¿Cómo se llaman las carrilleras en Chile?

Adiós en chile

Conocidos como el «mejor amigo del hombre», los perros no sólo son parte de nuestra familia, sino también de nuestra cultura. Lo que sólo unos pocos saben, es que durante el último siglo se han determinado dos razas caninas únicas y que actualmente están en proceso de ser aceptadas oficialmente por los organismos internacionales como chilenas; el Terrier chileno y el perro pastor de Magallanes.

Se hizo popular tras la aparición del famoso perro de la historieta Condorito, Washington. Hay registros de su presencia en Chile desde la colonia, cuando los inmigrantes europeos llegaron a nuestra tierra y trajeron diferentes razas de perros como el Smooth Fox Terrier y el Ratonero Bodeguero Andaluz; que tras mezclarse con nuestros chuchos nacionales dieron vida a esta nueva raza. Aunque se desarrollaron en granjas, debido a la migración del campo a la ciudad, se convirtieron en perros urbanos y adquirieron una actitud dócil. Se utilizaban habitualmente para cazar ratones.

Este pequeño perro tiene un aspecto bien proporcionado y elegante. Su pelo corto es principalmente blanco, a excepción de la cabeza, que tiende a ser negra o marrón, con pequeñas motas rojas alrededor de los ojos y las mejillas.

Gestos de Chile

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Beso en la mejilla» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (noviembre de 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Los ejemplos y la perspectiva de este artículo pueden no representar una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, debatir el tema en la página de discusión o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Octubre de 2009) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Los besos en la mejilla son muy comunes en el sur, centro y este de Europa, los Países Bajos, el Mediterráneo, Oriente Medio, el Cuerno de África, Centroamérica y Sudamérica. En otros países, como Estados Unidos y Japón, también es habitual besarse las mejillas en una reunión internacional entre jefes de Estado y primeras damas[1] o miembros de la familia real y de la familia imperial[2][3].

Dependiendo de la cultura local, los besos en la mejilla pueden considerarse apropiados entre miembros de la familia, así como entre amigos y conocidos: un hombre y una mujer, dos mujeres o dos hombres. Esto último tiene diferentes grados de familiaridad.

Saludos en chile

Al crecer como chileno-estadounidense en Estados Unidos, me enfrentaba a normas culturales no escritas cada vez que visitaba a mi familia en Chile. Tuve que aprender a actuar observando e incluso cometiendo algunos errores. Hoy en día, cuando planeas viajar o vivir en un país de habla hispana, puedes aprender todos los consejos culturales que te ayudarán a integrarte.

Cuando se saluda a alguien en Chile, la tradición cultural dice que hay que dar un beso en la mejilla. Como norma general, los hombres no besan a otros hombres, pero por lo demás la regla se mantiene. Mujeres y hombres, mujeres y mujeres, adultos y niños… todos reciben un beso de saludo. Incluso si se acaban de conocer por primera vez, el beso de saludo es esperado.

El estilo chileno del beso de saludo es único y difiere del beso de saludo europeo. Los chilenos dan un solo beso con un ligero ruido. Nada de besos dobles, por favor. Aquí hay contacto mejilla con mejilla, pero los labios no tocan nada, así que aunque se frunza, que sea un beso al aire. Por último, recuerda que el beso se realiza en el lado derecho y sólo dura un momento.

Beso de saludo

Cuando los españoles llegaron al pueblo de San Felipe, a pocos kilómetros al norte de Santiago, vivían muchos pumas. Estos grandes felinos se veían a menudo en los alrededores de las montañas y el valle del Aconcagua, y compartían silenciosamente la tierra con los nativos.

En uno de los cerros cercanos a San Felipe, llamado Yevide, vivía un hermoso puma que, en un día de primavera, dio a luz a dos cachorros sanos y juguetones. Un día, salió a cazar un poco más lejos de lo habitual para alimentar a sus cachorros, y unos arrieros que pasaban por allí vieron y se llevaron a los jóvenes pumas.

La madre de los cachorros, desesperada, los buscó incesantemente, sin suerte. Una noche, en su miseria, se colocó sobre la roca más grande de la colina de Yevide, y con gran pena, empezó a rugir tan fuerte que todas las personas de todo el valle oyeron sus gritos.

La triste bestia desapareció, y desde entonces no se volvió a ver un solo puma en los cerros de San Felipe. Hoy en día, en las frías noches de invierno, los habitantes del pueblo dicen que oyen los gemidos del puma. Se cree que el alma del animal sigue reclamando a sus crías que había dejado escondidas junto a la roca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad