.

Los dispositivos de protección de las maquinillas de afeitar existen al menos desde el siglo XVIII: un invento de alrededor de 1762 del cuchillero francés Jean-Jacques Perret añadía un protector a una maquinilla de afeitar normal[1] La primera vez que se conoce el término «maquinilla de afeitar de seguridad» se encuentra en una patente de 1880 para una maquinilla de afeitar en la configuración básica contemporánea con un mango en el que se coloca una cuchilla extraíble (aunque esta forma es anterior a la patente)[2][3].

Las maquinillas de afeitar de seguridad se popularizaron en la década de 1900 con el invento de King Camp Gillette, la maquinilla de afeitar de doble filo. Mientras que otras maquinillas de afeitar de la época utilizaban hojas que requerían ser acariciadas antes de su uso y después de un tiempo tenían que ser afiladas por un cuchillero, la maquinilla de Gillette utilizaba una hoja desechable con dos bordes afilados. El invento de Gillette se convirtió en el estilo predominante de maquinilla de afeitar durante y después de la Primera Guerra Mundial, cuando el ejército estadounidense empezó a distribuir kits de afeitado Gillette a sus soldados[4][5].

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad